Los virreyes de México

  1. Antonio de Mendoza (1535-51)
  2. Luis de Velasco (1551-66)
  3. Gastón de Peralta (1566-68)
  4. Martín Enríquez de Almansa (1568-80)
  5. Lorenzo Suárez, (1580-83)
  6. Pedro Moya de Contreras, (1585)
  7. Álvaro Manrique, (1585-90)
  8. Luis de Velasco II, (1590-95)
  9. Gaspar de Zúñiga Acevedo (1595-03)
  10. Juan de Mendoza y Luna, (1603-07)
  11. Luis de Velasco II, (1607-11) (2ª vez)
  12. García Guerra (1611-12)
  13. Diego Fernández (1612-22)
  14. Diego Carrillo de Mendoza (1621-24)
  15. Rodrigo Pacheco y Osorio (1624-35)
  16. Lope Díaz de Armendáriz (1635-40)
  17. Diego López Pacheco (1640-42)
  18. Juan de Palafox y Mendoza (1642-42)
  19. García Sarmiento (1642-48)
  20. Marcos de Torres (1648-50)
  21. Luis Enríquez de Guzmán (1650-53)
  22. Fernández de la Cueva (1653-60)
  23. Juan Leiva de la Cerda (1660-64)
  24. Diego Osorio Escobar (1664)
  25. Antonio Sebastián (1664-73)
  26. Pedro Nuño Colón (1673-73)
  27. Payo Enríquez de Ribera (1673-80)
  28. Tomás Antonio de la Cerda (1680-86)
  29. Melchor Portocarrero (1686-88)
  30. Gaspar de la Cerda (1688-96)
  31. Juan Ortega (1696-97)
  32. José Sarmiento Valladares (1697-01)
  33. Juan Ortega (1701-02) (2ª vez)
  34. Fernández de la Cueva (1702-11)
  35. Fernando de Alencastre (1711-16)
  36. Baltasar de Zúñiga (1716-22)
  37. Juan de Acuña (1722-34)
  38. Juan Antonio de Vizarrón (1734-40)
  39. Pedro de Castro y Figueroa (1740-42)
  40. Pedro Cebrián y Agustín (1742-46)
  41. Juan Francisco de Güemes (1746-55)
  42. Agustín Ahumada y Villalón (1755-60)
  43. Francisco Cagigal de la Vega(1760)
  44. Joaquín de Montserrat (1760-66)
  45. Carlos Francisco de Croix (1766-71)
  46. Antonio María de Bucarelli (1771-79)
  47. Martín de Mayorga (1779-83)
  48. Matías de Gálvez (1783-84)
  49. Bernardo de Gálvez (1785-87)
  50. Alonso Núñez de Haro (1787-87)
  51. Manuel Antonio Flórez (1787-89)
  52. Juan Vicente de Güemes (1789-94)
  53. Miguel de la Grúa Talamanca (1794-98)
  54. Miguel José de Azanza (1798-00)
  55. Félix Berenguer (1800-03)
  56. José de Iturrigaray (1803-08)
  57. Pedro de Garibay (1808-09)
  58. Francisco Javier de Lizana (1809-10)
  59. Francisco Javier Venegas (1810-13)
  60. Félix María Calleja (1813-16)
  61. Juan Ruiz de Apodaca (1816-21)
  62. Francisco Novella (1821-21)
  63. Juan O´Donojú (1821-21)

Gastón de Peralta

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1566-1568
Nacimiento: 1510
Fallecimiento: 1580

Biografía

Retrato de Gastón de Peralta.Retrato de Gastón de Peralta

PERALTA, Gastón de (1510-1980) Navarra-Valladolid). Marqués de Falces de Peralta. Tercer virrey de Nueva España y primero al que se dio el tratamiento de excelencia. Tenía sangre real y grandes méritos hechos en la guerra y en la política. Fue nombrado virrey en 1566. Llegó a Veracruz el 17 de septiembre de este año, causando no poca extrañeza que no entrase en la capilla hasta el 19 de octubre, cuando la sublevación del marqués del Valle de Oaxaca, don Martín Cortés, hijo del conquistador, y las enérgicas medidas tomadas por la Audiencia reclamaban urgentemente su presencia. Esta tardanza y su benevolencia posterior hicieron sospechosa su fidelidad al monarca.

Su primer cuidado fue avocarse el conocimiento de la causa, por ser el asunto más importante que existía. Suspendió la ejecución de los presos, enviando a España en calidad de detenidos al marqués del Valle y a otros importantes procesados. Disgustados los oidores, interceptaron las cartas en que Peralta daba cuenta de su proceder a Felipe II, enviando en su lugar toda clase de acusaciones contra él, incluso la de querer alzarse con el reino, aprovechando la inquietud de los ánimos y aunque la denuncia carecía de fundamento motivó su sustitución en 1508.

Durante el corta gestión abrió un hospital para viejos inválidos, convalecientes y locos. Entregó el gobierno al visitador don Martín Muñoz, que, sometiéndole a juicio de residencia, le obligó a retirarse a España a dar cuenta de su comportamiento. Fue bien recibido por el rey, que oyó benignamente sus cargos, creyendo en la rectitud y oportunidad de su conductaOrozco y Berra, Historia de la dominación española en México, t. II. pág. 253, México, 1938. En premio a sus servicios toe nombrado condestable de Navarra.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 219.

Lorenzo Suárez de Mendoza

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1580-1583
Nacimiento: ?
Fallecimiento: 1583

Biografía

Retrato de Lorenzo Suárez de Mendoza.Retrato de Lorenzo Suárez de Mendoza

SUÁREZ DE MENDOZA, Lorenzo (?-1583) [?-México]. Conde de la Coruña. Virrey de México de 1580 a 1583. Hizo su entrada en el virreinato con inusitada pompa en octubre de 1580. Pronto se captó las simpatías de la colonia por su carácter afable y recto. Su avanzada edad no le permitió gobernar durante mucho tiempo ni desarrollar los planes de reforma que inició con gran energía. Se propuso suprimir los abusos que se cometían en la administración y no creyéndose con bastante autoridad para reprimirlos pidió al rey una visita de los tribunales, asegurándole que si no disputaba un juez de autoridad que reformara los abusos, la justicia sería venal y las rentas reales se las apropiarían los que las manejabanP. Andrés Cavo, Los tres siglos de México, México, 1852, página 65.

