Martín Lutero

Teólogo y reformador protestante

Nacimiento: 10-XI-1483

Fallecimiento: 28-II-1546

Biografía

Martín Lutero, pintado por Lucas Cranach el Viejo.Martín Lutero, pintado por Lucas Cranach el Viejo.

A principios del siglo XVI se registraron en Alemania muchísimos síntomas de malestar social, político y religioso, los cuales hacían prever el desencadenamiento de un movimiento revolucionario. El encargado de desatar las fuerzas de subversión fue un monje y profesor de Wittenberg, Martín Lutero, realmente una figura considerable de la Historia, tanto por lo que tuvo de específicamente vital, como por la trascendencia de su obra de heresiarca, que abrió una brecha profunda en el cuerpo, antes compacto, de la Catolicidad. Lutero, seguidor de la tradición subversiva de Wiclef y de Huss, fue más afortunado que estos reformadores heréticos, en tanto que fue capaz de establecer una nueva Iglesia, precursora de la fragmentación microscópica de las sectas denominadas, en general, protestantes o evangélicas.

Natural de Eisleben, en el condado de Mansfeld, a donde se habían trasladado sus padres Hans Lutero y Margarita Ziegler, Martín nació el 10 de noviembre de 1483. Su primera juventud transcurrió en un ambiente rígido y no muy hacendado. Después de someros estudios en las escuelas de Mansfeld, Magdeburgo y Eisenach (1498), Lutero pasó a la universidad de Erfurt (1501) al objeto de cursar la carrera de leyes. Aunque el círculo humanista de Conrado Muth se hallaba muy próximo a esta sede universitaria, su influencia en la formación espiritual de Lutero fue nula. En cambio, la nueva escolástica ejerció profunda huella en el futuro reformador. Truttvetter explicaba el nominalismo occamista, y esta doctrina filosófica grabó en el temperamento muy vivo y fogoso de Lutero estas dos ideas: fuerte pronunciamiento de la voluntad humana y severa justicia de Dios, llevada hasta los límites de lo arbitrario.

Doctorado en filosofía en 1505, el mismo año (17 de julio) renunció al mundo e ingresó en el convento de eremitas agustinos, de regla muy severa. Cabe buscar la causa de esta decisión repentina en la intranquilidad de su vida espiritual, en el deseo de salvarse y superar los rigores de la justicia divina. Es en esta época de su vida, cuando se convence de que la concupiscencia es incompatible, que aparece a su lado la figura de Juan de Staupitz, representante del espiritualismo alemán. Es posible que este le recomendase la lectura de la Biblia y de San Agustín, y le inculcara sus ideas sobre el modo de resolver la antinomia entre la misericordia y la inexorable justicia de Dios recurriendo a la fe en los méritos de Cristo.

Ordenado sacerdote en 1507, Lutero se trasladó a la Universidad de Wittemberg, donde a la vez que cursaba teología enseñaba dialéctica y la física aristotélica. Entre 1510 y 1511 efectuó un viaje a Roma para resolver problemas de orden interior de los agustinos. Su visita a la ciudad pontificia se desarrolló como la de tantos otros peregrinos, sin que la Roma de Julio II ni tampoco el arte del Renacimiento despertara en él crítica alguna. De regreso a Alemania se doctoró en teología en Wittenberg (1512), y luego profesó esta disciplina en la misma universidad. Durante este tiempo se perfilaban en Lutero los futuros postulados reformistas, mediante una complicada evolución espiritual.

Es en esta época, entre 1512 y 1513, que elaboró su doctrina de la justificación por la fe y de la concesión de la gracia por la Divinidad sin la cooperación de las obras humanas, como consecuencia de una interpretación personal de laEpístola a los Romanos de San Pabloy de varios pasajes de San Agustín. La transformación religiosa de Lutero se reveló a partir de estos días en sus explicaciones de cátedra sobre las epístolas paulinas y los Salmos. En 1517, manteniéndose dentro del cuadro de Iglesia Católica, estaba a punto de diferenciar la Iglesia real (histórica) de la invisible (comunidad de creyentes) y de contrastar la doctrina evangélica con la tradición eclesiástica.

