Alejandro Nevski

Datos biográficos

Dinastía: Riúrik
Gran Príncipe de Vladimir: 1252-1263
Dominación del: Imperio Mongol
Nacimiento: 1220
Fallecimiento: 1263
Predecesor: Andrei II
Sucesor: Yaroslav III

Biografía

Dominación mongola de Rusia. Gran duque de Rusia, n. en Vladímir en 1218 y m. el 14-XI-1263, al regresar del viaje que hizo a la costa del gran jan Burgais, de Tartaria. Al ocupar su padre Yaroslav II de Nóvgorod el trono de Súzdal (1236) les sucedió en aquel principado (1239).

Miniatura de Alejandro Nevski en el Libro de títulos de los zares (1672).Miniatura de Alejandro Nevski en el Libro de títulos de los zares (1672).

Derrotó a los suecos, dinamarqueses y livonios a orillas del Neva, por lo que se llamó Newski. Atentó a los privilegios de los ciudadanos de Nóvgorod, que se rebelaron, y le obligaron a retirarse a Pereiaslavl-Zalieskil. Un príncipe de una dinastía que había reinado en Nóvgorod, con el apoyo de Alemania, intentó apoderarse de aquel principado, ocupando a Pskov y marchando contra la capital, pero sus habitantes llamaron nuevamente a Alejandro, que rechazó las invasiones. Guerreó después ventajosamente contra la Orden Teutónica, derrotando sus huestes a orillas del lago Peipus.

Muerto su padre Jaroslav II (1246), Alejandro reinó sobre la parte septentrional y meridional de Rusia, y su hermano Andrés en Vladímir. Poco después fue a rendir homenaje al jan de Tartaria, que le otorgó el título de gran príncipe. Los habitantes de Nóvgorod de sublevaron de nuevo, negándose a pagar el tributo que debían a los tártaros, rebelión que Alejandro reprimió severamente, lo que no impidió a Vladímir y otras ciudades siguieran su ejemplo y dieran muerte a los encargados de recaudar el impuesto, por lo que dio satisfacciones al jan.

Se ha pretendido por algunos historiadores que libertó a la nación moscovita del jugo tártaro, afirmación gratuita, puesto que siempre estuvo sometida a él, gobernando con el apoyo e los janes, como lo prueba los duros suplicios que aplicó a los habitantes de Nóvgorod, por su resistencia al pago de los impuestos tártaros. Sus victorias, alcanzadas en que Rusia gemía bajo la dominación extranjera, le valieron inmensa popularidad; es a la vez el santo y el héroe nacional del s. XIII. Por su firme oposición fracasó el proyecto de Inocencio IV, encaminado a reunir a la Iglesia griega a la romana.

En 1723 sus reliquias fueron transportadas de Vladímir a San Petersburgo, donde Pedro el Grande construyó en su honor un espléndido monasterio, que comprende doce iglesias, residencia desde entonces de los metropolitanos de aquella capital. La emperatriz Isabel hizo depositar sus cenizas en un magnífico sarcófago de plata maciza. En 1725 Pedro el Grande fundó la orden de San Alejandro Newski.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, t 4. págs. 580.