San Leandro

Datos biográficos

Santo, arzobispo y doctor.
Nacimiento: 540
Fallecimiento: 600

Biografía

Hijo de Severiano, noble hispano romano, y de madre visigoda. Hacia 544, tras la ocupación bizantina de la costa sudeste peninsular, Leandro y su familia iniciaron un destierro que les condujo a Sevilla. Al morir sus padres, se ocupó de la tutela de sus hermanos menores, los santos Florencio, Isidoro y Florentina.

San Leandro, Arzobispo de Sevilla, cuadro de Murillo, en la Catedral de Sevilla.

Ingresó en un monasterio y en 578 fue designado obispo de la diócesis hispalense. Intervino en la conversión al catolicismo de Hermenegildo, al que bautizó con el nombre de Juan, y marchó a Constantinopla durante tres años, en misión diplomática, para buscar apoyos a la rebelión de aquél contra su padre, Leovigildo (572-586). Este viaje no tuvo consecuencias políticas, pero sí de índole cultural, pues sirvió para que San Leandro conociera al futuro papa Gregorio I Magno (590-604), relación que se prolongó hasta el final de su vida.

Durante su estancia en Constantinopla inició la redacción de Expositio in Librum Job, escrito moral básico de la Edad Media. Cuando Leandro emprendió viaje de regreso desde Bizancio hacia la Península, la causa de Hermenegildo ya estaba prácticamente perdida, pues en 583, Sevilla y Córdoba ya estaban en poder de Leovigildo, que inició la persecución contra el sector católico que apoyaba a su hijo, entre quienes se encontraban Leandro y su hermano Fulgencio. De esa época datan sus escritos teológicos de condena al arrianismo Duos adversus haereticorum dogmata libros y Opusculum adversus instituta arrianorum El cambio en la política de persecución contra el catolicismo por parte de Leovigildo puso fin al destierro de San Leandro, quien pudo volver a su diócesis por disposición testamentaria del monarca y a quien encomendó la instrucción religiosa de su hijo Recaredo I (586-601).

La conversión al catolicismo de Recaredo (586) y, en consecuencia, del pueblo visigodo en su conjunto, llevó a la celebración del III Concilio de Toledo (589), donde San Leandro pronunció su sermón titulado Homilia in laudem Ecclesiae, canto dedicado a la unión y a la paz. En 1590 reunió un sínodo en Sevilla sobre temas dogmáticos y expuso su idea de fundar la Escuela de Sevilla, que se convertiría en uno de los centros culturales más influyentes de Occidente, a lo cual contribuyó tanto con sus escritos como con su enseñanza oral.

Además de las obras citadas, se le debe Ad Florentiam sororem de institutione virginum et contemptu mundi libellus, guía espiritual para religiosas dirigida a su hermana. A su muerte, recibió sepultura en la iglesia dedicada a la santas vírgenes Justa y Rufina; tras sucesivos traslados, sus restos fueron inhumados en la catedral de Sevilla.

VARIOS AUTORES, Gran Enciclopedia de España, Ed. Enciclopedia de España, 2003, tomo XII págs. 5691-5692.