Fue nombrado como visitador el obispo don Pedro Moya de Contreras. Durante el gobierno de Suárez de Mendoza se estableció el Tribunal del Consulado, que tuvo la dirección de las ferias y negocios de comercio, aumentado considerablemente por la concurrencia de mercaderes de Asia, América y Europa, de forma que los puertos de Veracruz y Acapulco se habían hecho emporios célebres. En la jurisdicción de este tribunal se comprendieron Nueva España, Nueva Vizcaya, Nueva Galicia, Guatemala en Soconusco y Yucatán. Murió el 19 de junio de 1583, siendo depositado su cadáver en San Francisco y más tarde trasladado a España al sepulcro de sus antepasados.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 699.

Pedro Moya de Contreras

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1585
Nacimiento: ¿?
Fallecimiento: 1591

Biografía

Retrato de Pedro Moya de Contreras.Retrato de Pedro Moya de Contreras

MOYA DE CONTRERAS, Pedro (?-1591) [Córdoba Madrid]. Arzobispo de México y virrey de Nueva España Estudió cánones en Salamanca, fue maestresala de la iglesia de Canarias e inquisidor en Murcia. En 1571 pasó a México con encargo de establecer el Santo Oficio de la Inquisición, llegando a reunir las tres magistraturas más altas del virreinato. En 1573 era elegido arzobispo, en 1583 recibía los despachos del visitador, asumiendo una autoridad sin límites, en septiembre de 1585, cuando por muerte de don Lorenzo Suárez de Mendoza, se le ordenaba encargarse del gobierno. Ocupó el cargo de virrey hasta octubre de 1585, en que era sustituido por don Álvaro Manrique de Zúñiga.

Fue para él motivo de preocupación y solicitud la instrucción de los indios, que siempre contaron con su protección paternal. Convocó el tercer concilio mexicano, al que concurrieron varios obispos; sus cánones se adaptaron al Concilio de Trento, salvo modificaciones especiales, para acoplarse a las circunstancias de la Iglesia indígena. En él quedó restablecida la disciplina eclesiástica. Fue aprobado por el Consejo de Indias y por Sixto V. En 1589 pasaba a España, haciéndose cargo, en enero de 1591, de la presidencia del Consejo de Indias. Estaba propuesto para patriarca cuando, en diciembre de este mismo año, moría en Madrid, tan pobre que Felipe II hubo de pagar el entierro por cuenta del Estado.

Fue sepultado en la iglesia parroquial de Santiago. Dícese que cuando el rey supo su muerte dijo estas memorables palabras; Hoy ha muerto la Verdad en mi reino y uno de los que más bien ha hecho en élMariano Cuevas, Historia de la Iglesia en México, México, 1922, página 73. Dejó escritas unas Anotaciones ad Libros Doctoris Francisci Hernandez de Christiana Methodo quae loca explicant pouco dificiliaria que existían en el tomo V del famoso naturalista. La colección Cartas de Indias (Madrid, 1877) contiene algunas de este arzobispo que amplían su vida y no carecen de interés histórico.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo F-M, pág. 1140.

Martín Enríquez de Almansa

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1568-1580
Virrey del Perú: 1580-1583
Nacimiento: ¿1510?
Fallecimiento: 1583

Biografía

Retrato de Martín Enríquez de Almansa.Retrato de Martín Enríquez de Almansa

ENRÍQUEZ DE ALMANSA, Martín (?-1583) [¿?-Lima]. Virrey de Nueva España y del Perú en el siglo XVI, gobernó en México después de 1568 hasta 1580, siendo uno de aquellos hombres que por su inteligencia y benéficas aptitudes dio honra y prez en América a la dominación españolaBaronesa de Wilson, México y sus gobernantes, Barcelona, 1910. pág 71. Inauguró su mando al llegar a Veracruz, desalojando a los corsarios ingleses habían instalado en la isla de los Sacrificios desde donde amenazaban las costas y el comercio.

Poco después de su llegada, tuvo que mediar en las disensiones ocurridas entre franciscanos y clérigos. En 1570 combatió a las belicosas tribus indias del interior y estableció en el camino de Zacatecas los presidios de Ojuelos y Portezuelos, y para defender de los guachichiles el departamento de Guanajuato fundó la villa y penal de San Felipe. Durante su mando se fundaron también otras ciudades como San Luis de Potosí, el hospital de San Hipólito y una serie de templos, conventos y escuelas. En 1571 se instaló el tribunal de la Inquisición, siendo primer inquisidor don Pedro Moya Contreras, recién llegado de España, y poco después de autorizaba la entrada a la Compañía de Jesús (1572).

En 1573 se comenzaba a edificar la catedral de México. La implantación de las alcabalas (1577) fue una de sus medidas de más repercusión, y aunque encontró en los mercaderes gran resistencia, no por ello las suprimió en vista de la altura a que había llegado el comercio.

La peste llamada de matlazahualt, aparecida en 1576, hizo numerosas víctimas entre los indios -se dice que más de dos millones, cifra probablemente muy exagerada-, preocupando seriamente al virrey, que les libró de los tributos, menguó su trabajo y publicó una ley conocida por Tanda para que fueran bien pagados los trabajadores de minas y obras públicas, siendo sustituidos por otros cada mes y no volviendo a trabajar hasta pasado un año. En 1580 el exceso de lluvias provocó una inundación en la capital por las aguas de la laguna, por lo que se proyectó un desagüe, no llevado a cabo entonces,

En 1580 fue trasladado al virreinato del Perú, sucediendo al famoso virrey don Francisco de Toledo; su gobierno fue corto; los únicos sucesos memorables fueron los diversos movimientos sísmicos; en el de 1582 se derrumbaron 300 casas en Arequipa, resultando muchas personas muertas y heridas. El virrey atendió activamente a remediar la situación y ordenó la reconstrucción de las poblaciones castigadas.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo A-E, págs. 1270-1271.

