Miguel de la Grúa Talamanca

De Justa de la Villa

Retrato de Miguel de la Grúa Talamanca.Retrato de Miguel de la Grúa Talamanca Branciforte

GRÚA TALAMANCA Y BRANCIFORTE, Miguel de la. Conde de Branciforte, virrey de Nueva España (1794-1798), era siciliano de nacimiento; su encumbramiento representa el favoritismo que reinaba en la corte de Carlos IV. El estar casado con una hermana de Godoy —Mª Antonia — le valió la grandeza de España y el honor de regir uno de los más importantes virreinatos. Tomó posesión el 12 de julio de 1794, y sucedió a Juan Vicente de Güemes, conde de Revilla Gigedo, al que hizo acusar por el municipio de la capital.

Su gobierno se caracterizó por su política de economía personal, encaminándose todos sus actos a satisfacer su codicia. Nombró apoderado para especulaciones al conde de Contamina en cuya casa se puso la almoneda de empleos, que allí se compraban y pujaban como huevos en el mercadoP. Cavo, Los tres siglos de México, México, 1852, pág. 222.

Numerosas anécdotas demuestran hasta qué grado agudizó su ingenio para conseguir ganancias, como la de hacer que su mujer se adornase con corales, haciendo creer que las perlas no tenían valor, y, aprovechando su baja, comprar gran cantidad de ellas. Restablece las milicias provinciales, que su antecesor, don Juan Vicente de Güemes, había disuelto, vendiendo en muchos casos a gran precio las charreteras de oficiales. Alusión a estas rapacidades fue la caricatura que circuló por México con motivo de haberle sido concedido el Toisón de Oro; en ella aparecía el virrey con el collar de la orden en el que había sido sustituido el cordero que acompañaba a las insignias por un gato con las uñas muy afiladas.

La guerra con Francia le dio pretexto para perseguir encarnizadamente a los súbditos franceses, confiscándoles sus bienes y obteniendo beneficios. En su tiempo se colocó en la plaza de armas la estatua ecuestre de Carlos IV, inaugurada en 1800, bella obra de Manuel Tolsá, celebrándose por esta causa brillantes fiestas. Se inauguró el camino de México a Veracruz. Comenzó a producirse una epidemia de viruela en Oaxaca y Tehuantepec, amotinándose el pueblo ante las medidas del intendente, que para evitar el contagio, había aislado con un cordón de tropas a los apestados del resto de la población. Aunque la epidemia se extendió por México, la vacuna y acertadas medidas tomadas por el Gobierno y el vecindario lograron cortarla sin que causara muchas víctimas.

En 1795 se firmó el tratado de paz con los Estados Unidos, resolviendo nombrar una comisión para fijar los límites de ambos países. También se publicó el mismo año el tratado de paz con Francia, a pesar de lo cual se tomaron medidas para impedir que se conociesen en Nueva España los discursos y acuerdos de la Convención. La declaración de guerra entre Inglaterra y España. en octubre de 1796, obligó al virrey a tomar medidas de carácter militar, estableciendo en Orizaba su cuartel general, donde recibió la noticia de haber sido nombrado su sucesor don Miguel José de Azanza, que llegó en mayo de 1798 y tomó allí posesión el día 31.

Las inmoralidades de toda clase realizadas durante su gobierno se sintetizaron en la musa popular que le dedicó los siguientes versos: Aunque el mismo infierno aborte / escogido, un condenado / no podrá ser tan malvado / que te iguale, BranciforteAlcázar Molina, Los virreinatos en el siglo XVIII, Barcelona, Bue nos Aires, 1945, pág. 104. Durante la guerra de la Independencia fue un afrancesado, partidario del rey José.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. F-M, pág. 256-257.