Juan Ruiz de Apodaca

    Retrato de Juan Ruiz de Apodaca.

    Retrato de Juan Ruiz de Apodaca


    Biografía

    JUAN RUIZ DE APODACA, virrey de Nueva España (1754-1835; 1816-1821). [Cádiz-Madrid]. De varios marinos ilustres que llevan el apellido Ruiz de Apodaca, el más destacado es don Juan, que fue creado conde de Venadito por Fernando VII, debido a sus servicios como virrey de Nueva España, donde sofocó la insurrección de Mina el Mozo, a quien pasó por las armas. Ruiz de Apodaca tomó parte en casi todas las acciones navales de su tiempo, señalándose por su pericia y su valor. Al estallar la guerra de la Independencia fue destinado por la Junta de Sevilla a dirigir algunas gestiones diplomáticas en Londres, que cristalizaron en la alianza hispano-inglesa de 1809. En 1812 fue designado para ocupar la capitanía general de Cuba. A poco se promulgó la Constitución de 1812, jurándola Apodaca y demás autoridades y poniéndola en vigor en la isla.

    Procuró mantener una estricta neutralidad en la guerra entre Estados Unidos e Inglaterra que estalló por entonces y aguantó las piraterías de los corsarios franceses establecidos en la isla Barataria (costa de Luisiana) para no dar pretexto a los primeros. Pero el general yanki Wilkinson se apoderó de Mobile en 1813, sin que se atreviera Apodaca a hostilizarles por tal usurpación, en virtud de las órdenes del gobierno español, y se limitó a reforzar las guarniciones del resto de Florida y a recobrar la colonia Fernandina. Para evitar los ataques de los corsarios insurgentes armó lanchas cañoneras y se construyeron bastantes barcos en los astilleros de La Habana. Pero habiendo tocado una escuadra inglesa con sus tropas en Penzacola, el general Jackson —futuro presidente— tomó este hecho como pretexto para ocupar esa población (1814).

    A pesar de estos contratiempos y de la guerra de emancipación hispanoamérica, aumentaron los ingresos de la Hacienda y creció mucho el cultivo de la caña, mientras disminuía el del café. En 1814 se había abolido el régimen liberal. En 1815 llegó el nuevo capitán general Cienfuegos y Apodaca pasó al virreinato de Nueva España, donde procuró gobernar con energía, para hacer frente al movimiento de emancipación, y con humanidad, perdonando a los que se quisieran acoger a varias generosas disposiciones que dictó en favor de los insurrectos.

    Al proclamarse la Constitución de Cádiz en la Península (1820), el conde de Venadito hizo extensiva a México la nueva vigencia de la ley fundamental. Le correspondió presenciar la insurrección de Iturbide y el desmoronamiento de la soberanía española. Por su escasa fortuna o inactividad un grupo de militares le depuso violentamente dei virreinato, colocando en su lugar a Novella (5-VII-1821) mientras el gobierno liberal enviaba a O´Donojú en reemplazo de Apodaca, quien regresó a España (1821). Fue nombrado posteriormente virrey de Navarra (1824), y a principios de 1826, consejero del monarca. En 1830 ascendió a capitán general de la Armada, y después de la muerte de Fernando VII, la regente le nombró prócer del reino.

    BEGUÉ, Olimpia - EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, T. N-Z, págs. 520-521.