Payo Enríquez de Ribera

Virrey de Nueva España: 1673-1680

Nacimiento: ¿?

Fallecimiento: 1684

Biografía

Retrato de Payo Enríquez de Ribera.Retrato de Payo Enríquez de Ribera

ENRÍQUEZ DE RIBERA, Payo (?-1684) [Sevilla-Obispado de Ávila]. Arzobispo de México y virrey de Nueva España desde 1673 a 1680, era hijo bastardo de don Fernando Afán de Ribera, duque de Alcalá y adelantado mayor de Andalucía. Ingresó, en Sevilla, en la Orden de San Agustín. Fue profesor de Teología en los conventos de Burgos, Valladolid y Alcalá. En 1657 fue elegido obispo de Guatemala, y en 1673 obispo de Michoacán, no llegando a tomar posesión de este obispado por haber sido nombrado arzobispo de México en 1668. En diciembre de 1673 se hizo cargo del virreinato de Nueva España por pliego de mortaja al fallecer su antecesor el duque de Veragua y de tal manera supo templar la justicia con la mansedumbre, y la liberalidad con la economía, que su gobierno servirá de ejemplo para siglos verdaderosP. Cavo, Los Tres siglos de México, México, 1852, pág. 104.

Su primer cuidado fueron las obras públicas; reformó el palacio del gobierno, renovó la calzada de Guadalupe y llevó el agua a este santuario; hizo construir varios puentes y restaurar otros, comienza la reedificación de la iglesia de San Agustín casi destruida por un incendio, acelera las obras del desagüe del Valle y la construcción de la catedral; también hizo obras de reparación en el Castillo de San Juan de Ulúa. En su tiempo comenzó a acuñarse moneda de oro en la ceca (1675), pues antes se remitía a España en tejos.

Durante estos años, los ingleses saquearon Campeche (1678), y una vez más hubo que sofocar rebeliones de indios, especialmente en Nuevo México, donde se sublevó todo el país y se perdió por entonces (1680), sin que pudiera evitarlo el gobernador Antonio de Otermín. Se propuso poblar las Californias y envió a ellas misioneros jesuitas. Tuvo gran empeño en suprimir abusos y poner en vigencia las cédulas en favor de los indígenas. En 1680 renunciaba a las dos dignidades y repartió sus bienes entre los pobres y las iglesias. No aceptando el ofrecimiento que le hacía el rey del obispado de Cuenca y el Consejo de Indias, se retira al convento de Nuestra Señora del Risco en el obispado de Ávila, donde muere.

VILLA, Justa de la - EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. A-E, pág. 1272.