Álvaro Manrique de Zúñiga

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1585-1590
Nacimiento: ¿1535?
Fallecimiento: 1596

Biografía

También Alonso Manrique de Zúñiga. Militar castellano, vasco por línea materna, murió en Madrid hacia 1596. I marqués de Villamanrique, hermano del duque de Béjar. VII virrey de Nueva España, cargo en el que sucedió a Pedro Moya de Contreras, debió afrontar durante su mandato diversos conflictos internos y numerosas incursiones piratas. para hacer frente a estas últimas, llamó a las milicias y ordenó que las naves ancladas en Acapulco estuvieran listas para entrar en combate; sin embargo, no pudo impedir que algunos galeones, como el Santa Ana, cayeran en manos de los corsarios ingleses Cavendish y Drake antes de la retirada de estos.

Su gobierno, por otra parte, fue un foco de constantes enfrentamientos y tensiones internas. En el inicio de su mandato (1586) se enfrentó a agustinos, dominicos y franciscanos, al exigir el cumplimiento de una Real Cédula que no había aplicado el virrey Enríquez de Almansa, según la cual debían secularizarse los curatos; tras apelar al rey y al Consejo de Indias, los religiosos obtuvieron la abolición de la orden.

Más tarde disputó a la Audiencia de Guadalajara la jurisdicción de unos territorios que, según aquella, le pertenecían, circunstancia que dio lugar a una serie de disturbios que pudieron haber desembocado en una guerra civil. Felipe II, informado de estos sucesos, decretó la suspensión de su virreinato y nombró a Luis de Velasco como su sucesor en el cargo.

El obispo de Tlaxcala, nombrado visitador, se encargó se instruir el proceso abierto contra Manrique. Por la sentencia, que resultó extremadamente severa debido a los resentimientos particulares, le fueron embargados todos sus bienes —incluso las ropas de su mujer—, que no logró restituir, ni siquiera tras su regreso a España.

Luis de Velasco II

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1590-95 y 1607-11
Nacimiento: 1539
Fallecimiento: 1616

Biografía

Retrato de Luis de Velasco II.Retrato de Luis de Velasco II

VELASCO Y CASTILLA, Luis de (1539-1616) [Carrión-Sevilla]. Hijo del anterior, fue virrey de Nueva España desde 1590 a 1595. Para contener a los chichimecas hizo fundar San Luis de la Paz y estableció colonias de tlaxcaltecas, por su lealtad, en comarcas de Jalisco, Guanajuato, Zacatecas y San Luis de Potosí. Para acudir a los apuros de la Hacienda real duplicó el tributo indio, como préstamo forzoso, abonable en siete reales y una gallina, pero ocurrió que eran adquiridas las aves por los blancos y revendidas más caras. Hizo que el Ayuntamiento plantase una alameda como paseo público y abrió fábricas de tejidos.

Preparó la expedición a Nuevo México al mando de Juan de Onate, pero fue sustituido por don Gaspar de Zúñiga, conde de Monterrey, nuevo virrey. Pasó al virreinato del Perú, donde tomó posesión el 24 de junio de 1590, sustituyendo a don García Hurtado de Mendoza. Sufrió muchas adversidades, como erupciones volcánicas, que causaron muchos daños en Arequipa; la rebelión de los araucanos en Chile, teniendo que acudir a someterlos Francisco de Quiñones; y ataques de los piratas, enviando contra ellos una escuadra mandada por su hermano Juan de Velasco, que pereció en una tormenta.

Le sucedió en 1604 el mismo conde de Monterrey, volviendo Velasco al virreinato de Nueva España, como sucesor del marqués de Montes Claros. Del Perú pasó de nuevo al virreinato de Nueva España en 1607. Recibió el título de marqués de Salinas (1609). Por haber ocurrido otra inundación en la capital, hizo que se emprendiese el desagüe por el canal de Huehuetoca, por el ingeniero Enrico Martínez. Reprimió una rebelión de negros en Orizaba y al someterse se les agrupó en el nuevo pueblo de San Lorenzo. En 1611 tuvo lugar el viaje de Sebastián Vizcaíno al Japón. En este año cesó Velasco, nombrado presidente del Consejo de Indias, haciéndose cargo del gobierno el arzobispo fray García Guerra. Murió en España en 1616.

VILLA, Justa de la - EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 922.

Gaspar de Zúñiga y Acevedo

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1595-1603
Virrey del Perú: 1603-1606
Nacimiento: 1560
Fallecimiento: 1606

Biografía

Retrato de Gaspar de Zúñiga y Acevedo.Retrato de Gaspar de Zúñiga y Acevedo

ZÚÑIGA Y ACEVEDO, Gaspar de (1560 -1606) [Monterrey (Galicia)-Perú]. Conde de Monterrey. Estudió con los jesuitas y sirvió a Felipe II en la corte y en la campaña de Portugal. Fue virrey de Nueva España (1595-1603) y posteriormente del Perú. En México sustituyó a Luis de Velasco (II). Durante su primer virreinato se organizó la expedición a las Californias, realizada por Vizcaíno, que descubrió el litoral de la Alta California, donde se dio el nombre del virrey a la bahía. Fue fundada también la villa de Monterrey (1596). Fomentó la exploración de Nuevo México, llevando a cabo la conquista Juan de Oñate.

Se distinguió por el trato cristiano que dispensó a los indios. Se sublevaron los indios Topia, por los abusos y malos tratos, logrando someterlos pacíficamente el obispo de Guadalajara, Alonso de la Mota Escobar. En su tiempo murió Felipe II. Se trasladó Veracruz a su actual emplazamiento (1600). Dio nuevas órdenes para que los indios se agruparan en pueblos y salieran de las montañas, con fines religiosos y fiscales, lo que promovió agitaciones.

