Qasim b. Hammud

Datos biográficos

Califa hammudí: 1018-1021, 1023
Sobrenombre: al Mamun
Fallecimiento: 1023
Predecesor: Abderramán IV
Sucesor: Yahya b. Ali b. Hammud
Sucesor: Abderramán V

Biografía

Al Qasim b. Hammud al Mamun. Segundo califa hammudí de Córdoba (1018-1021, 1023). Hermano y sucesor de Ali b. Hammud (1016-1018). Sulayman al Mustain (1009, 1013-1016) le había concedido el gobierno de los presidios de Algeciras, Tánger y Arcila; cuando su hermano primogénito, Ali b. Hammud, a su vez gobernador de Ceuta, derrocó y asesinó a Sulayman, al Qasim accedió a la gobernación de Sevilla. Tras el asesinato de Ali b. Hammud (III-1918), fue llamado a Córdoba por la soldadesca beréber, donde llegó seis días después y se proclamó califa con el título honorífico de al Mamun.

A pesar de sus benévolas primeras medidas de gobierno, y del fracaso del pretendiente omeya al trono, Abderramán IV, proclamado califa en Játiva (Valencia) en abril de 1018, y abandonado a su suerte por sus aliados en Guadix (Granada), la tensa situación social y política del califato —en lo que influyó quizá la convicción de que profesaba el chiísmo en la intimidad— le llevó a recurrir al apoyo de mercenarios negros, que reclutó en el N. de África y que utilizó como guardia de corps, así como de jefes eslavos.

La postergación de los beréberes incitó a estos a ofrecer su apoyo a sus dos de sus sobrinos, Yahya Ali b. Hammud e Idris, hijos de Ali b. Hammud, gobernadores de Tánger y Málaga, respectivamente. Yahya Ali b. Hammud tomó la decisión de intervenir; poco antes de su entrada en Córdoba, al Qasim se refugió en Sevilla (VII-1021), donde sus habitantes lo proclamaron amir al muminin (príncipe de los creyentes), mientras Yahya Ali b. Hammud se intitulaba califa. No obstante, Yahya pasó por las mismas dificultades internas que su predecesor, y se vio obligado a refugiarse en Málaga, circunstancia que al Qasim aprovechó para regresar al trono califal (II-1023).

Meses después, una nueva insurrección ciudadana, que al Qasim se vio impotente para frenar, provocó una nueva huída del hammudí (IX-1023), esta vez a Jerez de la Frontera. Yahya Ali b. Hammud, enterado del asunto, sitió la ciudad gaditana, prendió a al Qasim y lo encarceló, junto a dos de sus hijos, en Málaga, donde pocos años después lo asesinó.

VARIOS AUTORES, Gran Enciclopedia de España, Ed. Enciclopedia de España, 2003, tomo XVIII pág. 8494.