Conde de Campomanes

Datos biográficos

Escritor y político
Nacimiento: 1-VII-1723
Fallecimiento: 3-II-1803

Biografía

Pedro Rodríguez, conde de Campomanes perteneció al grupo de intelectuales y políticos españoles que durante el reinado de Carlos III representaron las corrientes afrancesadas, cuyas normas intentaron aplicar en el sistema del Despotismo ilustrado. Hombre de una erudicción considerable, distinguido como historiador y como jurista, desde el gobierno impuso al país una política enciclopedista, caracterizada no solo por el fomento de la agricultura, la industria, el comercio, la colonización interior y la enseñanza, sino también por su espíritu regalista y sectario. No todas sus reformas redundaron en beneficio de la nación.

Retrato del politico e ilustrado español Pedro Rodríguez de Campomanes.Retrato del politico e ilustrado español Pedro Rodríguez de Campomanes.

Asturiano, natural de Santa Eulalia de Sorriba, donde nació el 1-VII-1723, se educó en Oviedo, revelando una precocidad intelectual poco común. Aunque estudió filosofía en Santillana, su vocación le encaminó a la investigación científica e histórica. Poseía las lenguas clásicas y el árabe, y en su biblioteca figuraban muchos autores extranjeros. En 1742 se licenció en derecho y poco después trasladó su residencia a Madrid. La publicación de una obra sobre los templarios le abrió las puertas de la Academia de la Historia (1748). Durante algún tiempo cotejó los códigos escurialenses sobre los concilios celebrados en España y reunió materiales para su obra Sobre las leyes y el gobierno de los godos (1752). En 1755 fue nombrado superintendente general de correos y postas, con lo que Campomanes inició su carrera administrativa.

Destacó en este servicio por la normalización y aumento de rapidez en la distribución de la correspondencia. Publicó una obra sobre las postas en España (1761) y elaboró las ordenanzas de 1762, que significaron un gran progreso en esta rama de administración pública. Los éxitos logrados por Campomanes determinaron que Carlos III le nombrara fiscal del Consejo de Castilla, uno de los cargos políticos más importantes de la época (1762). Sus dictámenes, inspirados en un rígido criterio regalista, iniciaron una serie de disposiciones legales contra las órdenes religiosas.

Particularmente notable es el Tratado de la regalía de la amortización (1764), referentes a los bienes de manos muertas, que fue traducido a varios idiomas con el aplauso de los enciclopedistas. En 1766 presentó al Consejo el informe sobre los sucesos del Motín de Esquilache, en el que acusaba a la Compañía de Jesús. Esta fue la base de la expulsión de los jesuitas, decretada por Carlos III en 1767. En 1782, Campomanes recibió la presidencia del Consejo, que desempeñó hasta 1791.

Aplicando las ideas que había expuesto en sus Discurso sobre el fomento de la industria popular (1774) y Discurso sobre la educación popular de los artesanos y su fomento (1775-1777), favoreció la agricultura, aun a costa de perjudicar innecesariamente los intereses de la ganadería al suprimir los privilegios de la Mesta.

Fomentó las manufacturas nacionales mediante subsidios, decretó la libre circulación de los cereales, impulsó el comercio con América; mejoró la administración municipal y reformó los planes de enseñanza en sentido más moderno. En 1789 presidió las cortes convocadas en Madrid por Carlos IV. Dimitió dos años más tarde por discrepancias con Floridablanca y se retiró a la vida privada. Murió en Madrid el 3-II-1803.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo II, págs. 128-128.