Fue a continuación virrey del Perú, sucediéndole en México don Juan de Mendoza y Luna, marqués de Montesclaros. Pero Zúñiga murió ya en 1606 y por sus enfermedades no pudo desarrollar una actuación señalada, destacándose por su caridad y piedad y la falta de recursos que honradamente se vio a su fallecimiento. Le sucedió en 1607 el mismo Montesclaros.

VILLA, Justa de la - EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 1079.

García Guerra

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1611-1612
Nacimiento: ?
Fallecimiento: 1612

Biografía

Retrato de García Guerra.Retrato de García Guerra

GUERRA, García (?-1612) [Frómista (Palencia) - México). Arzobispo de México y virrey de Nueva España (1611-1612). Toma el hábito de la Orden de Predicadores en el convento de Valladolid del que fue después prior y maestro. Felipe III le designó, en 1607, para el arzobispado de México, y en junio de 1611 se hacía cargo del virreinato. Fue un sacerdote virtuoso y un gobernante celoso del cumplimiento de su deberBaronesa de Wilson, México y sus gobernantes, Barcelona, 1910, pág. 105. Se dedicó asiduamente al despacho de los negocios.

Durante su mando se registra un terremoto que derribó algunos edificios de la ciudad, extendiéndose por una parte considerable de Nueva España. Se ocupó de los gastos hechos para el desagüe, enviando un informe al rey sobre el estado de la obra y si aseguraría la tranquilidad de la ciudad, siempre temerosa de inundaciones. Quiso cumplir las disposiciones del monarca para que los indios volviesen a disfrutar de sus antiguas tierras y haciendas, requiriendo a los que las tenían sin autorización para que las devolviesen; también se preocupó para que no se les despojara de los lugares que ocupaban en las nuevas fundaciones.

Un golpe que se dio al subir a su coche le causa una enfermedad de la que muere en febrero de 1612, siendo enterrado con la pompa que correspondía a los cargos que desempeñaba. El mejor elogio de este arzobispo es que nadie se quejó de su gobiernoP. Cavo, Los tres siglos de México, México, 1852, pág. 79. El novelista Mateo Alemán, que residía entonces en México, escribió los Sucesos de don fray García Guerra, arzobispo de México, México, 1613.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo F-M, págs. 281-282.

Juan de Mendoza y Luna

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1603-1607
Virrey del Perú: 1607-1615
Nacimiento: 1571
Fallecimiento: 1628

Biografía

Retrato de Juan de Mendoza y Luna.Retrato de Juan de Mendoza y Luna

(Guadalajara, 1571-Madrid, 1628). MENDOZA Y LUNA, Juan de, marqués de Montesclaros (1571-1628) [Guadalajara-Madrid]. Nombrado virrey de Nueva España, en sustitución de don Gaspar de Zúñiga, conde de Monterrey, tomó posesión el 27 de Octubre de 1603. Al año siguiente ocurrió una gran inundación en la capital, que hizo pensar en su traslado a Tacubaya, desistiénose por su coste y por no perder el valor de lo edificado, por lo que se proyectaron obras de desagüe (Martínez, Enrico), aunque por sus dificultades no se atrevió Mendoza a emprenderlas; también se comenzó un acueducto para traer el agua de Chapultepec (1606); en 1605 se concedió a los indios libertad para ir a habitar en sus tierras.

Cesó el 20 de julio de 1607, sucediéndole don Luis de Velasco, el II. Al salir supo que más de 44 caballeros le habían acusado ante la audiencia por no haberles dado los empleos como descendientes de conquistadores. Quiso regresar para castigarlos, pero el Consejo de indias hizo prenderlos y se resolvió que los cargos se dieran según la capacidad de los pretendientes, ya que había descendientes de conquistadores que eran mestizos.

Trasladado al Perú, sustituyó aquí igualmente a conde de Monterrey, muerto el año anterior. Tomó posesión el 21 de diciembre de 1607 y en el Perú tuvo ocasión de efectuar una labor provechosa y eficaz. Logró aumentar la producción de las minas de Huancavelica, casi duplicando la obtención de azogue y la de oro de Chala; hizo construir un puente entre Lima y su arrabal de San Lázaro, fomento obras obras públicas, dio ordenanzas para los artesanos y otras medidas beneficiosas; en su tiempo, se erigió en metropolitana la iglesia de Chuquisaca, se crearon los obispados de La Paz, Guamanga y Arequipa y se creó la Audiencia de Chile.

Tuvo que hacer frente al problema del indio, sometido a la mita y al servicio personal para satisfacer sus deudas y aconsejó al rey la supresión del último; prohibió el trabajo en común de negros esclavos e indios en obrajes e ingenios de azúcar. Igualmente prohibió empadronar yanuconas y vigorizó las disposiciones de la época del virrey Velasco, que los declaraban libres. Cesó el 18 de Diciembre 1615. sucediéndole don Francisco Borja, príncipe de Esquilache.

EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo F-M, pág. 1008.

Diego Carrillo de Mendoza

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1621-1624
Nacimiento: ¿?
Fallecimiento: 1636

Biografía

Retrato de Diego Carrillo de Mendoza.Retrato de Diego Carrillo de Mendoza

CARRILLO DE MENDOZA Y PIMENTEL, Diego. Marqués de Gelves y conde de Priego, virrey de México (1621-1624), desde los primeros días de su gobierno se dedicó a reorganizar y moralizar la administración, que había encontrado en muy mal estado. Funda en la Universidad una cátedra de cirugía. Persigue a los ladrones que infestaban los caminos, consolidando la seguridad pública. Se preocupó también de la Hacienda pública y se opuso al monopolio del maíz en contra de los intereses de muchas personas influyentes que se le pusieron enfrente. Suspendió en 1622 las obras de desagüe de la laguna por creerlas inútiles, pero sobrevino una inundación que contribuyó a su descrédito, aumentando el descontento al año siguiente por la carestía de los víveres.

