Martín Enríquez de Almansa

De Justa de la Villa

Retrato de Martín Enríquez de Almansa.Retrato de Martín Enríquez de Almansa

MARTÍN ENRÍQUEZ DE ALMANSA, virrey de Nueva España (1510?-1583; 1568-1580) y virrey del Perú (1580-1583) [¿?-Lima]. Gobernó en México después de 1568 hasta 1580, siendo uno de aquellos hombres que por su inteligencia y benéficas aptitudes dio honra y prez en América a la dominación españolaBaronesa de Wilson, México y sus gobernantes, Barcelona, 1910. pág 71. Inauguró su mando al llegar a Veracruz, desalojando a los corsarios ingleses habían instalado en la isla de los Sacrificios desde donde amenazaban las costas y el comercio.

Poco después de su llegada, tuvo que mediar en las disensiones ocurridas entre franciscanos y clérigos. En 1570 combatió a las belicosas tribus indias del interior y estableció en el camino de Zacatecas los presidios de Ojuelos y Portezuelos, y para defender de los guachichiles el departamento de Guanajuato fundó la villa y penal de San Felipe. Durante su mando se fundaron también otras ciudades como San Luis de Potosí, el hospital de San Hipólito y una serie de templos, conventos y escuelas. En 1571 se instaló el tribunal de la Inquisición, siendo primer inquisidor don Pedro Moya de Contreras, recién llegado de España, y poco después de autorizaba la entrada a la Compañía de Jesús (1572).

En 1573 se comenzaba a edificar la catedral de México. La implantación de las alcabalas (1577) fue una de sus medidas de más repercusión, y aunque encontró en los mercaderes gran resistencia, no por ello las suprimió en vista de la altura a que había llegado el comercio.

La peste llamada de matlazahualt, aparecida en 1576, hizo numerosas víctimas entre los indios —se dice que más de dos millones, cifra probablemente muy exagerada—, preocupando seriamente al virrey, que les libró de los tributos, menguó su trabajo y publicó una ley conocida por Tanda para que fueran bien pagados los trabajadores de minas y obras públicas, siendo sustituidos por otros cada mes y no volviendo a trabajar hasta pasado un año. En 1580 el exceso de lluvias provocó una inundación en la capital por las aguas de la laguna, por lo que se proyectó un desagüe, no llevado a cabo entonces,

En 1580 fue trasladado al virreinato del Perú, sucediendo al famoso virrey don Francisco de Toledo; su gobierno fue corto; los únicos sucesos memorables fueron los diversos movimientos sísmicos; en el de 1582 se derrumbaron 300 casas en Arequipa, resultando muchas personas muertas y heridas. El virrey atendió activamente a remediar la situación y ordenó la reconstrucción de las poblaciones castigadas.

VILLA, Justa de la, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. A-E, págs. 1270-1271.