Ambrosio O'Higgins

Retrato de Ambrosio O'Higgins

AMBROSIO O'HIGGINS, virrey del Perú (?-1801; 1796-1800) [Irlanda-Lima]. Barón de Ballenar y marqués de Osorno. Vino de niño a España al cuidado de un tío suyo, de la Compañía de Jesús, de la casa profesa de Cádiz, para que siguiera la carrera eclesiástica; pero no sintiendo inclinación por ella fue enviado a América. Parece ser que antes de llegar al Perú estuvo en Venezuela y en Nueva Granada. En Lima se dedicó al comercio; pero no debió prosperar, porque pasó en seguida a Chile, donde aparece en Santiago, hacia 1755. ofreciendo al presidente y capitán general don Manuel Amat un proyecto de comunicaciones entre Chile y Mendoza, a base de la construccion de ventas o paradores, donde descansaran y relevaran caballerías los correos y viajeros, proyecto que fue ejecutado.

Según otras noticias, dice Mendiburo, fue de España a Buenos Aires, y de aquí a Chile por Mendoza, pasando la cordillera, cuyo viaje fue la causa del citado proyecto; llegó a Chile en 1763 como ingeniero, figurando como capitán de caballería, distinguiéndose notablemente en la persecución de los indios. conteniendo sus incursiones, recuperando pueblos y territorios perdidos, repoblándolos; por todo lo cual fue nombrado gobernador y comandante de Concepción, en cuyos cargos consolidó su prestigio, siendo ascendido a coronel en 1777, a propuesta del virrey Amat, y, poco después, a brigadier, por indicación del virrey marqués de Croix, quien. al crearse las intendencias le puso al frente de la de Concepción en 1786.

Al pasar por los puertos de Chile ascendió y agasajó la expedición de La Perouse, aconsejando entonces O'Higgins la conveniencia de organizar una comisión científica española que diera la vuelta al mundo, como así se hizo con la expedición dirigida por Malaspina.

Fundó la población de San Ambrosio de Ballenar por lo que se le dio el título de Barón de Ballenar.

En 1789 fue ascendido a mariscal de campo y a presidente y capitán general de Chile por justa gracia debida a Godoy, protector suyo, quien le otorgó más tarde el título de marqués de Osorno, por haber reconstruido esta ciudad destruida por los araucanos. Contribuyó eficazmente a extinguir las encomiendas, mejoró las obras de fábrica en el camino de Santiago a Mendoza, que él primeramente planteó, y el de Valparaíso; construyó en este puerto el fuerte que se llamó del Barón.

En 1794 fue nombrado teniente general, y en 1796, virrey del Perú.

Como virrey protegió la Universidad, fortificó los puertos y reorganizó las fuerzas armadas en previsión de ataques ingleses; fomentó los trabajos en los telares y el cultivo de la cochinilla para los tintes; reconstruyó y mejoró notablemente el camino de Lima al Callao con ayuda del Consulado de Comercio; ocupó las islas de los Galápagos, que servían de abrigo a los piratas, y socorrió a los pueblos del reino de Quito, arruinados por el terremoto de 1797.

En su tiempo se terminaron las torres de la catedral, el enlosado de las calles y el empedrado de los portales de la plaza de Lima, y se construyó un canal de mucha utilidad en Huancavelica.

Falleció en Lima, en 1801, siendo enterrado en San Pedro.

Según Lavalle, O'Higgins era hombre más acostumbrado a los campamentos que a las cortes, más de gabinete que de salón... Fue, sin duda, de mucha energía, de alma muy entera y de muy recto sentido... Fue uno de los notables mandatarios que tuvo el Gobierno español en sus colonias de América .J. T. 86 N.Z.

TUDELA DE LA ORDEN, José, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. N-Z, pág. 86.