Juan de Mendoza y Luna

Retrato de Juan de Mendoza y Luna.Retrato de Juan de Mendoza y Luna

JUAN DE MENDOZA Y LUNA, virrey de Nueva España (1571-1628; 1603-1607) y virrey del Perú (1607-1615) .[Guadalajara-Madrid]. Marqués de Montesclaros. Nombrado virrey de Nueva España, en sustitución de don Gaspar de Zúñiga, conde de Monterrey, tomó posesión el 27 de Octubre de 1603. Al año siguiente ocurrió una gran inundación en la capital, que hizo pensar en su traslado a Tacubaya, desistiénose por su coste y por no perder el valor de lo edificado, por lo que se proyectaron obras de desagüe (Martínez, Enrico ), aunque por sus dificultades no se atrevió Mendoza a emprenderlas; también se comenzó un acueducto para traer el agua de Chapultepec (1606); en 1605 se concedió a los indios libertad para ir a habitar en sus tierras.

Cesó el 20 de julio de 1607, sucediéndole don Luis de Velasco II. Al salir supo que más de 44 caballeros le habían acusado ante la audiencia por no haberles dado los empleos como descendientes de conquistadores. Quiso regresar para castigarlos, pero el Consejo de indias hizo prenderlos y se resolvió que los cargos se dieran según la capacidad de los pretendientes, ya que había descendientes de conquistadores que eran mestizos.

Trasladado al Perú, sustituyó aquí igualmente al conde de Monterrey, muerto el año anterior. Tomó posesión el 21 de diciembre de 1607 y en el Perú tuvo ocasión de efectuar una labor provechosa y eficaz. Logró aumentar la producción de las minas de Huancavelica, casi duplicando la obtención de azogue y la de oro de Chala; hizo construir un puente entre Lima y su arrabal de San Lázaro, fomento obras obras públicas, dio ordenanzas para los artesanos y otras medidas beneficiosas; en su tiempo, se erigió en metropolitana la iglesia de Chuquisaca, se crearon los obispados de La Paz, Guamanga y Arequipa y se creó la Audiencia de Chile.

Tuvo que hacer frente al problema del indio, sometido a la mita y al servicio personal para satisfacer sus deudas y aconsejó al rey la supresión del último; prohibió el trabajo en común de negros esclavos e indios en obrajes e ingenios de azúcar. Igualmente prohibió empadronar yanuconas y vigorizó las disposiciones de la época del virrey Velasco, que los declaraban libres. Cesó el 18 de Diciembre 1615. sucediéndole don Francisco Borja, príncipe de Esquilache.

EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. F-M, pág. 1008.