Alcalá Zamora

Datos biográficos

Presidente de la 2ª República: 1931-1936
Nacimiento: 1877
Fallecimiento: 1949

Biografía

Político y abogado español, nacido en Priego, Córdoba y muerto en Buenos Aires, Argentina (1877-1949). Curso estudios de derecho y a los 22 años de edad consiguió, por oposición, la plaza de oficial letrado en el Consejo de Estado. Interesado por la política militó en el liberalismo moderado dentro de un régimen monárquico constitucional, y con García Prieto como jefe de Gobierno fue sucesivamente ministro de Fomento y de la Guerra (en 1917 y 1922).

Alcalá-Zamora en 1931Alcalá-Zamora en 1931

La dictadura de Primo de Rivera (1923) le distanció de la monarquía, y en 1930 participó en la reunión conocida como Pacto de San Sebastián. Tras las sublevaciones de Jaca y Cuatro Vientos, suscribió el manifiesto en que, junto con otros prohombres contrarios a la monarquía, se declaraban constituidos en gobierno republicano, por lo que fue detenido y encarcelado.

Al proclamarse la Segunda República, el (14-IV-1931), presidió el Gobierno provisional, asumiendo posteriormente el cargo de manera oficial en diciembre del mismo año. A lo largo del llamado bienio reformista (1931-1933) entorpeció la labor legislativa cuando esta incidía en las relaciones con la Iglesia, y disolvió el Congreso en 1933, lo que dio paso a las elecciones que supusieron el triunfo de la coalición de radicales y cedistas, que abrió el llamado Bienio negro, desde finales de 1933 hasta febrero de 1936. Durante este periodo intentó frenar desde su puesto los intentos legislativos de la derecha destinados a deshacer las reformas iniciadas en el periodo anterior, por lo que tuvo graves enfrentamientos políticos, especialmente con los dirigentes de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA).

El triunfo del Frente Popular en las elecciones de febrero de 1936 le colocó en una difícil posición, aislado y sin base política propia; la instrumentalización de su neutralidad no sirvió y, reunidas las nuevas Cortes, fue destituido de su cargo y relevado por Manuel Azaña —la relación entre ambos se encontraba abiertamente quebrada desde desde finales de 1931—.

Casi inmediatamente marchó a Francia, donde le sorprendió el alzamiento militar del 18 de julio que abrió el dramático paréntesis de la guerra civil. En 1938 se instaló en Argentina, donde residió hasta su muerte; allí redactó unas Memorias en las que intentó justificar su papel político alegando la naturaleza neutral de cualquier jefatura del Estado.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa, 1988, tomo 4 págs. 300-301.