Francisco de Toledo

Virrey del Perú: 1569-1580

Nacimiento: 1515

Fallecimiento: 1582

Biografía

Retrato de Francisco de Toledo.Retrato de Francisco de Toledo

TOLEDO, Francisco de (1515-1582) [Oropesa-Escalona]. Célebre virrey del Perú de grandes virtudes políticas, por lo que ha merecido ser llamado por sus biógrafos el Solón peruano. Hijo segundo del conde de Oropesa, fue caballero de Alcántara; se distinguió mucho en las guerras sostenidas en África y Europa por Carlos I y Felipe II, del que era mayordomo. Peleó en Túnez, Argel, Italia; fue designado por Felipe II, a fines de 1568, para ocupar el virreinato del Perú, entrando en Lima para tomar posesión de su gobierno un año más tarde (28-XI).

Es difícil encontrar en la lista de los virreyes otro que, como él, impulsara con tanto ahínco la labor colonizadora y desarrollase, en conjunto, una tal labor de atracción de los indios. No le faltó tampoco la serenidad necesaria para castigar duramente las rebeliones que, acaudilladas por Diego de Mendoza, Osorio, etc., ponían en trance de guerra civil el territorio.

Uno de sus primeros trabajos consistió en recorrer todo el virreinato, visita que duró dos años, para hacerse cargo de los problemas que tenía planteados. Gracias a ello pudo poner buen orden en la maltrecha administración estableciendo, al tiempo, por medio de unas ordenanzas, un sistema de gobierno local que perduró hasta el siglo XVIII. Se ocupó de dar a los indios una organización autónoma, agrupándolos en cabildos al frente de los cuales puso un cacique o curaca. Dictó medidas para cortar los abusos de los encomenderos sobre los indios, reglamentando el trabajo de estos, especialmente en las minas, cuya industria había fomentado grandemente al introducir en Potosí el método de beneficiar la plata mediante mercurio. Implantó la Inquisición, creada allí en 1569, y que fue erigida el 29 de enero de 1570. En la espinosa cuestión de las encomiendas, se inclinaba por la concesión de algunas perpetuas a un limitado número de personas de calidad.

Entre las ciudades que fundó se cuentan Cochabamba y Oropesa, y también mandó construir hospitales e impulsó los conocimientos geográficos del país, ordenando hacer mapas, que dirigió Sarmiento de Gamboa, nombrado por el virrey jefe de una escuadra que se formó en 1579 para combatir a los corsarios ingleses que realizaron varias correrías contra las costas del Perú. Fruto de las informaciones que mandó llevar a cabo detalladamente sobre el legítimo señorío de los Incas resultó la Historia Indica del mismo Sarmiento (1572), en que se trató de demostrar que los Incas habían sido conquistadores y usurpadores, lo que estaba en relación con el problema de los justos títulos. A su vez el virrey redactó unas Informaciones, resumen de las obtenidas en el país, mediante minuciosas averiguaciones y testimonios de indios competentes y con análoga finalidad.

El más grave error que se achaca a Francisco de Toledo es la muerte del Inca Tupac-Amaru, a quien procesó y mandó ejecutar al no doblegarse a salir de la corte de Vilcabamba, que consideraba como una ladronera y cabeza de lobo (1572). Dicha muerte impresionó muy desfavorablemente, y hasta el propio rey se lo reprochó años más tarde, según se ha dicho, pero parece inexacto. Los Incas del Cuzco, y con ellos don Carlos Inca, iniciaron una conjura en relación con Tupac Amaru, por lo que el virrey los hizo deportar a Nueva España, pero no llegaron a salir por la opinión de la Audiencia, confinándoseles en Lima y más tarde regresaron al Cuzco.

En 1571, después de haber solicitado en diversas ocasiones el relevo que se le negó, entregó el gobierno a Martín Enríquez de Almansa, nombrado para sucederle, regresando a España, donde no fue bien recibido, siendo desterrado de la corte y muriendo años después. Coinciden los historiadores en enjuiciar favorablemente la labor de este virrey, diciendo que, pese a los errores que cometió, Toledo es uno de los más completos gobernantes que España ha tenido en AméricaL. Hernández Alonso, Virreinato del Perú; véase también la decisiva obra deRoberto Levillier, Don Francisco de Toledo, supremo organizador del Perú, tres volúmenes, M., 1935.

BRAVO, Pedro, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. N-Z, págs. 778-779.