Lo más destacado de su gobierno fue el altercado con el arzobispo de México, Juan Pérez de la Serna. Dícese que el virrey era hombre inflexible en sus acuerdos, pero el arzobispo de la Serna no lo era menos en lo que creía sus derechosBaronesa de Wilson, México y sus gobernantes, Barcelona, 1910, pág. 113. Era el virrey de carácter duro y violento. El pretexto para el choque entre ambas potestades, sobre un fondo anterior, en que ya existía un conflicto entre el prelado y la Audiencia, en el que medió sin éxito el virrey, procedió del intento de prisión de un caballero de Santiago procesado, y que se refugió en un convento; excomulgó el obispo a los jueces y al complicarse el asunto el prelado excomulgó al virrey y la Audiencia mandó encerrar a aquel ordenando se le embarcara para España en el primer navío que se diese a la vela.

El obispo excomulgó de nuevo al virrey y puso en entredicho la capital, con cesación a divinis. Por tal resolución estalló un motín popular frente al palacio del virrey el 15 de enero de 1624, y a pesar de que se hizo fuego sobre las turbas, no se dominó el movimiento. Fue destituido de su puesto por la Audiencia y hubo de aprovechar la noche para poder salir disfrazado. Poco después embarcaba para la Península, donde Felipe IV dio su aprobación a algunas de sus disposiciones y desautorizaba otras.

Envió el monarca para la investigación a Martín Carrillo, inquisidor de Valladolid, quien declaró que el clero había promovido el tumulto; que no se podía castigar a toda la población, pues gran parte de ella era culpable del motín y que este había sido causado en realidad por el odio a los españoles, habiendo sido el motín una expresión de él, y el conflicto entre las autoridades un pretexto, aunque el factor religioso influyó poderosamente, considerando las masas hereje al virrey. A los dos años concluyó el proceso, con algunas ejecuciones, condenas de prisión, destitución de dos oidores, reprensión del prelado, que fue sustituido por don Francisco Manso de Zúñiga. A Carrillo le sucedió en el gobierno interinamente la Audiencia y definitivamente el marqués de Cerralbo.

VILLA, Justa de la - EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo A-E, pág. 736.

Pacheco y Osorio, Rodrigo

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1624-1635
Nacimiento: 1580
Fallecimiento: 1652

Biografía

Retrato de Pacheco y Osorio, Rodrigo.Retrato de Pacheco y Osorio, Rodrigo

PACHECO Y OSORIO, Rodrigo. Marqués de Cerralbo. Virrey de Nueva España de 1624 a 1635. Entró en México el de septiembre, acompañado por el inquisidor don Martín Carrillo, con amplios poderes para intervenir y arreglar el tumultuoso asunto promovido por las desavenencias entre el arzobispo de México, la Audiencia y el anterior virrey Carrillo de Mendoza. Desde el primer momento tuvo que hacer frente a los holandeses, cuya escuadra asolaba nuestras costas: saquearon Acapulco sin que diese tiempo a que llegasen los refuerzos de México para evitarlo, y Pedro Hein, almirante de la escuadra de la Compañía de Indias, apresaba en 1628, frente a las costas de Florida, la flota de Veracruz que conducía doce millones de pesos; en 1633 el pirata Cornelius HolzPata de Palo, también holandés, saqueaba Campeche.

Un suceso notable ocurrido durante su gobierno fue la catástrofe producida en 1629 y 1630 por la obstrucción del túnel de desagüe de la Laguna, abierto en tiempo del virrey Velasco en el cerro de Nochistongo. Las aguas inundaron la ciudad de México y murieron más de treinta mil personas; una epidemia sobrevenida con este motivo agravó la situación. Realizadas las obras de desagüe de Huehuetoca con gran actividad desde fines de 1630, se concluían en 1632.

Los inmensos gastos que ocasionaba la guerra de Flandes obligaron a recurrir a todo arbitrio para conseguir recursos. Exigió la residencia de varios alcaldes y ordenó que rigieran las leyes y ordenanzas confirmadas por el Consejo de Indias. Hizo reconocer por pilotos competentes los puertos de Nueva España en las costas del Norte y del Sur. En su tiempo se terminaron las obras de la catedral de Tlaxcala y fueron reformados los presidios de la frontera de los chichimecas. Sin dejar una mala prevención contra sí, ni el recuerdo de ninguna acción fuera de lo comúnOrozco y Berra, Historia de la dominación española en México, t. III, página 152 México, 1938, dejaba el mando de la colonia el 16 de septiembre de 1635, regresando a España en la misma flota que había conducido al nuevo virrey don Lope Díaz de Armendáriz.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 147.

Díaz de Armendáriz, Lope

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1635-1640
Nacimiento: h. 1575
Fallecimiento: ¿?

Biografía

Retrato de Díaz de Armendáriz, Lope.Retrato de Díaz de Armendáriz, Lope

DÍAZ DE ARMENDÁRIZ, Lope (h. 1575-?) [Quito-?]. Marqués de Cadereita, fue virrey de Nueva España de 1635 a 1640; sus dotes diplomáticas y militares le llevaron a grandes destinos en la monarquía española. Fue mayordomo de la reina Isabel de Borbón, embajador en la corte de Alemania y en Roma con misión particular de Urbano VIII. Su primer cuidado cuando se hizo cargo del Gobierno de Nueva España, fue alentar el desagüe de la capital y el valle, continuando la obra con gran actividad.

Las costas de México se veían frecuentemente atacadas por los corsarios disponiendo, para evitarlo, reparar y reforzar la fortaleza de Ulúa y aumentar la recién creada armada de Barlovento, estacionada en Veracruz. La decadencia de la situación financiera y política de la metrópoli, en guerra con Francia, Inglaterra y Suecia, obligó a utilizar toda clase de medios para conseguir recursos: se trató de impulsar las transacciones mercantiles y activar la cobranza de atrasos y el pago de cuanto fuera redimible. Envío socorros a Filipinas, auxilió las guarniciones de La Habana y Puerto Rico.

