Historia del Panamá

  1. Descubrimiento y Colonización
  2. Época Colonial
  3. Independencia
  4. Época Independiente

Descubrimiento y Colonización.

Mapa de Centroamérica.Mapa de Centroamérica

Los territorios que hoy conocemos con el nombre de Panamá aparecen ante los ojos de los occidentales cuando, en 1501, Rodrigo de Bastidas desde el Este recorrió la costa del Darién y cuando, en noviembre del año 1502, el almirante Colón llegaba a las costas que denominó Veragua luego de haber descansado en Portobelo y rebasado el río de Santa María de Belén. En estas zonas se encontró cumplidos los dos objetivos que el descubrimiento emparejaba: un nuevo continente y el oro. Colón intentó colonizar estas regiones y establecer una población, pero habiendo perdido dos embarcaciones atacadas por la broma, tuvo que volver a Cuba, quedando las costas y los territorios del interior como algo vago que no se delimitaría bien en las capitulaciones de los conquistadores, ocasionando roces y enemistades por choque de jurisdicciones.

Años más tarde, Alonso de Ojeda y Diego de Nicuesa se encontrarían en Veragua procedentes de las ciudades de San Sebastián de Urabá y de Nombre de Dios, ninguna de las cuales fue un establecimiento afortunado. Fernández de Enciso y los soldados supervivientes de Ojeda fundan en Tierra firme, por consejo de Rodrigo de Bastidas, la ciudad de Santa María de la Antigua de Darién, en la que daría muestras de su habilidad de intrigante y condiciones de mando Vasco Nunez de Balboa al poner bajo su mando a los partidarios de Ojeda y Nicuesa, y marchando descubrir las zonas del Oeste y el Mar del Sur (1513).

Mientras, en España, era nombrado Pedrarias Dávila como gobernador de Panamá, el cual llega el 30 de junio de 1514 al istmo, acabando a poco con el caudillaje de Balboa por la sentencia de Acla. Unificado el poder en su mano, envía una serie de expediciones para rescatar oro, que dan como resultado la fundación de las ciudades de Panamá, en 1519, por el alguacil mayor Gaspar de Espinosa, y la de Natá, en 1520.

Ambas ciudades marcan las rutas que van a seguir las sucesivas avanzadas descubridoras: la del Sur, irá en busca del fabuloso país del Pirú o Birú, y la del Norte, hacia las tierras de Centroamérica. Su fundación menguó la importancia de Santa María del Darién, que, en 1524, estaba desierta.

El descubrimiento de los dos grandes imperios americanos, azteca e incaico, determinan el desenvolvimiento futuro de Panamá, ya que ambos atraerán la corriente descubridora y pobladora con tal intensidad, que la región del istmo quedará reducida a mero camino de paso entre las Antillas y las tierras meridionales. Como esta posición colectora era indispensable y esencial para la marcha hacia el sur, por cédulas de 30 de febrero de 1535 y 2 de marzo de 1537 se fundaba la Audiencia y Chancillería Real de Panamá o Tierra Firme, a la que se agregaban, en 1539, las regiones de Nicaragua, Castilla del Oro y todo el resto del continente austral.

Al pasar el tiempo y asegurarse la conquista del imperio inca, en 1542 se creó la Audiencia de Lima, con lo que se independizaba de la ístmica. Esta, en 1544, era trasladada a Comayagua con el título de Audiencia de los Confines —creada en 1543—, y, en 1549, a Guatemala; pero como el centro estratégico era Panamá, se le restituyó la Audiencia en 1565, con jurisdicción sobre Castilla del Oro, Veragua y Nicaragua, pues Guatemala tenía ya la suya propia.

CORTÉS, Vicenta, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. N-Z, págs. 163-164.

Época Colonial.

Su situación crucial hacía de Panamá el eje de todo el movimiento comercial y administrativo de América del Sur, y era por ello una presa codiciada y rica para los piratas. A través de 15 siglos sufrió los ataques de corsarios, filibusteros y bucaneros de todas las naciones El famoso pirata Drake, que había atacado Nombre de Dios en 1572, atravesado el estrecho de Magallanes y saqueado el puerto del Callao, moría en 1596, al intentar repetir la suerte en Panamá, tras saquear de nuevo Nombre de Dios.

