San Francisco Javier

Datos biográficos

Misionero de la Compañía de Jesús.
Nacimiento: 7-IV-1506
Fallecimiento: 3-XII-1552

Biografía

Hijo de Juan de Jassu y de María de Azpilcueta, Francisco vino al mundo en el castillo de Javier, en Navarra, el 7-IV-1506. Su juventud fue muy dura, como si la Providencia quisiera poner a prueba la fidelidad y el amor de su corazón. En la guerra provocada por Fernando el Católico para anexionar Navarra a España en 1512., el padre de Francisco perdió sus posesiones a causa de su fidelidad a la dinastía de los Albret.

Fragmento de una obra de Guercino (1626).Fragmento de una obra de Guercino (1626).

Muerto Juan de Jassu en 1515, Francisco fue educado por su piadosa madre, hasta que en 1525 se trasladó a París para completar sus estudios. Estudió en el colegio Santa Bárbara, donde se hizo señalar por su incorruptible castidad. En 1530 obtuvo el título de licenciado en Artes y, al mismo tiempo, le fue confiada una cátedra en el colegio de Beauvais. En esta época empezó a intimar con Ignacio de Loyola.

Atraído por su fuerte personalidad y comulgando en los mismos ideales, en particular en el propósito de evangelizar a los infieles, Francisco prestó con él, en la iglesia de Montmartre el juramento de pasar a Tierra Santa o ponerse a disposición del Papado (15-VIII-1534). Al objeto de prepararse para su futura labor, se dedicó durante dos años al estudio de la teología. En octubre de 1536 partió para Venecia con la esperanza de embarcarse para Palestina.

En esta ciudad fue ordenado sacerdote y celebró la primera misa el 24-VI-1537, después de una ferviente preparación espiritual. En 1538, dificultada la empresa evangelizadora entre los musulmanes, Francisco Javier se trasladó a Roma, donde colaboró con San Ignacio en los trabajos preparatorios de la constitución de la orden. Pero aún sin recibir la aprobación pontificia, el ardor de Francisco, le empujó hacia la misión, llevándole a cruzar los mares hacia la lejana India.

El 15-III-1540 formuló por escrito sus votos de obediencia, pobreza y castidad, y el 16 partía de Roma, revestido por Paulo III con la dignidad de legado apostólico. Habiéndose embarcado en Lisboa llegó a Goa, en la India, el 6-V-1542. Inmediatamente empezó a predicar la palabra divina. Su voz resonó en Goa, en la Pesquería, en Travancor y en Cochín (1542-1545). Luego evangelizó en Ceilán. En septiembre de 1545 partió para las Molucas, visitando Amboina y Ternate.

Después de una estancia de dos años en la islas de las Especias, regresó a la India (1548), pero ya con el firme propósito de pasar a los poderosos reinos de que había oído hablar en las Molucas, rumbo al Japón. Llevaba consigo a dos compañeros jesuitas y tres neófitos japoneses. Francisco desembarcó el 15 de agosto en el puerto de Kagoshima. Predicó en el Japón hasta noviembre de 1551, fundando comunidades cristianas en Kagoshima, Hirado, Yamagutchi y Rungo, pese a la guerra civil que devastaba el país y a la oposición de los bonzos. Convencido de que el éxito de su misión dependía de la conversión de los chinos, dejó el Japón en la fecha indicada, consolado por los dos mil adeptos que florecían ya en aquellas tierras.

Se hallaba en Goa en 1552 para preparar una embajada al emperador de China. Habiéndola obtenido se embarcó para su destino a fines de mayo del mismo año. Pero el capitán Álvaro de Ataide hizo defección en Malaca. Entonces se hizo trasladar a la isla de Sanchán, cerca del litoral chino, en espera de pasar al continente. Aquí, San Francisco, agotado por las fatigas y las privaciones, murió el 3-XII-1552. Setenta y dos años más tarde, el 12-III-1622, Gregorio XV reconocía sus enormes méritos y sus virtudes elevándolo a los altares.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo I, págs. 255-256.