Juan Everarado Nithard

Datos biográficos

Valido
Nacimiento: 8-XII-1607
Fallecimiento: I-1681

Biografía

El padre Juan Everardo Nithard asomó a las páginas de la gran Historia por muy breve tiempo, a través de las de España. Su figura fue muy poco popular en su época y lo ha continuado siendo hasta nuestros días. Siempre es desagradable para un país el gobierno de un extranjero, y más si este, como en el caso en cuestión es hombre de pocas dotes para dirigir la política estatal y se halla enfrentado con la bancarrota interior y exterior de una monarquía. Nithard nació Falkenstein, en el Tirol, el 8-XII-1607.

Retrato del cardenal Nithard.Retrato del cardenal Nithard, por Alonso del Arco (c. 1674).

Su padre Juan, era de estirpe aristocrática y comisario de la provincia, habiéndose distinguido en la lucha contra la herejía protestante. Por esta causa es poco probable que Juan Everardo Nithard sintiera veleidades luteranas. A los dieciocho años se alistó en las banderas de la liga católica para combatir contra los protestantes del Norte de Alemania; más luego se convenció que la santificación la hallaría en el ministerio de Dios. En 1631 ingresó en la Compañía de Jesús, en la que se distinguió por la laboriosidad y la honestidad de su vida. Llevado a una cátedra de la universidad de Gratz, adquirió tal ascendencia por sus virtudes que el emperador Fernando III le nombró preceptor de sus hijos Leopoldo y Mariana de Austria, probablemente después de 1644. En 1649 se trasladó a España con la infanta, prometida del rey Felipe IV.

Durante varios años desempeño el cargo de confesor y guía espiritual de la soberana. Cuando murió Felipe IV, el 17-IX-1665, Mariana fue declarada regente, y esta fue la oportunidad por la que Nithard pasó a ocupar el primer plano en el gobierno de España. Es muy posible que obedeciera a la voluntad de la reina, pues parece ser que se mostró bastante reacio a aceptar el cargo de inquisidor general, el cual llevaba anexa la participación en la junta de Gobierno instaurada por Felipe IV para asesorar a la regente. En todo caso, el 20-IX-1666 fue naturalizado español y al día siguiente se le expedía el nombramiento de inquisidor general. Por su influjo cerca de la soberana, el padre Nithard ejerció de hecho funciones de primer ministro.

Poco hábil en la administración y no revestido de la autoridad que le hubiera dado ser español, el padre Nithard tuvo además, que hacer frente a la guerra contra Portugal y a la que planteó en 1667 Luis XIV de Francia (llamada de Devolución). En ambas, España se mostró impotente y se vio obligada a firmar la paz con sus rivales en condiciones onerosas (1668).

El partido rival al primer ministro, acaudillado por el príncipe Juan José de Austria, redobló sus esfuerzos. Según parece se intentó atentar conta la vida de Nithard y el poder de la regente; por lo menos fueron ejecutados dos supuestos conspiradores, el marqués de Saint Aunais y el capitán Mallada. El príncipe Juan José de Austria tuvo que refugiarse en Barcelona, desde cuya ciudad marchó con un ejército sobre Madrid (febrero de 1669).

Ante el avance del bastardo y las demostraciones de la plebe madrileña, Mariana de Austria separó de su cargo al padre Nithard, aunque le nombró embajador de España en Roma (24-II-1669). Ya en Italia se relacionó con la Santa Sede de modo muy estrecho. Obtuvo el arzobispado de Edesa y, en 1672, el Capelo cardenalicio de manos de Clemente X. Murió en Roma en enero de 1681.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo II, págs. 86-86.