Fue hombre recto, imparcial y amante del bienestar de aquellos que componían la floreciente colonia, tanto españoles como indígenasSerrano Tornel, México y sus gobernantes, Barcelona. 1910. pág. 123. Atendió con solicitud el gobierno del interior y acogió con entusiasmo la Real Cédula de Felipe IV ordenando la libertad de los indios esclavos. Las exploraciones de California siguieron adelantando. Fundó la villa de Cadereita, en lo que fue Nuevo Reino de León, y se preparaba a fundar otras cuando llegó para sustituirle, en 1640, don Juan Palafox Mendoza, que mal informado por los enemigos del marqués, le sometió a juicio de residencia.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo A-E, pág. 1132.

lópez Pacheco Cabrera y Bobadilla, Diego

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1640-1642
Nacimiento: 1599
Fallecimiento: 1653

Biografía

Retrato de lópez Pacheco Cabrera y Bobadilla, Diego.Retrato de lópez Pacheco Cabrera y Bobadilla, Diego

LÓPEZ PACHECO CABRERA Y BOBADILLA, Diego (1599-1653) [Belmonte (Cuenca)-Pamplona]. Duque de Escalona y marqués de Villena. Nombrado virrey de Nueva España, en sustitución de Díaz de Armendáriz, llegó a México con don Juan de Palafox, obispo de Puebla, en 28 de marzo de 1640. Se hizo popular, no obstante verse obligado a introducir el papel sellado, enviar grandes cantidades de dinero a la metrópoli y convertir en juros los capitales de cofradías y comunidades

En su tiempo envió una expedición a la península de California con misioneros jesuitas, al mando de Luis Cetín de Canas. Por la sublevación de Portugal en 1640 se sospechó del virrey por su ascendencia portuguesa y parentesco con el duque de Braganza, temiendo que quisiera adherirse a Juan IV, y por su protección a los portugueses, lo acusó, y así Palafox, por órdenes de la Corte, lo destituyó y encausó, asumiendo el virreinato (10 de junio de 1642) y embargándose los bienes y poniéndolos en almoneda. Remitido a España, logró sincerarse de las acusaciones; rehusó volver a su anterior gobierno y fue nombrado virrey de Navarra.

EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo F-M, pág. 787.

Juan de Palafox y Mendoza

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1642
Nacimiento: 1600
Fallecimiento: 1659

Biografía

Retrato de Juan de Palafox y Mendoza.Retrato de Juan de Palafox y Mendoza

PALAFOX Y MENDOZA, Juan de (1600-1659) [Fitero-Osuna].Estudió en Alcalá de Henares y Salamanca. En 1626 aparece como diputado de la nobleza en las Cortes de Monzón y, poco después, como fiscal en los consejos de Guerra de Indias. Se ordenó de sacerdote y luego de diversos viajes por Europa como capellán de la hermana de Felipe IV, María de Austria; en 1630 fue consagrado obispo de Puebla de los Ángeles (México). En 1642 ocupa brevemente los cargos de virrey y capitán general de Nueva España y temporalmente el arzobispado de México.

A partir de esta época comienzan, ya vuelto a su sede de Puebla, sus incidentes con los jesuitas, que dieron lugar a un largo proceso de seis años, con amplias repercusiones en la Península y en la corte romana. Las particularidades de este asunto pueden verse en la extensa bibliografía del padre Palafox. Solo diremos aquí que tuvo su comienzo en la negativa de los jesuitas a presentar al obispo sus licencias para confesar, negativa a la que Palafox contestó con una multitud de excomuniones, y su fin en una concordia firmada por ambas partes litigantes el 20 de mayo de 1635. Ya en la Península, a la que fue llamado Palafox para dar cuenta de sus diferencias con la Compañía, se le destinó al obispado de Osuna, en el que murió.

En 1666 su cuerpo estaba incorrupto, aumentándose así su fama de santidad, pero su proceso de beatificación fue varias veces demorado por la Iglesia, que le declaró Venerable cf. El venerable Palafox, conferencia de 0. Florencio Jardiel, en el Ateneo de Madrid, 1892. Escribió multitud de obras -entre las que se cuentan sus cartas al Pontífice sobre la cuestión de los jesuitas- , algunas de las cuales han sido reeditadas en la Colección de libros que tratan de América (tomo X), y en la Biblioteca de escritores aragoneses (Zaragoza, 1885).

Durante la enfermedad que condujo al sepulcro a Fernando VI, los jesuitas quemaron algunas de estas obras, más tarde aprobadas por la Congregación de Ritos, y este hecho constó en los informes que el Ministerio de Estado elevó a Roma para justificar la expulsión de la Compañía, en el siguiente reinado, y para conseguir su supresión por parte del Papa.

PUENTE O´CONNOR, Alberto de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, págs. 153-154.

Juan Leiva de la Cerda

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1660-1664
Nacimiento: ¿?
Fallecimiento: ¿?

Biografía

Retrato de Juan Leiva de la Cerda.Retrato de Juan Leiva de la Cerda

LEIVA Y DE LA CERDA, Juan de [marqués de Leiva y conde de Baños]. Fue nombrado virrey de Nueva España, en sustitución de don Francisco Fernández de la Cueva, duque de Alburquerque (1660). De carácter orgulloso, se señaló el comienzo de su gobierno, al entrar en la capital, por haber dado muerte su hijo a un criado del conde de Santiago, quedando impune el crimen. Su mujer se dedicó a traficar encargos. Los excesos de sus subordinados causaron descontento, y la conducta de Juan de Arellano, alcalde mayor de Tehuantepec, provocó una rebelión india, apaciguada con el envío de tropas y la intervención del obispo de Oaxaca, Alonso Cuevas Dávalos.

