Juan Fco. de Güemes

TítuloVirrey de México
AntecesorPedro Cebrián
SucesorAgustín de Ahumada

JUAN FRANCISCO GÜEMES DE HORCASITAS, Virrey de México (1681-1766; 1746-1755). [Reinosa-Madrid]. Primer conde de Revillagigedo.

Se había dedicado desde su juventud a la carrera de las armas, Tomó parte en el sitio de Gibraltar y en la conquista de Orán. En 1734 fue nombrado capitán general de La Habana, en cuyo gobierno se creó numerosos enemigos por su codicia y, principalmente, por su persecución al contrabando. La prensa extranjera le acusó de inmoralidad, y contra su gestión fueron enviados a Madrid y repartidos por Cuba muchos anónimos difamatorios. Sin embargo, demostró unas excepcionales condiciones de gobernante.

En su tiempo se rechazó un ataque inglés mandado por Vernon a Santiago de Cuba, defendido por Cagigal la Vega (1742); Güemes organizó el arma de caballería, se mejoraron las fortificaciones de La Habana, se estableció la primera administración de correos y se construyeron en el arsenal cinco navíos y cuatro fragatas de guerra. Fue ascendido a teniente general y en 1746 pasaba a ocupar el cargo de Virrey de México, del que tomaba posesión el mismo día que moría Felipe V (9-VII-1746).

En su nuevo puesto se preocupa por encauzar la Hacienda, corregir abusos y remediar se malversasen los caudales reales. Mejoró grandemente la minería. Aumentó las libertades del comercio, suprimiendo trabas, rebajando las tarifas aduaneras y persiguiendo el contrabando. Procura hacer frente con acertadas medidas al hambre y la miseria producidas por la pérdida de las cosechas durante varios años. Continúa la política de conquista de los naturales del país; el coronel don José Escandón llevó a cabo una expedición que fundaba en Sierra Gorda o provincia de Nueva Santander, once pueblos de mulatos y españoles, y cuatro misiones de indios. También se prosigue la colonización de California, distinguiéndose en esta empresa la Compañía de Jesús.

En 1748 el padre Consag exploró el golfo de California hasta su fondo, como base para la colonización de los valles bajos del Gila y Colorado. Hubo de reprimir el virrey una rebelión de los Pimas en Sonora (1751), con muerte de misioneros; para tenerlos a raya se fundaron dos presidios, en Altar y Tubac, Fue un gran protector de los indígenas. Rechazó continuamente los intentos de los franceses para invadir la provincia de Texas, y preparó la costa para posibles ataques de los ingleses, Aun después de la paz de Aquisgrán de 1748 continuaron las luchas por el territorio de Walix (Belice) y las competencias mercantiles y militares. En su tiempo se publicó el tomo primero del Teatro Americano, por don Juan Antonio Villaseñor. Se fundó un presidio en Sonora, que, en homenaje a él, se llamó Horcasitas.

Aunque acusado por algunos autores por su rápido enriquecimiento, la leyenda de comerciante especulador y hombre de inmensa fortuna no ha bastado a eclipsar la fama de Revillagigedo como buen gobernante Alcázar Molina, Los virreinatos en el siglo XVIII, Barcelona-Buenos Aires, 1945, página 42. Aun autores que le han acusado duramente, han tenido que reconocer que no obstante el carácter avaricioso, el virrey tenía algunas buenas cualidades que bien pronto tuvo que poner en práctica, logrando con ello alcanzar honor. Orozco y Berra, Historia de la dominación española en México, vol. VI, pág. 82, México, 1938.

Cesó el 10 de noviembre de 1755, en que tomó posesión su sucesor, Agustín de Ahumada, marqués de las Amarillas. Güemes fue ascendido a capitán general; fue propuesto para virrey de Nueva Granada, sin tomar posesión, y de Navarra; fue presidente del Consejo de Castilla y decano del de Guerra, En su honor se llamaron de Revilla Gigedo las islas del Océano Pacífico, que hoy pertenecen a México.

VILLA, Justa de la - EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. F-M, págs. 274-275.