Erasmo de Rotterdam

Humanista

Nacimiento: 1466

Fallecimiento: 1536

Biografía

Retrato de Erasmo de Róterdam (1523) por Hans Holbein el Joven.Retrato de Erasmo de Róterdam (1523) por Hans Holbein el Joven.

DESIDERIO ERASMO (1466-1536). El Renacimiento se forjó al Norte de los Alpes para hallar luego en Italia su plasmación definitiva y sus formas perfectas. Más tarde, a comienzos del siglo XVI, franqueo de nuevo los Alpes, esta vez en sentido inverso, y marchó a la conquista de la cultura occidental, en terreno previamente dispuesto para recibir y hacer fructificar la siembra humanista. Este mecanismo explica que sea un nortealpino quien dé al humanismo europeo su denominador común y su valor universal y permanente. En efecto, Desiderio Erasmo de Rotterdam potencia, con su genio incomparable, las fuerzas íntimas del Renacimiento: profundo conocimiento del mundo y de las culturas clásicas, sagaz crítica de textos, espíritu tolerante y polifacético, doctrina filosófica relativista, verbo cáustico y mordaz contra las instituciones del pasado, ideal de renovación presente a través de las fórmulas de vida de la antigüedad clásica. Al mismo tiempo, Erasmo resume la postura del humanismo frente a la reforma de la Iglesia y sintetiza sus tendencias renovadoras, las cuales conducirán a preparar el terreno para el movimiento protestante en Europa.

Como buen humanista, Erasmo fue un hombre cosmopolita. Natural de Rotterdam, o quizá de Gouda, donde nació en la noche del 27 al 28 de octubre de 1466, su vida transcurrió entre los Países Bajos, Francia, Inglaterra, Italia, Alemania y Suiza. Su formación literaria se inició en la escuela de Gouda bajo la dirección de Peter Winckel, y continuó, de 1475 a 1484, en la de la iglesia de San Lebuíno, en Deventer, uno de los primeros centros afectados por el humanismo italiano. A la muerte de su padre, Rogerio Gerardo, Erasmo y su hermano Pedro fueron llevados a Hertogenbosch, a fin de ser preparados para la vida monástica y religiosa. Pese a varios escrúpulos morales, Erasmo ingresó en la orden agustina, y el 25 de abril de 1492 recibió órdenes sagradas.

Ya entonces era un buen humanista. El obispo de Cambrai, Enrique de Bergen, le llamó a su lado en calidad de secretario latino (1494). Pero un año más tarde. Erasmo abandonaba la corte episcopal por la universidad de París. Aquí estuvo durante algunos años primero en el colegio de Montaigu (1495) y luego como profesor particular en la ciudad. Requiriendo la protección de los mecenas, aceptó la invitación de uno de sus discípulos en París, el barón de Mountjoy, para trasladarse a Inglaterra. En Oxford (1499-1500) conoció a Tomás More y a Collet; este último influyó mucho en sus futuras actividades, pues fue quien le indujo a profundizar en los estudios teológicos.

Fruto de esta actividad fue la publicación delEnchiridion militi schristiani(1504), preparado durante sus estancias en París 17500-1502) y Lovaina (1502-1504). Por conducto de Collet habían llegado a Erasmo la crítica de Valla, el moralismo de un Marsiglio y las tendencias neoplatónicas de la Academia florentina. En elEnchiridion, Erasmo resume los métodos de una teología nueva, fundada de modo exclusivo en el estudio de la Biblia, a la luz de la investigación libre. Para Erasmo la Biblia es la única norma de lo que es cristiano, y de ella deduce la doctrina de lalibertad cristiana.

Después de una segunda residencia en Inglaterra (1505), Erasmo realiza su sueño de visitar Italia. Reside en Turín y en Bolonia, y pasa a Venecia para la segunda edición de susAdagia, colección de pensamientos de los autores clásicos (1508); luego le hallamos en Siena y en Roma, donde es objeto de una calurosa acogida por los humanistas. En otoño de 1509 regresa a Inglaterra, y aquí se dedica a la redacción delElogio de la Locura, crítica despiadada de las condiciones religiosas de la época, desde la superstición del bajo pueblo a la desmoralización de algunas de las jerarquías eclesiásticas.

Más positivos fueron sus trabajos de erudición. Entre 1511 Y 1514 preparó la edición del Nuevo Testamento, de las cartas de San Jerónimo y de Séneca. Para editar estas obras se trasladó a Basilea, en cuya ciudad recibió el homenaje de los humanistas alemanes, Renano, Ecolampadio y Gerber, entre otros. En 1516 aparecía elNuevo Testamento, dedicado a León X; en su comentario afirmaba de nuevo su dedicación a una religión basada en lafilosofía de Cristo, que juzgaba compatible con los postulados del espiritualismo clásico.

En este momento la fama de Erasmo llega a su apogeo. Muy pronto ha de preparar una segunda edición de suNuevo Testamento; es nombrado consejero de Carlos de Austria ; recibe obsequios y regalos de toda Europa; es el ídolo y el pontífice de los intelectuales y de la aristocracia ilustrada. En noviembre de 1521, después de haber contribuído en 1517 a la creación delColegio de las Tres Lenguasde Lovaina, se instala definitivamente en Basilea, punto neurálgico de la cultura alemana y del mundo subvertido por la palabra de Lutero.

No obstante sus atrevimientos religiosos, la ortodoxia y la tradición pesaban sobre Erasmo, y jamás se mostró rebelde contra ellas, quizá por inconsecuencia, vacila con o falta de audacia en el desarrollo de sus principios, en todo caso, Erasmo buscaba la salvación del humanismo por el Papado y la del Papado por el humanismo. Despreciaba a Lutero, el héroe de las multitudes alemanas, pues, le repugnaban su dogmatismo, su intransigencia cerril, su negación del libre arbitrio del cristiano. Así pues, mientras las prensas de Basilea continúan publicando sus ediciones de los Padres de la Iglesia, Erasmo ha coger la pluma para combatir el determinismo de Lutero en su célebreDe libero arbitrio(1525).

Los últimos años de su vida transcurren entre Friburgo de Brisgovia y Basilea. Aunque su obra vacila los rudos choques de aquellos años, aún el Papado reclama su cooperación para concordar la Iglesia con sus ovejas descarriadas (1534). Pero Erasmo se niega. No es nombre de acción, sino un erudito. No puede, por tanto, detener los vientos que él contribuyó a desatar. Desplazado del mundo de fanatismo que le rodeaba, Erasmo murió en Basilea el 12 de julio de 1536.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, T. I, págs. 194-195.