Juan Antonio Vizarrón

    Retrato de Juan Antonio Vizarrón.

    Retrato de Juan Antonio Vizarrón


    Biografía

    JUAN ANTONIO VIZARRÓN EGUIARRETA, virrey de Nueva España (1682-1747; 1734-1740). [Puerto de Santa Maria-México]. Arzobispo de México. Fue arcediano de la Iglesia patriarcal de Sevilla y sumiller de cortina del rey. En 1730 era nombrado arzobispo de México y en 1734 se hacía cargo del virreinato por haber sido nombrado para sucederle, en el pliego de mortaja, por don Juan de Acuña.

    Tuvo que llevar a cabo la confiscación de los bienes del marqués del Valle de Oaxaca, descendiente de Hernán Cortés y duque de Monteleón, por haber tomado partido por los imperiales en la guerra que contra ellos sostenía Felipe V en Nápoles. Se vio obligado a luchar con el excesivo contrabando de los ingleses, y como la Armada de Barlovento apresase algunos navíos, surgió un conflicto que estuvo a punto de romper las relaciones de ambos países. Procuró poner remedio a la abundancia de salteadores.

    Prestó auxilio al presidente de Guatemala contra los indios zambos-mosquitos y tuvo que socorrer a California, donde los indios habían asesinado a dos jesuitas y varios soldados. En 1736 se declaró en la parte occidental de México la epidemia conocida con el nombre de Gran matlazahualc, que, extendiéndose con extraordinaria rapidez, causó infinidad de víctimas, especialmente entre los indios. Eficazmente ayudado por las autoridades civiles y eclesiásticas, desplegó el virrey una notable actividad para prestar a la población los más indispensables cuidados y atajar el mal, que, según las estadísticas, causó la muerte de las dos terceras partes de la población de Nueva España. Con motivo de esta peste, fue jurada Patrona la virgen de Guadalupe, primero de la capital (1737) y luego de Nueva España (1740).

    En 1737, un indio de Guaymas conmovió la provincia de Sonora, pretendiendo ser un profeta; el revuelo terminó con el castigo en la horca del culpable, mandado ejecutar por el gobernador de aquel distrito. En 1739 se declaraba una nueva guerra entre Inglaterra y España, amenazando las escuadras inglesas los puertos más importantes de México. El virrey dispuso el aumento de la guarnición de Ulúa y Veracruz y ordenó que las milicias estuvieran dispuestas para acudir donde fueran llamadas. Se rechazó un ataque del almirante inglés Vernon contra Cartagena de Indias.

    En 1740 fue sustituido por don Pedro de Castro y Figueroa, duque de la Conquista, continuando al frente de las archidiócesis hasta su muerte. Como arzobispo se le debe la construcción del palacio arzobispal de México, el Tacuba, y el colegio apostólico de San Fernando, cuya obra fomentó con limosnas. Murió en 1747 y fue enterrado en la iglesia catedral.

    VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. N-Z, págs. 1031-1032.