Yaqub Yusuf II

Datos biográficos

Califa almohade: 1213-1224
Fallecimiento: 1224
Predecesor: Abd Allah al Nasir
Sucesor: Abd al Majlu

Biografía

Califa almohade 1213-1224. Yusuf al Mutansir bi-llah, hijo y sucesor de Abu Abd Allah al Nasir. Tenía catorce años de edad cuando su padre, después de la inapelable derrota almohade en las Navas de Tolosa (Jaén, 16-VII-1212), lo dejó encargado del gobierno de al Andalus antes de retirarse a Fez (Marruecos), donde murió poco después. Así, al acceder al califato, su inexperiencia y juventud fueron caldo de cultivo propicio para que continuara la desmembración del poder almohade que se había iniciado décadas antes.

Por un lado, aumento la influencia de los visires y las diversas facciones de la familia gobernante; por otro, se dejó sentir la cada vez mayor independencia de los gobernadores de las provincias andalusíes, mientras las agitaciones de inspiración fatimí y la disidencia cada vez menos encubierta de los bereberes meriníes del Magreb paralizaban el gobierno de los almohades. Este soberano y los siguientes vieron el desmembramiento del imperio almohade.

En el Magreb había surgido un nuevo movimiento religioso movido por el hambre; los benimerines o meriníes. Eran tribus beduinas de la confederación zanata. En 1216, acuciados por el hambre, atravesaron el río Mulaya y se lanzaron a las ricas planicies marroquíes de Fez, Taza, Mequinez, etc., derrotando a los desmoralizados gobernadores y convirtiéndolos en tributarios. Provocarán el colapso de la vida urbana. Tardarán bastante en tomar la capital Marrakech en 1268 y en Timmallal, en el año 1269, darán fin al Imperio almohade.

Durante el reinado de Yusuf, Marruecos cayó en la anarquía y empezó la revuelta meriní. A su muerte en el año 1224, en circunstancias oscuras y sin descendencia, se abrió la puerta para la disgregación de la administración almohade, con el surgimiento de diversos cabecillas y pretendientes al trono, y el florecimiento de los Ibn Hud e Ibn Nasr en Andalucía y de Ibn Mardanis en Valencia y Murcia. Le sucedió al Majlu, gracias al apoyo del visir Ibn Gami de Marrakech.

Varios Autores, Gran Enciclopedia de España, Ed. Enciclopedia de España, 2003, tomo XXII pág. 10962.