José Canalejas

Datos biográficos

Político liberal y abogado
Nacimiento: 1854
Fallecimiento: 1912

Biografía

Nació en el Ferrol en 1854 y murió en Madrid en 1912. Inició sus actividades políticas hacia 1880, en el partido republicano de Ruiz Zorrilla, del que más tarde se apartó, siguiendo a Martos. Fue subsecretario de la presidencia con Posada Herrera en (1883) y ministro con Sagasta (junio de 1888-enero de 1890), de Fomento, primero y de Gracia y Justicia, después.

José Canalejas, político liberal español de la Restauración.José Canalejas, político liberal español de la Restauración.

Rompió violentamente con Martos, su antiguo protector, y pasó a crearse una sólida base electoral en Alcoy, que en lo sucesivo le permitiría tener asegurada su elección, sin necesidad de avenirse a componendas con los grandes partidos. A partir de este momento, Cañalejas sería un aliado más o menos circunstancial del partido liberal de Sagasta y llegaría incluso a tener ciertas relaciones con los conservadores, pero se mantendría con independencia al margen de unos y de otros, al frente de un reducido grupo de diputados que le seguían como jefe personal. Ello explica que se le tachara con frecuencia de inconsecuente y que se hablara en repetidas ocasiones de sus traiciones. Aceptó la cartera de Hacienda que le ofrecía Sagasta (diciembre 1894-marzo 1895), pero cuando los liberales volvieron al poder y Sagasta anunció medidas autonómicas para Cuba, Canalejas rompió una vez más con ellos.

En los años siguientes fue elaborando su propio programa político : ley de asociaciones que permitiera ejercer el control sobre las instituciones religiosas —ley del candado—, sustitución del impuesto de consumos, servicio militar obligatorio y política social intervencionista. Este programa, y en particular la ley de asociaciones que parecía tener matices anticlericales, haría que se le considerase como jefe de un grupo liberal de izquierda, y que sus enemigos le acusasen, sin ningún fundamento, de tener tendencias socializantes.

Fue todavía ministro de Agricultura en el último gobierno de la Regencia (1902), en una gestión sin transcendencia. La muerte de Sagasta(enero de 1903) dejó al partido liberal sin jefe y con tanta fracciones como aspirantes a la sucesión. De junio de 1905 a enero de 1907 se sucedieron cinco gobiernos liberales Montero Ríos, Moret, López Domínguez, de nuevo Moret y Vega Armijo que cayeron a causa del fraccionamiento interno del partido. En diciembre de 1905, Moret nombró presidente del congreso a Canalejas, su más peligroso rival, pensando neutralizarlo; pero al caer su gobierno en julio de 1906 fue remplazado por López Domínguez, cuyo programa y cuya política estaban en realidad dictados por Canalejas.

Moret derribó a López Domínguez en forma poco ética (crisis del papelito, noviembre de 1906), pero se hundió a los pocos días y le sustituyó Vega Armijo (diciembre de 1906); a este le hizo caer Canalejas, alentado tal vez por unas vagas promesas de Alfonso XIII, que le dejó creer que le confiaría el gobierno, pero que decidió acudir a los conservadores y llamó a Maura.

El partido liberal quedó profundamente escindido, con un grupo moderado que reconocía como jefe a Moret y otro de izquierda acaudillado por Canalejas y López Domínguez, y fue estrepitosamente derrotado en las elecciones de 1907, en las que el ministro de la Gobernación, Cierva, empleó todas las artes conocidas para crear una mayoría cómoda para los conservadores. El desastre impulsó a los liberales a reagruparse, pero el retorno al poder no lo obtuvieron por su propia fuerza, sino por la caída de Maura, abandonado por Alfonso XIII en vista de la reacción suscitada por la represión de la Semana Trágica

Tras un breve gabinete Moret , fue llamado al poder Canalejas (febrero de 1910), a quien en el curso de los dos años siguientes se le renovó por tres veces el encargo de formar gobierno, al término de tres crisis totales. Había sonado su hora, pero llegaba al poder por la puerta de servicio del favor real y de la componenda con las derechas, lo que renovó las acusaciones de traición. Poco a poco comenzó a poner en práctica su programa:

    1. Primero fue la ley del candado, aprobada pese a una ruidosa oposición clerical
    2. Supresión del impuesto de consumos (V-1911)
    3. Servicio militar obligatorio (VII-1911)
    4. Las mancomunidades (VII-1912)
    5. Medidas de regulación laboral tales como la llamada ley de la silla
    6. Reglamentación de la jornada en la minas
    7. Prohibición del trabajo nocturno de las mujeres (VII-1912).

Pero la fidelidad a su programa de izquierda se cumplió solo en la letra, ya que la mayor parte de estas medidas estaba mediatizadas por diversas limitaciones, y las acciones resultaron más espectaculares que eficaces. Así se explica que no consiguiera ganarse la buena voluntad de los repúblicanos y socialistas, y evitar que se produjeran graves conflictos sociales como la huelga de Bilbao o los sucesos de Cullera (septiembre de 1911). El más grave de todo estos conflictos fue la huelga ferroviaria de septiembre-octubre de 1912, que logró yugular con la amenaza de militarizar al personal ferroviario.

Pero no pudo gozar por mucho tiempo de este triunfo: el 12 de noviembre cayó muerto en la calle, víctima de un atentado ejecutado por Manuel Pardiñas. Se especuló largamente acerca de quienes serían los instigadores de su muerte, buscándolos tanto en la extrema derecha (a causa de su política aparentemente anticlerical) como en los socialistas (sin más justificación que el miedo que Canalejas tenía a Pablo Iglesias). En realidad, a nadie le interesaba especialmente su muerte, que parece haber sido el acto espontáneo de un hombre que deseaba matar a Alfonso XIII y que disparó sobre Canalejas ante la imposibilidad de llegar hasta el rey.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Larousse, Ed. Planeta, 1993, tomo 4 págs. 1829-1829.