Teodorico II

Datos biográficos

Rey de los Visigodos: 453-466
Predecesor: Turismundo
Sucesor: Eurico

Biografía

La monarquía visigoda de Tolosa, federada al Imperio romano de Occidente, halló en la persona de Teodorico un motivo de sólido afianzamiento en el sur de la Galia y en la Península Hispánica. Bajo su gobierno, caracterizado por la amistad a Roma y las tendencias expansivas, los visigodos se convirtieron en el poder más fuerte en las provincias occidentales del Imperio, preparando el terreno a la tentativa imperial que debía consumarse bajo Eurico. Teodorico era hijo del rey Teodorico, el caudillo que murió en la batalla dada a los hunos en los Campos Mauriacos (451).

Retrato imaginario de Teodorico II.Retrato imaginario de Teodorico II

En aquella ocasión fue proclamado rey el hermano mayor, Turismundo, el cual practicó una política notoriamente anti romana y nacionalista. Probablemente a fines de 453, Turismundo murió estrangulado por Teodorico y Federico —otro hermano—, quienes le habían combatido bien por su tiranía o por su oposición a Roma. Este acto —habitual en aquellas sucesiones— daba el poder a un hombre tan enérgico y guerrero como sus predecesores, pero al mismo tiempo de cierta cultura que debía a su maestro Avito.

Entre la aproximación a Roma y la expansión del reino visigodo —tendencias firmes y contradictorias en el espíritu de Teodorico—, los mismos hechos históricos facilitaron la resolución de la aparente disyuntiva. En 453 0 454 Teodorico renovó el pacto federal con el Imperio, lo que muy pronto le obligó a combatir contra los bagaudas que se hallaban en la Tarraconense. Por aquellos mismos años intervino en la sucesión a la corona imperial de Valentiniano III, reconociendo como emperador a Petronio Máximo (455), y a la muerte de este, a su entrañable amigo Avito (9-VII-455). Pero tampoco el nuevo emperador duró en el cargo, ya que fue depuesto por el ejército de Italia, al mando del suevo Recimero, quien exaltó a Mayoriano (456).

Este hecho quebrantó la fidelidad de Teodorico a Roma y le incitó a aprovechar para sí las conquistas efectuadas en España sobre los suevos y las que obtendría en el futuro en la Galia al amparo de aquellas anómalas circunstancias. La primera expedición de Teodorico a España fue como federado romano. El ejército visigodo cruzó los Pirineos en el verano de 456, y el 5 de octubre del mismo año derrotó al rey suevo Requiario en la llanura del Páramo, cerca de Astorga y a orillas del Órbigo.

Poco después Teodorico asaltaba Braga y se apoderaba de la persona del rey suevo. Pero fracasaron sus propósitos de anexionarse aquellos territorios. Cuando verificaba una incursión por Lusitania, hallándose en Mérida recibió la noticia de la muerte de Avito. Regresó a las Galias y corrió en apoyo de los galorromanos que resistían a las tropas de Mayoriano. El triunfo de este el Lyón y el fracaso del sitio de Arlés por Teodorico (primavera de 459), aseguraron el reconocimiento de Mayoriano.

El rey visigodo pactó con el emperador en 459 e incluso permitió que este pasase a España para intentar ir al África del Norte, donde los vándalos estaban apropiándose de aquellas provincias. Mientras tanto, sus generales mantenían a raya a los suevos de Agiulfo y Maldra y procuraban establecer su dominio en la Bética.

Una serie de golpes afortunados permitieron a Teodorico la considerable ampliación de sus dominios en la Galia. Aprovechando las luchas para la corona imperial y las constantes revueltas de los condes y de los gobernadores provinciales, los visigodos se adueñaron de la Novem populania y de la parte de la Narbonense. En 462 cayó en su poder Narbona. En cambio, al año siguiente, las tropas de Federico, el hermano del rey visigodo, fueron derrotadas en las cernías de Orleáns , lo que impidió la expansión del reino más allá del Loira.

En España, el reino suevo volvió a cobrar fuerza bajo Remismundo, quien mantuvo la lucha contra Teodorico desde 461. En este periodo el rey visigodo se presenta como defensor de la causa de los hispanorromanos. En 466 moría asesinado por su hermano Eurico.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo I, págs. 93-94.