Iván IV de Rusia

Datos biográficos

Zar de Rusia: 1547-1584
Sobrenombre: El Terrible
Nacimiento: 1530
Fallecimiento: 1584
Predecesor: Basilio IV
Sucesor: Teodoro I
Padre: Basilio IV
Madre: Elena Glinskaia

Biografía

Zar de Rusia, hijo de Basilio IV (1530-1584). No tenía más que tres años de edad cuando murió su padre, siendo ejercida la regencia por su madre Elena Glinskaia, y después de la muerte de esta (1538), por un consejo de boyardos. Desde la infancia mostró los más sanguinarios instintos, y se dice que hizo dar muerte a varios de sus tutores. En 1547 fue proclamado zar, y a partir de entonces, su conducta fue muy distinta de la que anteriormente había seguido.

El zar Iván el Terrible de Víktor Vasnetsov.El zar Iván el Terrible de Víktor Vasnetsov.

El mismo año convocó una asamblea general de delegados del país e hizo penitencia en la plaza Roja de Moscou ante el pueblo. Reunió una Comisión encargada de mejorar las leyes rusas y un Concilio para reformar la Iglesia. Al mismo tiempo imitó la política de engrandecimiento territorial de sus antecesores.

En 1552 venció a los tártaros y se apoderó de Kazán y en 1556 de Astrakán, abriendo así a Rusia el acceso del mar Caspio. Después de la muerte de la zarina Anastasia (1560) su carácter cambió radicalmente o, mejor dicho, volvió a ser lo que era hasta el momento de su proclamación.

El sacerdote Silvestre, que había sido uno de sus principales auxiliares, fue internado en un monasterio ante la acusación de haber hecho perecer a la princesa con sus maleficios. El boyardo Adachev, otro de sus principales consejeros, fue encarcelado en Dorpat y murió poco después. Iván IV se entregó a toda suerte de crueldades, especialmente contra los boyardos, y en 1564 se retiró con algunos de sus favoritos a la Sloboda Alexandrovskaïa (en el actual gobierno de Vladimiro) y desde allí anunció al pueblo que ante la tiranía y torpeza de los boyardos, se retiraba y renunciaba al poder.

El pueblo, temeroso de caer bajo la oligarquía de los boyardos, suplicó a Iván IV que continuase en el gobierno y castigase a los traidores. El zar accedió, con la condición de que se le dejase organizar una milicia que dependiese exclusivamente de él, dando el mando a aquellos de sus incondicionales más fanáticos, especialmente Maulita Skuratov, Basmanor y Atanasio Viazemsky.

Sus individuos llevaban como distintivo una cabeza de perro y una escoba colgada del cuello del caballo, con lo que querían significar que servían a su dueño como perros y que su misión era barrerlo todo. Formaban una especie de comunidad a la vez militar y monástica, cuyos estatutos redactó el mismo zar. Asistían a numerosas ceremonias religiosas y leían las vidas de los santos en el refectorio, para entregarse después a las más atroces crueldades.

El metropolitano Felipe intentó intervenir y fue despojado de su dignidad, azotado por las calles de Moscou y condenado a muerte. Los mismos favoritos fueron al fin víctimas del furor del zar, y Basmanor y Viazemsky perecieron decapitados. En 1570 Iván IV emprendió una expedición contra varias ciudades rebeldes, especialmente Novgorod, que fue saqueada y muchos de sus habitantes arrojados al río.

Cuando regresó a la capital, hizo proclamar príncipe de todas las Rusias a un tártaro llamado Simeón Bekbulatoy y él tomó el título de príncipe de Moscou. Un día, en un acceso de cólera, rompió un bastón sobre la espalda de su hijo Iván, que murió pocos días después. El zar afectó un gran arrepentimiento y manifestó la intención de hacerse monje.

No obstante los horrores de que Rusia fue teatro durante su reinado, el país experimentó grandes mejoras. En 1550 promulgó un nuevo Código; limitó el poder de los boyardos, que ya constituía un verdadero abuso; en 1551 reunió un Concilio que publicó el Stoglan o libro de los 100 capítulos, por el cual se mejoró la condición de la Iglesia; organizó un núcleo de ejército permanente al crear el cuerpo de mosqueteros, aumentó considerablemente el territorio nacional y llamó a Rusia a muchos extranjeros.

Fue casado cinco veces y le sucedió su hijo Teodoro. La fisonomía de Iván IV el Terrible es una de las más extraordinarias de la historia de Rusia y su reinado ha inspirado a poetas, novelistas y músicos, siendo de citar especialmente la novela y drama de Alejo Tolstoi y las óperas de Rimsky-Korsakoff y Gunsbourg, la primera muy superior a la segunda.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, t. 28 págs. 2284.