Hubo en su tiempo un intento de desembarco inglés en Yucatán, rechazado por una tropa de españoles e indios. Su conducta le ocasionó choques con las autoridades y personajes de relieve, denunciándosele a la Corte, que dispuso que el obispo de Puebla, Diego Osorio Escobar, se hiciera cargo del virreinato, verificándolo el 29 de junio de 1664. Al retirarse, Leiva fue silbado y apedreado. Vuelto a España y habiendo quedado viudo, se ordenó de sacerdote en 1676 e ingresó en los carmelitas.

EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo F-M, pág. 682.

Diego Osorio Escobar

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1664
Nacimiento: ¿?
Fallecimiento: 1673

Biografía

Retrato de Diego Osorio Escobar.Retrato de Diego Osorio Escobar

OSORIO Y ESCOBAR, Diego (?-1673) [La Coruña-México]. Arzobispo. Virrey de Nueva España en 1664. Fue inquisidor y vicario general de la diócesis de Toledo. A propuesta del cardenal Moscoso fue nombrado obispo de Puebla por la necesidad de enviar a una de las principales ciudades de Nueva España un amigo de los jesuitas que, según el cardenal, vivían pobres y oprimidos. Nombrado virrey en junio de 1664, renunció al cargo tres meses después de haber tomado posesión.

Durante su corto gobierno salió de Veracruz, al mando del general don Nicolás Fernández de Córdoba, la flota formada por los galeones de La Habana y Tierra Firme que llevaba a la Península 821.830 pesos para la real hacienda, siendo entregados y cumpliendo la promesa hecha a los comerciantes del envío libremente de la plata y mercancías. Envió a Santiago de Cuba dinero, pólvora y cuerdas para fortificar el castillo y reparar las averías que en 1662 habían causado los ingleses en la población. Por encontrarse la Hacienda en gran desorganización, tuvo que vencer grandes obstáculos para atender a los pedidos de la corte.

Se preocupó de la fortificación de Campeche por sospechas de próximos ataques. Intervino en la repartición de azogues, en los pleitos que tuvieron los frailes franciscanos del Yucatán y en el nombramiento de sucesor al gobierno de Filipinas. Continuó las obras de la catedral; exigió multas a algunos funcionarios que habían sido condenados por su antecesor, reponiendo a otros que estaban cesantes, Vuelto a su obispado de Puebla renuncia al arzobispado de México para el que había sido elegido.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 136.

Melchor Portocarrero Lasso

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1686-1688
Virrey del Perú: 1689-1705
Nacimiento: 1636
Fallecimiento: 1705

Biografía

Retrato de Melchor Portocarrero Laso.Retrato de Melchor Portocarrero Laso

PORTOCARRERO LASSO DE LA VEGA, Melchor (1636-1705) [Madrid-Lima]. Conde de la Monclova, militar y político, virrey de Nueva España y del Perú. Acompaña a don Juan José de Austria en Sicilia, Cataluña y en la guerra de Portugal de 1662. Fue comisario general de la infantería y caballería de España, ministro del Consejo de Guerra y Junta de Guerra de Indias. En 1686 era designado al virreinato de México. Durante su gobierno condujo a sus expensas el agua de Chapultepec al salto de agua y barrio sur de la capital, y funda un presidio que lleva su nombre en Coahuila. Procuró impedir el avance de los franceses que habían iniciado la colonización de los territorios sin ocupar del Mississipí.

En agosto de 1689 tomaba posesión del virreinato del Perú, desempeñando el cargo acertadamente durante quince años. Campos y ciudades progresaron, y la época fue de bienestar. Se preocupó de la reconstrucción de Lima, ya comenzada por su antecesor don Melchor de Navarra y Rocafull, concluyéndose en su tiempo la catedral, que había sido destruida por el terremoto de 1687. Ordenó la construcción de varios navíos, para la defensa de las costas y patrocinó un viaje de exploración al archipiélago Juan Fernández. Arrepentido Felipe V de haber consentido de nuevo el establecimiento de portugueses en la Colonia del Sacramento por el tratado de 1701, da orden de recuperar la plaza al virrey del Perú, empresa encomendada a don Baltasar García Ros, que obligaba a los lusitanos a abandonarla en 1705. Por sus muchos años, pidió repetidas veces ser relevado, sin que sus súplicas fueran aceptadas. Su muerte fue muy sentida por sus súbditos, que le estimaban por su caridad y buen gobierno.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 299.

Gaspar de la Cerda Sandoval

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1668-1696
Nacimiento: 1627
Fallecimiento: 1708

Biografía

Retrato de Gaspar de la Cerda Sandoval.Retrato de Gaspar de la Cerda Sandoval

CERDA SANDOVAL SILVA Y MENDOZA, Gaspar de la. El conde de Galve fue virrey de Nueva España (1668-1696); su primera medida fue ordenar el reconocimiento de la bahía de San Bernardo en Texas, con el fin de arrojar a los franceses que se habían establecido en el territorio llamado después Luisiana. El auxilio de las tropas mexicanas enviado al gobernador de Santo Domingo permitió la derrota de los franceses en Guárico (1690). Mucha importancia tuvo la sublevación de los tarahumaras unidos con otras naciones, en la frontera Norte y Noroeste, que dieron muerte a los misioneros franciscanos y tres jesuitas, arrasando pueblos y minas; en su apaciguamiento tuvo singular intervención el padre Salvatierra, visitador entonces de las misiones de aquel rumbo. Don Diego de Varga recuperó Nuevo México, que había sido tomado por los franceses. En Texas fue fundada y fortificada Panzacola para asegurar la defensa de la Florida.

Recibieron gran impulso las expediciones evangelizadoras de California, que había iniciado en tiempos anteriores el jesuita alemán padre Kino. La situación interior es mala y, a pesar de las cuantiosas limosnas que consigue de los ricos, no logra hacer frente a la escasez de víveres, produciéndose, en 1694, un tumulto, en el que el pueblo amotinado prendió fuego al palacio del virrey, a las casas consistoriales y a las tiendas de la plaza, distinguiéndose por sus esfuerzos en salvar la ciudad don Carlos Sigüenza y Góngora, que logró librar del incendio gran parte de los archivos.

