Honorio III

Papa: 1216-1227

Nacimiento: ¿?

Fallecimiento: 1227

Biografía

Honorio III.Honorio III.

HONORIO III (¿-1227). El sucesor de Inocencio III en la silla romana, Honorio III, no estuvo a la altura de la ingente tarea que sobre las espaldas descargó, a su muerte, el coloso del Papado medieval. Era un hombre bueno, instruido y suave, pero tan débil como escaso de visión política. Así se comprende que en sus manos se deshiciera la creación teocrática de aquel gran pontífice, preparando los aciagos días de la decadencia del poder de Roma.

Natural de Roma (se desconoce el año de su nacimiento), Cencio Savelli, hijo de Amalrico, recibió una educación muy completa, de tal modo que al abrazar el sacerdocio dio comienzo a una carrera afortunada. Canónigo de Santa María la Mayor, tesorero de la Santa Sede más tarde (1188), fue nombrado cardenal por Calixto III. En la Curia ocupó los cargos de vicecanciller y chambelán bajo Inocencio III, hasta que a la muerte de este el cónclave cardenalicio depositó en él sus votos y le elevó al Papado (18 de julio de 1216) en la ciudad de Perugia.

Honorio III siguió una política parecida a la de su predecesor. Así, cumpliendo los acuerdos del concilio Laterano de 1215, continuó la cruzada albigense y confirmó a Amalrico de Monfort, hijo de Simón, las posesiones adquiridas por su padre en los países de Oc en lucha contra los herejes. En Inglaterra apoyó la causa de la realeza, auxiliando a Juan Sin Tierra y Enrique III contra la nobleza feudal. Respecto a Federico II Staufen, su antiguo discípulo, a quien coronó emperador el 22 de noviembre de 1220, no pudo obtener de él el cumplimiento de su promesa de emprender una nueva cruzada contra los musulmanes, a pesar de la excomunión con que le estigmatizó en mayo de 1220 y de las amenazas posteriores. Por otra parte, Federico II obtuvo la unión de las coronas de Alemania y Nápoles, a lo que siempre se había opuesto la Santa Sede.

En el aspecto del desarrollo interno de la Iglesia, es preciso hacer notar que en Honorio III recayó el honor de aprobar las órdenes de dominicos (1216) y franciscanos (1223). El papa murió en Roma el 18 de marzo de 1227.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, T. I, págs. 123-124.