Pedro III de Rusia

Datos biográficos

Dinastía: Romanov
Zar de Rusia: 1762
Nacimiento: 21-II-1728
Fallecimiento: 17-VII-1762
Predecesor: Isabel I
Sucesor: Catalina II

Biografía

Pedro III de Rusia.Pedro III de Rusia.

Emperador de Rusia, hijo del duque Carlos Federico de Holstein Gotorp y de Ana Petrowna, hija de Pedro el Grande, n. en Kiev el 21 de Febrero de 1728 y asesinado en Ropscha el 17 de Julio de 1762. Su verdadero nombre era Carlos Pedro Ulrico, adoptando el de Pedro al ser proclamado gran duque heredero en 1742, en virtud de ser el único descendiente masculino directo de Pedro I. El mismo año la Dieta sueca le eligió rey, pero rechazó el ofrecimiento.

En 1745 casó con Sofía Augusta de Anhalt Zerbst, más tarde Catalina II, y durante el reinado de su tía Isabel, la hija mayor de Pedro el Grande, vivió en Oranienbaum en compañía de sus oficiales del Holstein y entregado a la embriaguez. A la muerte de Isabel (Enero de 1762) la sucedió en el trono, y lo primero que hizo fue promulgar una amnistía general; después levantó la prohibición de salir del Imperio sin permiso, abolió la cancillería secreta, mejoró la administración de justicia, disminuyó los impuestos, adoptó medidas contra el lujo, y quiso seguir, en fin, las trazas de Federico II de Prusia, del cual era gran admirador, y con quien concluyó una paz mediante la devolución de la parte de Prusia que habían conquistado los rusos. Poco después se preparó para una guerra contra Dinamarca, a fin de recuperar los territorios del Slesvig, que aquélla había arrebatado al Holsteig en 1713.

Mientras tanto, Catalina, amenazada de ser repudiada por adúltera y de ser recluida en un convento, aprovechó la ausencia de su esposo y la irritación creciente de los rusos, que se veían preteridos por los alemanes, y se puso a la cabeza de los descontentos, siendo proclamada emperatriz en la noche del 8 al 9 de Julio de 1762. Pedro III, que estaba en Oranienbaum, no quiso creer a Munich, que le aconsejaba que tomara el mando de los regimientos fieles, y abandonado, por fin, de sus partidarios, escribió a su esposa prometiéndola retirarse a sus Estados de Alemania. Tampoco lo hizo así, y fueron a buscarle a su retiro algunos de los conjurados, que le condujeron a Ropsa y le degollaron

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, t. 42 págs. 1346.