Refugiado el conde de Galve en el convento de San Francisco, consigue restablecer el orden; a la mañana siguiente fueron ajusticiados los principales autores del motín, condenados otros a azotes y varios indios a perder las melenas. En 1695, unidos españoles e ingleses, atacan a los franceses establecidos en La Española, destruyéndoles los fuertes y apoderándose de importante material de artillería. Después de once años de recta justicia y administración fue sustituido por don Juan Ortega Montañés, obispo de Michoacán.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, págs. 811-812.

Juan Ortega Montañés

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1696-97 y 1701-02
Nacimiento: 1627
Fallecimiento: 1708

Biografía

Retrato de Juan Ortega Montañés.Retrato de Juan Ortega Montañés

ORTEGA MONTAÑÉS, Juan (1627-1708) [Llanes-México]. Obispo de Michoacán y arzobispo y virrey de México. Hizo sus estudios en la Universidad de Alcalá, y a los treinta y tres años ya era fiscal del Santo Oficio de la Inquisición en México, tomando posesión del cargo en 1662. En 1673 fue elegido obispo de Guadiana (Durango) y con sagrado en 1675 en la catedral de México. En este mismo año era nombrado obispo de Guatemala, y en 1684 pasaba a ocupar el obispado de Michoacán, donde se hace célebre por su generosa iniciativa en el reparto de limosnas y las ordenanzas para curas y jueces eclesiásticos.

En 1696 se hace cargo del virreinato de Nueva España. Hace frente a una posible sedición. Permitió a los jesuitas, padre Kino y Salvatierra, la reducción de los californianos, procurándose con limosnas el dinero preciso sin necesidad de que la Real Hacienda tuviera gastos por esta misión. Terminado su periodo virreinal, en 1697 vuelve a su diócesis de Michoacán hasta 1701 en que es nombrado arzobispo de México. En este mismo año, al retirarse del virreinato don José Sarmiento, vuelve a hacerse cargo interinamente del gobierno. Atiende solícito a todas las dificultades que produce el cambio de dinastía y las guerras extranjeras y civiles. Dispone la defensa de las costas y repara la armada de Barlovento construyendo nuevos barcos en Campeche.

El suceso más importante de este periodo es la salida de la flota de Veracruz con rico cargamento, custodiado por navíos franceses al mando del general Château Regnaud. Fue destruida en el puerto de Vigo por navíos ingleses y holandeses. A últimos de 1702 era sustituido en el virreinato por don Francisco Fernández de la Cueva, segundo duque de Alburquerque. Como arzobispo, se preocupó de que los cultos eclesiásticos se hicieran con gran ostentación. Sus desvelos por la conclusión de la iglesia de Guadalupe llegaron a tanto que se asegura salía por las calles de México a recoger limosnas para la obra y falleció sin lograr su deseoSerrano Torner, México y sus gobernantes, Barcelona, 1910, pág. 239. Está enterrado en la catedral de México.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 133.

José Sarmiento de Valladares

Datos biográficos

Virrey de Nueva España: 1696 y 1701
Nacimiento: 1643
Fallecimiento: 1708

Biografía

Retrato de José Sarmiento de Valladares.Retrato de José Sarmiento de Valladares

SARMIENTO DE VALLADARES, José. Conde de Moctezuma y de Tula. Virrey de Nueva España (1696-1701). Su esposa doña María Andrea Moctezuma Jofre de Loaisa, era cuarta nieta del emperador azteca por su hijo don Pedro Pohualicahualt. Sus primeras medidas como virrey estuvieron encaminadas a poner remedio al hambre y escasez que se notaba en Mexico, producidas por la pérdida de las cosechas; hizo traer de varias partes cantidades suficientes de grano que, encerradas en la alhóndiga de la capital se distribuían a buenos precios con las medidas necesarias para evitar escándalos; a pesar de todas las precauciones, el 19 de marzo de 1697 el pueblo se amotinó ante el palacio, pidiendo a gritos pan. El virrey disolvió el tumulto, sacando a la calle a la fuerza armada; pocos meses después el aumento de maíz resolvió el problema. Trató de remediar la inseguridad del país dictando severas providencias contra ladrones y salteadores. Se preocupó de activar el trabajo de las minas paradas por falta de azogue, encargando al gobernador de Filipinas que comprara la mayor cantidad posible en China y lo embarcase para Acapulco.

Se trasladó al palacio de los virreyes comenzado a restaurar por el conde de Galve, después del incendio de 1695. Impulsó las misiones del padre Salvatierra y otros jesuitas, que consiguieron grandes de adelantos en California, creando en el puerto de Loreto la capital en aquella extensa comarca. La llegada a España de la flota de Veracruz a fines de 1699, consiguiendo escapar de los corsarios franceses fue objeto de júbilo general, pues en ella se contenían las esperanzas del comercio de la colonia.

En marzo de 1701 llegaba por el correo de Veracruz la noticia del fallecimiento de Carlos II y el cambio de dinastía. Adoptó Moctezuma las medidas propias del caso celebrando con gran solemnidad las exequias y, aunque era partidario del grupo que defendía los intereses de archiduque Carlos, cumple los deberes que le impone el cargo proclamando solemnemente a Felipe V como rey de España y de la Indias. Los gobernantes españoles a los que su mando en México no podía ser grato cedieron fácilmente a conceder el permiso que anteriormente había solicitado para retirarse del cargo.

Antes de terminar el año de 1701, después de cuatro años de virrey, en que se mostró muy prudenteP. Calvo, Los tres siglos de México, México. 1852, pág. 119, volvió a entregar el gobierno a don Juan Ortega Montañés, embarcando para España, donde se le prodigaron honores y consideraciones. Está enterrado en la catedral de México..

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 621.