José Patiño

Datos biográficos

Político y reformador
Nacimiento: 11-IV-1666
Fallecimiento: 3-XI-1736

Biografía

En el rehacerse de España en el s. XIII, José Patiño y Castillo, inaugura la lista de los grandes ministros y reformadores que dieron pujanza al estado y nueva vitalidad económica al país. Íntegro y de acrisolada honradez, el llamado Colbert español destacó tanto en el campo de la política interior comen el de la exterior. Su credo diplomático fue la alianza con Francia para oponerse a Inglaterra en los mares y restablecer la influencia de España en Italia; en este último extremo sirvió a la política personal de Isabel de Farnesio.

Retrato de José Patiño Rosales.Retrato de José Patiño Rosales. Esta obra es una copia realizada en 1828 por Rafael Tejeo a partir de un original de Jean Ranc.

Nacido en Milán el 11-IV-1666, descendiente de una noble familia gallega que se había establecido en la ciudad hacía un siglo, sin que en el transcurso del mismo perdiera su abolengo hispano, José Patiño fue uno de esos segundones destinados a la carrera eclesiástica. Hacia 1691 ingresó en la Compañía de Jesús; pero luego, no teniendo suficiente vocación religiosa, salió de la orden para dedicarse a las labores administrativas. En 1702 pasó a España con Felipe V, quien le había distinguido gracias a los servicios que prestaba en la intendencia del ejército. Durante la Guerra de Sucesión cumplió con la misma brillantez análogo cometido en la Península. Terminada la lucha, Alberoni le designó para preparar las armadas que habían de conducir las tropas españolas a la reconquista de Cerdeña y Sicilia.

El 28-I-1717 fue nombrado por sus méritos, intendente general de la Marina, cuyos servicios reorganizó mediante una Instrucción que se ha hecho famosa. Conservó el cargo a la caída de Alberoni en 1718, e incluso su prestigio fue en aumento. El barón de Ripperdá, para eliminar a aquel molesto competidor, le destinó a la embajada de Bruselas (1725). Pero el intrigante holandés cayó prendido en sus propias redes (25-V-1726), y en el gobierno que le sucedió, Patiño ocupó la secretaría de Marina e Indias.

Pese a la antipatía de Felipe V, que superó con el apoyo de la reina, Patiño se impuso en el gobierno de la nación. En 1731, cuando su hermano, el marqués de Castelar, fue destinado a la embajada de París, asumió las secretarías de Guerra y Estado, que desempeñó con consumada competencia, como demostró al preparar la expedición de Orán, suyo resultado fue la reconquista de esta plaza (1732).

En 1733 firmo el I pacto de familia, por el cual España intervino en la guerra de Sucesión de Polonia, y en 1734 las tropas españolas, al mando del marqués de Montemar, establecían al príncipe don Carlos en Nápoles y Sicilia y obtenían sobre las austriacas la victoria de Bitonto. Más tarde, Patiño acumuló las secretarías de Hacienda y Comercio, por lo que de hecho fue secretario universal de Felipe V (1735).

Extenuado por el abrumador trabajo que caía a sus espaldas, murió en San Ildefonso el 3-XI-1736. Poco antes, Felipe V le había otorgado la grandeza de España, cabal recompensa al hombre que en diez años había restablecido el crédito internacional de la monarquía, robustecido su potencia militar y naval y fomentado el comercio con la creación de Compañías privilegiadas para el tráfico mercantil con América y las Islas Filipinas.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo II, pág. 104.