Historia de Paraguay

Índice

Época Prehispánica
Descubrimiento y conquista
El Virreinato
Independencia de Paraguay
Época Independiente

Época Prehispánica

Mapa de Paraguay.Mapa de Paraguay

Dos son los grupos étnicos que habitan las tierras del actual Paraguay, en la región oriental estaban los amazónicos, que ocupaban una larga faja de terreno cuyos extremos eran el Amazonas y el Plata; el otro grupo denominado pampidos, se extendía del oeste del río Paraguay hasta la Patagonia. Racialmente los dos grupos eran bien diferentes. Según Julio C. Chaves Compendio de historia paraguaya, s .a., pág. 24, los amazónicos eran de origen asiático, en cambio los pampidos eran de origen australiano. El río Paraguay era la frontera entre estos dos pueblos que vivían en continuas luchas.

Cuando los españoles llegaron a estas tierras encontraron a los guaraníes, la rama más meridional de la gran familia lingüística guaraní-tupí. Los guaraníes no constituyen una raza individualizada, sino que forman parte de un tipo racial de mediana cultura; su máxima característica es la lengua guaraní y se puede afirmar que son guaraníes todos los indios que hablan el guaraní. Su zona de influencia se extiende desde las cabeceras de Alto Paraguay hasta las islas del Paraná y desde el río Paraguay hasta las costas del Brasil.

Los guaraníes estaban divididos en varios grupos: los canís, el núcleo más adelantado; los tape, los guaraníes de las islas o chandules, los tatines, los chiriguanís y los guarayos.

Sobre el origen de los guaraníes hay dos teorías; una afirma que su origen es el norte del Amazonas, aunque es poco probable; pues hay restos más antiguos en el Paraguay, la segunda teoría afirma que son originarios del Paraguay y de aquí se dispersaron hacia el Norte. El pueblo guaraní no es puro, sino el resultado de la fusión de dos pueblos, los caingag y los guayaquíes; estos dos pueblos habitaron el Paraguay y su superposición produjo el guaraní.

El guaraní es de estatura media, cabeza redonda con poco pelo, anchos hombros, gruesas caderas, manos y pies pequeños. Son apáticos e indiferentes a las emociones, hablan poco, no gritan ni se quejan, están dotados de una gran reserva, pero tienen los sentidos muy agudizados. Su cultura era de tipo neolítico, basada en el cultivo de la tierra; sus principales productos eran: la mandioca, el maíz, la batata, el zapallo, el maní, el algodón. Sus viviendas, construidas de troncos y hojas, servían a toda la familia; una aldea se componía de seis a nueve casas. Practicaban la antropofagia con carácter ritual y solo con los prisioneros de guerra. Vivían casi desnudos y gustaban de embriagarse. Eran buenos tejedores y alfareros y construían excelentes canoas de grandes dimensiones. Practicaban la monogamia. Su religión carecía de culto y de templos y creían en la inmortalidad del alma. Gustaban mucho de los hechizos, por lo que los brujos ocupaban un lugar preponderante en la sociedad.

Al frente de cada aldea había un mburuvicha, cargo que a veces era hereditario y otras electivo. El poder se repartía entre este y un Consejo de ancianos y padres de familia. No estaban ligados a la aldea, por lo que podían abandonarla cuando desearan. Posiblemente esta fue la causa de que sus ideas políticas no alcanzaran un estado más avanzado. Eran excelentes guerreros y se aliaron con agrado a los españoles desde el primer momento con el deseo de hacer la guerra a otros pueblos americanos.

SEGURA GRAÍÑO, Cristina, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 169.