La propagación de las doctrinas que había ido formulando, la hizo Lutero primeramente en el círculo restringido de la universidad y de sus relaciones íntimas. Pero un accidente fortuito, la predicación de las indulgencias para la obra de San Pedro de Roma, determinó la explosión revolucionaria de sus ideas. El 31 de octubre de 1517 fijó en las puertas de la iglesia del castillo de Wittenberg 95 tesis en que, además de fustigar los abusos realmente existentes, sentaba proposiciones heréticas sobre la índole de las indulgencias, el poder de la Iglesia para concederlas, el purgatorio y la jerarquía eclesiástica. Las tesis respondían a su criterio de la ineficacia de las buenas obras para merecer la plena justificación ante Cristo.

Colocado por Juan Eck en el campo de los heréticos, Lutero se defendió al amparo del duque de Sajonia, Federico el Sabio. En 1518 se negó a retractarse y reclamó a la autoridad pontificiamejor informada. En julio de 1519 se reconoció partidario de las doctrinas husitas en la controversia de Leipzig y negó la jerarquía del Papado y la autoridad de los Concilios. Esta ruptura fue ensanchada al año siguiente con la publicación de las obrasA la nobleza cristiana de la nación alemana(manifiesto revolucionario de carácter nacionalista).De la cautividad babilónica de la Iglesia(exposición teológica sistemática de sus doctrinas) yDe la libertad cristiana(síntesis de las anteriores). En junio del mismo año (1520) era declarado herético y excomulgado por la bulaExsurge Domino.

Lutero quemó la condena como símbolo de su ruptura con Roma, y luego se ratificó en su actitud ante Carlos V y la dieta de Worms (1521), negándose a retractarse de lo expuesto en sus obras y folletos y afirmando una vez más que el Papa y los Concilios podían equivocarse, pero no las Escrituras. Para evitar la decisión de la dieta, que habla de ser desfavorable, Lutero se refugió en el Castillo de Wartburgo, propiedad del duque de Sajonia, a principios de mayo de 1521.

Mientras el reformador iniciaba la traducción al alemán del Nuevo Testamento, en cuya actividad había de obtener un galardón positivo como fundador del alemán literario, Alemania ardía en el fuego de la guerra civil, social y religiosa que él había encendido. Las ciudades, los príncipes, los caballeros, los burgueses y los campesinos se agitaban en pro o en contra de Lutero. Muchos, como los profetas de Zwickau, radicalizaban sus doctrinas. Otros grupos las utilizaban para sus fines sociales: revuelta de los caballeros y de los campesinos en 1524 y 1525. En esta fecha la reforma luterana estuvo a punto de perecer en la anarquía; pero la salvaron los grandes príncipes, a los cuales el heresiarca confió la estabilización de la nueva Iglesia por la secularización de los bienes eclesiásticos y la obra de lasvisitaciones.

En 1525 Lutero, aplicando sus doctrinas sobre la negación del celibato eclesiástico, contrajo matrimonio con Catalina de Bora, una monja exclaustrada. Este enlace no benefició su prestigio. Sus preocupaciones esenciales de aquellos años fueron combatir la posición escéptica de los humanistas ante sus doctrinas y reducir las discrepancias ideológicas con el grupo evangelista de Zuinglio. En 1525 publicó el tratadoDe servo arbitriocontra Erasmo, y en octubre de 1529 celebró con Zuinglio la controversia de Magdeburgo, en la cual ambas heresiarcas no pudieron llegar a ningún acuerdo sobre la interpretación de la fórmula eucarística. Sin embargo, Lutero mantuvo relaciones amistosas con los grupos zwinglianos de Suiza durante toda su vida. En cambio, atacó a los anabaptistas con odio feroz e implacable.

En los últimos años, desplazado ya de los acontecimientos, continuó defendiendo y vindicando su obra de reforma, en la que siempre partió de la Iglesia medieval, Murió el 18 de febrero de 1546 en Eisleben, donde había nacido 63 años antes.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, T. I, págs. 233-234.