En 1570. John Oxenham atacaba la ciudad de Nombre de Dios y atravesaba el istmo saqueándolo todo. Se hacía necesaria una defensa de estos lugares tan vitales, y para conseguirlo se fundaba y construía, en 1597, Portobelo, a orillas del mar Caribe, muy bien situado y unido por dos hermosas vías a Panamá. A tal puerto llegaban las flotas de galeones españoles a descargar sus mercancías y pasajeros. Se le concedió el privilegio del asiento de ferias, a las que enviaban sus productos todas las regiones del Sur, a lomo de mulas, realizando negociaciones que ascendían a veinte millones de pesos. Cuando la feria terminaba, Portobelo quedaba como deshabitada.

Panamá, su gemela en el otro extremo, era, en 1610, una hermosa ciudad de 500 casas, catedral y numerosas iglesias. Durante los años de 1617 a 1637 sufrió el azote de una sublevación de los indios bugue-bugues, cuyo bandolerismo asoló las poblaciones. Otro de los peligros a los que estuvo expuesta fue el de los incendios, algunos como consecuencia de los ataques piráticos. En 1644 uno la destruyó completamente, y reconstruida de nuevo era pasto de las llamas en 1671, al ser atacada por Morgan, pero, a los tres años, estaba de nuevo construida.

La Audiencia tuvo que enfrentarse con un intento de colonización de una compañía escocesa que hizo sus fundaciones en el Darién. Paterson hizo tres expediciones, desde 1698 al 99, que no tuvieron resultado satisfactorio por la oposición de los españoles y la falta de apoyo del Parlamento escocés.

El siglo XVIII supone, con las reformas de los Borbones, un cambio de sistema: Panamá pierde su Audiencia en 1718 y es incorporado al virreinato del Perú. Vista la lejanía y lo inconveniente de la medida, se volvía a establecer en 1722, pero por poco tiempo, puesto que, en 1739, era sumada al virreinato de Santa Fe y suprimida en 1751. La nueva política de amplificación del comercio y apertura de nuevos puertos, la reorganización de las rutas había hecho desaparecer la importancia del istmo. Portobelo, no obstante, como en tiempos de Morgan, que había cobrado por el rescate 250.000 pesos, seguía siendo esencial, y desde 1739 a 1748, con motivo de la guerra anglo-española, fue atacada por el almirante Vernon (1739), que obtuvo poco provecho y que, al atacar en 1541 a Cartagena, no pudo hacer gala de la medalla que había mandado acuñar por su toma, dada la resistencia de don Blas de Lezo.

Independencia

Panamá no toma parte en las primeras manifestaciones revolucionarias, y fue la sede del virreinato de Santa Fe en 1812. El primer intento emancipador se produce en 1819, cuando los ingleses, al mando de MacGregor, tomaban Portobelo, pero es en 1821 cuando, en la villa de los Santos, se proclama la separación, presentando su adhesión a la Gran Colombia (Colombia, Independencia). Bolívar, a quien siempre obsesionó la situación geográfica del istmo de Panamá, aspiraba a convertirlo en el punto de convergencia de las líneas mundiales de tráfico y centro de una América unida en una federación, y allí convocó, en 1826, el célebre Congreso, que puso de manifiesto la falta de ambiente de sus ideales.

La idea de construir un canal a través del istmo es muy antigua, y surgió ya en el siglo XVI, aunque era imposible en aquella época realizarla por falta de medios técnicos; el pensamiento estaba vivo en el siglo XVIII y, desde luego, después de la independencia.

A mediados del siglo XIX (1835) se hablaba por vez primera de la construcción de un canal por parte de los Estados Unidos, que hasta años más tarde, y resueltas las cuestiones diplomáticas por el tratado de Clayton Bulwer con Inglaterra (1850), que declaró la neutralidad del futuro canal, se formó una compañía francesa que encomendó los trabajos a

Lesseps, el constructor del canal de Suez, quien inició la gigantesca obra en 1883, pero quebró aquella en 1889, continuando lentamente los trabajos otra. Los Estados Unidos decidieron apropiarse el canal, y adquirieron en 1902 los derechos de la compañía francesa, después de haberles reconocido Inglaterra su hegemonía política en él por el tratado de Hay-Paucefote (1900-1901).

