Maximiliano I

Emperador de México: 1864-1867

Nacimiento: 6-VII-1832

Fallecimiento: 13-VI-1867

Biografía

Retrato de Maximiliano I.Retrato de Maximiliano I

Un impulso romántico, como románticos habían sido sus primeros contactos con el mundo, le llevó al trono de Méjico, restaurado por la voluntad de Napoleón III de Francia. Y allí, en el torbellino de pasiones e intrigas, sin fuerza para dominar los acontecimientos, pagó su aventura con la vida, en un gesto de entereza principesca. Nacido el 6 de julio de 1832 en el palacio de Schonbrunn, hijo del archiduque Carlos y de la archiduquesa Sofía, Maximiliano recibió una educación excelente. La revolución de 1848 hizo emperador de Austria a su hermano mayor Francisco José. Él completó su educación con una serie de viajes por los países del Imperio y Europa. Su carácter franco y liberal motivó que en 1857 fuera nombrado gobernador del reino Lombardo Véneto. Maximiliano intentó atraerse al pueblo italiano y, en parte, lo logró. Pero, en cambio, no consiguió que el gobierno de Viena modificara su criterio centralizador y uniformista. Fue relevado del cargo poco antes de estallar la guerra austro franco sarda de 1859, que determinó la liberación de la Lombardía.

Habiéndose establecido en Trieste con su esposa la archiduquesa Carlota, hija de Leopoldo I de Bélgica, Maximiliano emprendió poco después un viaje por la América latina. En esta ocasión se puso en contacto con varios emigrados mejicanos que deseaban la restauración de un gobierno conservador a base de la proclamación de la monarquía en Méjico. Entre ellos, José Miguel Gutiérrez de Estrada se distinguió en saberse captar la confianza del soñador archiduque. A pesar de las previsoras advertencias del embajador de Austria en París, príncipe Ricardo de Metternich, Maximiliano se dejó tentar por la corona imperial. Después de renunciar a sus derechos a la de Austria, el 9 de abril de 1864 aceptó formalmente la oferta que le hicieron los conservadores mejicanos después de la ocupación francesa del país.

El 28 de mayo siguiente llegó a Méjico y el 12 de junio entró solemnemente en la capital. Sin embargo, solo le aguardaban sinsabores, que aumentaron su escasa firmeza en el gobierno y sus muchas vacilaciones. Dependiendo de las tropas francesas que mantenían su autoridad en el país, su situación empezó a vacilar cuando a fines de 1865 el gobierno de los Estados Unidos obtuvo de Napoleón III que retirara su ejército expedicionario de Méjico.

En octubre de 1866 pensó en abdicar. Pero luego prevaleció en él el sentimiento del honor y permaneció en el país al frente de sus partidarios. En febrero de 1867 estableció su cuartel general en Querétaro. Después de un sitio de breve duración, los republicanos se apoderaron de su persona (15 de mayo), le condenaron a muerte el 13 de junio y le fusilaron tres días después, sin que valieran las unánimes súplicas de misericordia que se elevaron de todas las naciones.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, T. II, pág. 244-259.