Iván IV de Rusia

Dinastía: Riúrik

Predecesor: Basilio III

Sucesor: Teodoro I

Biografía

El zar Iván el Terrible de Víktor Vasnetsov.El zar Iván el Terrible de Víktor Vasnetsov.

IVÁN IV, zar de Rusia (1530-1584; 1547-1584) El Terrible. Los progresos realizados por el estado ruso en el camino de la centralización y europeización de su vida, se han caracterizado por tremendas convulsiones políticas y sociales, provocadas por la reacción del pueblo ante las medidas adoptadas por los grandes monarcas reformadores, los cuales no han vacilado en recurrir a los procedimientos más violentos para imponerlas y domeñar a los revoltosos. El primer ejemplar de esta política sanguinaria y revolucionaria en el trono ruso es Iván IV, llamado el Terrible por la cruel impetuosidad de sus represiones. Iván fue un atleta físico, un gigante que se propuso dar coherencia y organización interna al Estado y lanzarlo a una atrevida actuación internacional bajo el signo de la aristocracia zarista. En parte logró los objetivos que se proponía, pues Rusia hizo presencia en Europa. Pero, por otra gastó las fuerzas de la monarquía zarista y provocó directamente la grave crisis en que se debatió la nación a su muerte, conocida con el nombre de época de las turbaciones.

Hijo del gran duque Basilio III y de la princesa Elena Glinskaya, Iván nació el 25 de agosto de 1530. Su niñez transcurrió en medio de la oposición de los boyardos, pues Iván perdió a su padre a los tres años y a su madre a los ocho. En esta dura escuela aprendió muy pronto a gobernar, pues tenía dotes para el mando: inteligencia, energía y sagacidad, aunque le afeaba cierto desequilibrio moral, no poca inconstancia y mucha crueldad, nacida de los recelos de su primera juventud. A los seis años recibía a los embajadores, y cuando aún no había cumplido los catorce impuso su voluntad a la nobleza haciendo asesinar al príncipe Chuiski, uno de los boyardos de más influencia política (1543). Durante cuatro años dio pruebas de su progresiva ferocidad. El 16 de enero de 1547, influído por el patriarca Macario, asumió el título de zar y fue coronado solemnemente en la catedral de la Asunción de Moscú.

En los primeros años de su reinado propio Iván IV contó con la colaboración del príncipe Kurbski, bajo cuya influencia reorganizó la administración local, judicial y militar del Estado. Muy pronto Rusia dio pruebas de gran vitalidad. Aprovechando la decadencia de los principados tártaros del Volga, el ejército de Iván IV se apoderó de Kazán al asalto en 1551, conquista decisiva que fue seguida por la sumisión del kanato de Astrakán (1556), en la cuenca inferior del Volga. Menos afortunado fue el zar en la política occidental, dirigida contra Polonia y Suecia para ocupar Lituania y Livonia.

Las hostilidades se iniciaron en 1558, y en un principio se presentaron muy favorables para los rusos. En 1563 Iván IV había ocupado Polock y la mayor parte de la Lituania hasta Vilna. Pero a partir de la campaña del siguiente año las victorias se trocaron en derrotas. Iván, que había de luchar contra los polacos desde 1562, tuvo que hacer frente también desde 1567 a los suecos. Perdió la ciudad de Polock en 1576 y sus tropas fueron aniquiladas en Venden en 1578. Poco después reconocía el fracaso de sus armas y renunciaba a sus proyectos sobre Livonia por el tratado de Jam Zapolsky (1582), con Polonia, y el armisticio de Narva de 1583, con Suecia.

Durante esta larga contienda, Iván IV había podido comprobar el egoísmo de los boyardos. El mismo príncipe Kurbski le había traicionado en 1564 pasándose al campo enemigo. Entonces meditó una refundición del sistema político, a base del robustecimiento de la autocracia. En 1565, dividió Rusia en dos grandes porciones, puesta una de ellas bajo su dependencia directa. La opritchnina, que así se llamaba, suministraba sus recursos militares y económicos para asegurar la defensa y el éxito de los planes del zar, el cual, de esta manera, pudo desplazar de sus antiguas posesiones políticas a la gran nobleza y a la caballería, al mismo tiempo que constituía una especie de guardia personal: la opritchnik. El resto del país, los grandes boyardos y la ziemstchina, quedó sujeto a un régimen de prevención y terror. Iván IV llevó a cabo ejecuciones en masa con el auxilio de los opritchnik, quienes formaban una especie de singular orden religiosa en la que los festines alternaban con los oficios religiosos y las matanzas con unos y otros.

En 1571 Iván IV moderó algo el régimen de terror de la opritchnina, y cuatro años más tarde pareció reconciliarse con los boyardos al dar a la ziemstchina un príncipe tártaro con el título de zar (Simeón Bekbulatovitch). Pero realmente, los motivos de oposición eran demasiado hondos para que pudiera haber un acuerdo duradero.

Al morir Iván IV el 18 de marzo de 1584 estaban a punto de estallar las ambiciones, los odios y el descontento retenidos por el monarca a costa de un río de sangre. Sus últimos años registraron la iniciación de la conquista de Siberia, emprendida en 1581 por los cosacos al mando del atamán Ermak Timofeévich.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, T. II, pág. 26.