Alejandro Lerroux

Datos biográficos

Político e historiador
Nacimiento: 1864
Fallecimiento: 1949

Biografía

Tuvo desde joven ideas republicanas avanzadas. Comenzó su actuación en la vida pública en el campo del periodismo, en el que tuvo una destacada personalidad, llegando pronto a dirigir El País y fundando después El Progreso, El Intransigente y El Radical. Con motivo de sus artículos, siempre combativos, sufrió varias condenas.

Alejandro LerrouxAlejandro Lerroux por Agence de Presse Meurisse

En la esfera netamente política, actuó en las filas progresistas. En la asamblea de este partido celebrada a la muerte de Ruiz Zorrilla (1895), se unió al ala izquierda, con el doctor Esquerdo, y fue nombrado secretario de la Junta Central. Eligió Barcelona como sede central de sus actividades y desarrolló una intensa labor revolucionaria. En 1908 fundó la Casa del Pueblo de Barcelona. En 1901 fue elegido diputado y trabajó en la fundación de la Unión Republicana, que dirigió Salmerón y de la que más tarde se separó (1906) al ingresar este en la Solidaridad Catalana (cf. Fernández Almagro, Reinado de Alfonso XIII, pág. 90).

En un mitin celebrado en Cartagena acusó de débil a Salmerón, poniendo al descubierto el peligro separatista y recabó para sí la bandera del republicanismo unitario, bajo la cual fundaría después el partido radical. Esta actitud frente al regionalismo y de defensa de la integridad de la patria le costó ser derrotado en las elecciones de 1907, en las que obtuvo todos los puestos la Solidaridad, pese a su popularidad en Barcelona, donde se le llamaba el Emperador del Paralelo.

Al dejar de ser diputado y perder así la inmunidad parlamentaria, empezaron a caer sobre Lerroux condenas por sus artículos periodísticos; para librarse de ellas emigró. En 1908 volvió a ser elegido diputado y cesó esta persecución. Al estallar la guerra europea propugnó que España se colocase al lado de los aliados cf. Fernández Almagro, ob. cit., página 256.

Ya en este tiempo comenzó a moderar su fogosidad tradicional, cambio que él justificaba diciendo que su anterior exaltación tenía por objeto levantar al país de su postración, pero que esa actitud no podía seguirla manteniendo, pues los que tenemos la responsabilidad de la dirección no podemos ya así hablar al pueblo, porque le engañaríamos, ya que estamos convencidos de que la revolución de barricadas no es posible (Discurso en la Casa del Pueblo de Barcelona, en 1914). Hizo también una campaña en contra de las Juntas de Defensa. Últimamente combatió la dictadura y formó parte del Comité revolucionario que derribó la monarquía.

DÍAZ GARCÍA, José, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo F-M, pág. 716.