Tupac-Amaru-Inca

Último de los incas

Nacimiento: 1740/41

Fallecimiento: 1781

Biografía

Tupac-Amaru-IncaRetrato de Tupac-Amaru-Inca.

TUPAC=AMARU [José Gabriel Condor-Canqui o Quivi Canqui] (1740 ó 1741-1781) [Tungasuca (Perú) Cuzco). Cacique de Tungasuca, Surimana y Pampamarca, en la provincia de Tinta, diócesis del Cuzco. Descendiente de Felipe Túpac-Amaru, ajusticiado en 1572 por don Francisco de Toledo, en el Cuzco.

Estudió en el colegio de San Bernardo de esta ciudad. Se casó en 1760 con Micaela Bastidas, de la que tuvo tres hijos. Sostuvo en Lima un pleito sobre derechos hereditarios al marquesado de Oropesa. En Tungasuca se dedicó al negocio de transportes a Potosí, Lima y otros puntos con 35 recuas de mulas.

La buena apostura y correctas maneras de Tupac-Amaru, así como la dignidad y el rango caballeresco de su vida, despertaron gran respeto y adhesión entre los indios, lo que provocó el recelo y la rivalidad del corregidor de Tinta, Arriaga, quien con sus imprudencias atizó el resentimiento del cacique, induciéndole a la rebelión; pero fueron más profundas las causas de este levantamiento, como de tantos otros provocados por los enormes abusos que en, mitas, obrages, repartimientos, tributos y servicios hacían curas y corregidores, sin que fueran bastante a evitarlos la humanidad de las leyes, el buen deseo de oidores y de virreyes, el ejemplo de caridad y abnegación de los misioneros, ni los reproches y condenaciones de los obispos.

Frecuentes y aislados levantamientos de Indios presagiaban la proximidad de la rebelión. Pero Tupac-Amaru aguardó el momento oportuno para sublevarse. El 4 de noviembre de 1780 preparó una emboscada al corregidor don Antonio de Arriaga, que fue detenido y ejecutado, y con tropas organizadas se lanzó a la lucha con el título de Tupac-Amaru-Inca. Por su parte los españoles enviaron contra los rebeldes 200 hombres, al mando de Landa, que fueron sorprendidos y destrozados, quedando cautivos los supervivientes. Landa murió en la pelea. Ante este revés los españoles organizaron más tropas, y Tupac-Amaru se fortificó en su campamento, cerca de Tinta.

En Guaran, las tropas del virrey, acaudilladas por el indio Marco Pumacahua, leal a los españoles, infligieron serio quebranto a los rebeldes; pero, a pesar de esto, Tupac-Amaru avanzó hacia el Cuzco con sus fuerzas, deteniéndose en Pichu para organizar el asalto a aquella ciudad, pero entretanto llegaron refuerzos del virrey, entre ellos el batallón de Pardos de Lima, de negros y mulatos; la Compañía del Comercio y las fuerzas mandadas por el corregidor de Paruro, y al frente de todas ellas iba el experto coronel Avilés, que atacó a Tupac-Amaru en su campamento, obligándole a retirarse. En otros puntos las fuerzas rebeldes también sufrieron serios reveses, retirándose todas ellas hacia Tinta; pero la rebelión se extendió aún más.

El visitador Areche recibió una carta conciliadora de Tupac-Amaru, que fue duramente contestada, cerrando el camino a la pacificación. Salieron del Cuzco las fuerzas reales reorganizadas al mando del mariscal del Valle, quien tomó a Tupac-Amaru su posición de Combapata, obligándole a huir a Langui, donde fue entregado por algunos de los suyos a los españoles, con su mujer, dos hijos y unos familiares. Conducidos al Cuzco fueron todos ejecutados, después de un juicio sumarísimo, menos los dos hijos menores, que fueron enviados a España. La ejecución, con detalles escalofriantes, ordenados por Areche y Mata Linares se realizó el 18 de mayo de 1781. El inca fue descuartizado; su cabeza enviada a Tinta y sus miembros a otros pueblos rebeldes.

La sublevación no se extinguió del todo, aterrorizándose mutuamente indios y españoles con sus persecuciones y crueldades. Continuó la lucha su primo Diego Cristóbal Tupac-Amaru y su sobrino Andrés Tupac-Amaru, quien participó activamente en la rebelión altoperuana de los Catarís, coetánea de la de Condorcanqui e influida luego por esta. La rebeldía de Tupac-Amaru influyó entonces en movimientos criollos, como el de los comuneros de Nueva Granada.

La muerte del último de los incas no fue infecunda para su causa, pues dio lugar a la inmediata extinción de los repartimientos, a la modificación de la mita y, poco más tarde, a la extirpación de los corregidores, a la creación de la Audiencia del Cuzco para facilitar la justicia a los indios; más tarde, a la revolución de Pumacahua, fruto ya del espíritu de independencia, que contribuyó a fomentar la revolución y la muerte de Tupac-Amaru. Pero los excesos cometidos en la sublevación contribuyeron a retrasar desde 1810 el movimiento de independencia, por el temor de las altas clases criollas a que se repitieran aquellos y a que la emancipación condujera a una hegemonía india. Admitida, en general, como separatista la rebelión de Tupac-Amaru, sin embargo, su reciente biógrafo y apologista Daniel Valcárcel lo considera leal a la monarquía, fidelista que no quería romper con Carlos III, y que buscó fundamentalmente justicia para su pueblo y acabar con la opresión de que era víctima.

TUDELA DE LA ORDEN, José - EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. N-Z, pág. 824.