Época independiente

En 1855 se creó el Estado federal de Panamá, dividido en siete departamentos, bajo el régimen colombiano. El año 1903 Colombia y Estados Unidos firmaron un tratado por el cual se cedían las obras del canal, que comunicaría los dos Océanos, a Estados Unidos; este canal cruzaría tierras panameñas. Posteriormente los colombianos quisieron revocar este tratado, pero los panameños estaban en favor del canal, cuyas obras fueron fomentadas por el presidente de Estados Unidos, Teodoro Roosevelt. La municipalidad panameña elaboró un acta de independencia y se nombró una Junta de Gobierno, para que desempeñara provisionalmente el poder.

Dicha Junta concedió la construcción del canal y la soberanía de una faja de terreno, denominada Zona del canal de Panamá, a los Estados Unidos; la zona comprendería cinco millas a cada lado del canal. Su construcción concluyó el 15-VIII-1914. La zona se administra por un gobernador nombrado cada cuatro años por el presidente de Estados Unidos; el gobierno reside en Balboa, pero la administración depende directamente de Washington. Todo el territorio de la zona pertenece a la Sociedad del canal.

El primer presidente de la nueva República del Panamá fue Manuel Amador Guerrero (1904-1908); con anterioridad se había promulgado la Constitución y proclamado la independencia (3-XII-1903). Los Estados Unidos reconocieron rápidamente este gobierno; Colombia no reconoció hasta 1921 a Panamá, y entonces se firmó un tratado por el cual se fijaban las fronteras; era entonces presidente de Panamá Ernesto T. Lefevre (1920 1924). En 1926 el presidente Rodolfo Chiari (1924-26) firmó un tratado por el cual Panamá se sometía a la tutela de Estados Unidos.

En los años siguientes se sucedieron los presidentes de escasa personalidad y que se limitaban a seguir los dictados de Estados Unidos. Hubo familias que monopolizaron la presidencia, turnándose en ella. En estos años fueron presidentes: Florencio H. Arosemena (1928-30); Ricardo Alfaro (1931); Harmodio Arias (1932-36); Juan D. Arosemena (1936 1939); Ezequiel Fernández Jaén (1939); Augusto A. Boyd (1939-40); Arnulfo Arias (1940-41); en 1941 se promulgó una nueva Constitución en la que se establecía el período presidencial de seis años: Ricardo A. de la Guardia (1941-45); Enrique A. Jiménez (1945-48) —bajo su presidencia se publicó una nueva Constitución en 1946 que derogaba lo establecido por Arnulfo Arias en la Constitución de 1941 referente al mandato presidencial— Domingo Díaz Arosemena (1948-49); Daniel Chanis (1949); después de Chanis fue de nuevo presidente Arnulfo Arias, que disolvió el Parlamento y derogó la Constitución para volver a ampliar el mandato presidencial a seis años; surgió entonces una violenta oposición y Arias hubo de retirarse, haciéndose con el poder Alcibíades Arosemena (1951-52); bajo el mandato del nuevo presidente, José A. Remón (1952-55), se hizo un nuevo tratado (25-1-55) con Estados Unidos, más favorable a Panamá que el anterior, pero Remón no pudo gozar su triunfo, pues murió asesinado; en su muerte intervino el vicepresidente de la República, José R. Guizado; ocupó entonces la presidencia el segundo vicepresidente, Ricardo Arias Espinosa (1955-56), que a su vez fue también asesinado; a este sucedió Ernesto de la Guardia (1956-60).

El desenvolvimiento económico y social no solo de Panamá, sino de toda América Central, se puede dividir en cuatro períodos:

El poderoso apoyo de Estados Unidos ha servido a Panamá para mantener su economía en una línea ascendente, lo cual se refleja en la creación de su poderosa marina mercante.

SEGURA GRAÍÑO Cristina, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. N-Z págs. 164-166.