Leopoldo O´Donnell

Datos biográficos

General y político
Nacimiento: 1809
Fallecimiento: 1867

Biografía

[Santa Cruz de Tenerife-Biarritz]. Primer conde de Lucena y primer duque de Tetuán, títulos que se le concedieron, respectivamente, por la victoria sobre los carlistas en la ayuda que prestó a aquella población española, siendo capitán general de Aragón, Valencia y Murcia (1839) y por sus triunfos en la guerra de África (1859-1860) como general en jefe del ejército que luchó contra los marroquíes y tomó la plaza de Tetuán. La mayoría de sus grados los obtuvo por méritos de campaña y fue uno de los generales más jóvenes. Sus actividades políticas, sin embargo, no las inicia hasta después de cumplidos los cuarenta años.

Litografía de Leopoldo O´DonnellLitografía de Leopoldo O´Donnell

O'Donnell es, con Narváez, el puntal más firme del trono de Isabel II, a la que sirvió, si no con la mano dura característica del duque de Valencia, sí con la lealtad y cierta destreza política; falto, no obstante, de un criterio y de un programa definidos, aunque oportunista y hábil, no supo imprimir carácter de altura a su actuación pública, si bien llegó a adquirir justa popularidad a raíz de la brillante campaña marroquí.

Sublevado en el Campo de Guardias, al frente de fuerzas de caballería, dirigidas por el general Dulce, y un batallón de Infantería (1854) contra el Gobierno del conde de San Luis, lanzó, después de librar la indecisa acción de Vicálvaro contra las tropas leales al Gobierno, el Manifiesto de Manzanares (7 de julio), redactado por Cánovas, que le atrae gran parte del ejército y de la población civil, disgustada por la política económica de dicho Gobierno. Dirige el pronunciamiento de 17 de julio de aquel año, en Madrid, con todas las incidencias que puntualiza Navarro y Rodrigo en la obra O'Donnell y su tiempo, y ocupa la cartera de Guerra en el Gabinete presidido por el general Espartero, con cuyas ideas políticas no coincidía, como se hizo ostensible en las Cortes Constituyentes al formar O'Donnell la Unión Liberal, integrada por disidentes del moderantismo y del progresismo, llegándose a los sangrientos sucesos madrileños de 15 de julio de 1856 contra el Gobierno constituido la víspera por O'Donnell, en sustitución de Espartero, manteniéndose en el Poder poco más de un año. Entra Narváez y vuelve luego O'Donnell a la Presidencia y a la cartera de Guerra en 1858, hasta 1863. Gobernó al país durante unos cinco años de afortunada gestión en lo político y en lo administrativo, más la victoria militar de la guerra de África. Este fue el quinquenio llamado de la «Unión Liberal», paréntesis favorable en las luchas isabelinas, gracias a la ecuanimidad y buen juicio de O'Donnell, que sabía oír y resolver con prudencia.

Aparte de la guerra de África, se señalan como acontecimientos importantes en el periodo de la Unión Liberal, la expedición a Cochinchina, la intervención española en México, confiada a Prim, cuya conducta —desaprobada por O'Donnell— fue recibida con satisfacción por la corte, la temporal anexión de Santo Domingo y la represión del frustrado desembarco carlista en San Carlos de la Rápita (1860).

Tras los sucesos de la noche de San Daniel (1865), ocupa de nuevo la Presidencia y Guerra. En su última etapa de gobierno, O'Donnell pretende atraerse a Prim, ya entregado a las conspiraciones que culminaron en la Revolución de septiembre. Prim se sublevó el 2 de enero de 1866, y, perseguido por Zabala, tuvo que refugiarse en Portugal. El 22 de junio del mismo año tuvo que enfrentarse O'Donnell con una revolución mucho más grave: la de los sargentos de San Gil, también promovida por Prim. O'Donnell acudió en persona a sofocar el movimiento, batiéndose con extraordinaria bravura; ordenó 66 fusilamientos, represión que pareció demasiado benigna a Isabel II. Surgió la desavenencia entre la reina y el general, y este cedió el puesto a Narváez. Se traslada a Biarritz, donde muere, siendo totalmente infundadas las sospechas de envenenamiento Ibo Alfaro, Historia de O'Donnell, páginas 947-950.

VEGA, José, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, págs. 81-82.