Muhammad VI el Bermejo

Datos biográficos

Sultán nazarí: 1359-1361
Sobrenombre: el Bermejo
Nacimiento: 18-III-1333
Fallecimiento: 27-VI-1362
Predecesor: Ismail II
Sucesor: Muhammad V

Biografía

Abu Abd Allah Muhammad b. Ismail b. Muhammad b. Faray b. Ismail b. Nasr, el usurpador, como lo llama Ibn al Jatib, nació el 18-III-1333 y también fue conocido como Abu Said el Bermejo, nombre de procedencia cristiana pero que llegaron a utilizar también los autores árabes. Primo segundo de Muhammad V y de Ismail II, su abuelo Muhammad había sido hermano de Ismail I, cuya descendencia era la que se había mantenido hasta ese momento.

Pero a los veintisiete años su ambición y falta de escrúpulos lo habían llevado vertiginosamente a la cumbre del poder, aunque ni sus modales ni su porte eran de rey y la nobleza granadina pronto empezó a detestarlo. Probablemente un interés oportunista fue lo que le llevó a establecer estrechas relaciones con Pedro IV de Aragón desde julio de 1360 olvidando su pacto con Castilla, a la que dejó de pagar tributo.

Ello provocó la reacción de Pedro I de Castilla, que una vez resueltos sus conflictos internos comenzó, desde finales de 1361, a apoyar a Muhammad V y atacar a Muhammad VI con la ayuda de los meriníes, que también amparaban al depuesto monarca. Diversos ataques de la naves cristianas y meriníes a las costas granadinas obligaron a Muhammad VI a pedir diez naves de guerra a Pedro IV de Aragón para que atacaran la flota meriní mientras él hacía lo mismo con la castellana.

Con el apoyo de Fez y Castilla, por tanto, Muhammad V partió de Fez la mañana del sábado 21-VIII-1361 para regresar a al Andalus, donde se instaló en Ronda aprovechado que la plaza se encontraba entonces bajo control meriní. Allí gobernó en la comarca y nombró algunos cargos para su administración mientras esperaba recuperar el trono.

Desde Ronda, Muhammad V se unió con el rey castellano para realizar una serie de ataques a diversos lugares del reino granadino con la esperanza de sumar partidarios y comarcas a su causa. Sin embargo, tras derrotar a las tropas granadinas en Belillos y perseguirlas hasta Pinos Puente en 1361, ningún nuevo partidario se unió al rey depuesto.

A finales-II-1362, Muhammad V se reunió otra vez con Pedro I para atacar Iznájar y entrar en Coria, pero la ambición del rey castellano por quedarse con las plazas conquistadas provocó el abandono del nasrí y su retirada a Córdoba el 5 de marzo. Los castellanos siguieron por su cuenta la guerra y tras algunas escaramuzas, como la quema de Peal de Becerro por los musulmanes y la recuperación posterior del botín por los cristianos en Huesca en 1361, fueron ampliamente derrotados en Guadix frente a las tropas de Muhammad VI el sábado 15-I-1362.

No obstante, consiguieron conquistar, además de Iznájar, Fuentes de Cesna, Benamejí, Cañete (la Real) y otras fortalezas ese año de 1362. Por su parte, Muhammad V conquistó diversos lugares en su camino hacia la entrada en Málaga, tras la que se le entregaron otras ciudades. Cuando las noticias de estas conquistas llegaron a la Alhambra, Muhammad VI huyó de Granada el 13-IV-1362 y fue a refugiarse con el rey castellano pensando que podía ganarlo a su causa o admitirlo como vasallo.

Pero lejos de eso, Pedro I el Cruel lo ejecutó balanceándolo con su propia mano en Tablada, cerca de Sevilla, suerte que también corrieron sus seguidores, el 27-VI-1362, tras lo cual envió sus cabezas a Muhammad V, que ya se encontraba en la Alhambra.

VIDAL CASTRO, Francisco, Historia de España Menéndez Pidal, Editada por Espasa Calpe; 2000, Tomo VIII págs. 136-137.