Mauricio de Nassau

Datos biográficos

Dinastía: Nassau
Estatúder de los P. Bajos: 1584-1625
Nacimiento: 13-XI-1567
Fallecimiento: 23-IV-1625
Predecesor: Guillermo I de Orange
Sucesor: Federico Enrique

Biografía

Guillermo el Taciturno fue el fundador del Estado holandés en lucha por su independencia. Pero el que lo consolidó y le dio sus rasgos más típicos en la historia fue su segundo hijo Mauricio de Nassau. Excelente militar, uno de los renovadores de la estrategia, ganó en el campo de batalla, en dura y competida lucha con los mejores generales de España, la emancipación política de su país. Pero su fama histórica no se desprende únicamente de este solo hecho, sino que deriva de haber dado a la casa de Orange unos fines políticos claros y determinados: el mantenimiento de la unidad de las Provincias Unidas, la aspiración a ejercer el mando supremo y absoluto de ellas, y la defensa íntegra y total de los principios del calvinismo.

Mauricio de Nassau, retrato de Michiel Jansz. van Mierevelt.Mauricio de Nassau, retrato de Michiel Jansz. van Mierevelt.

Mauricio vino al mundo el 13-XI-1567 en el castillo de Dillenburg, hijo de Guillermo de Orange y de Ana de Sajonia. En su juventud fue educado en la universidad de Leyden, de reciente fundación y en ella se hallaba cuando fue asesinado el Taciturno en 1584. A pesar de su juventud fue nombrado estatúder de las dos provincias de Holanda y Zelanda y presidente del Consejo de Estado.

Durante el gobierno del conde de Leicester (1585-1587), Mauricio permaneció en un segundo plano, preparándose para su futura carrera militar y política. Con el apoyo de Juan Oldenbarneveldt, pensionario de Holanda, quien había sido gran amigo de su padre, Mauricio fue nombrado almirante y gran capitán de las Provincias Unidas (1588) y estatúder de Utrecht, Overissel (1580) y Güeldres (1590).

A los veintitrés años Mauricio se hallaba, pues, al frente del ejército holandés. Después de reorganizarlo en su estructura, se lanzó a una ofensiva a fondo contra el ejército español de Alejandro Farnesio, el cual había de hacer frente, simultáneamente, a los hugonotes de Enrique IV en Francia. De 1590 a 1594 Mauricio tomó Breda, Zutfen, Deventer, Nimega y Groninga, además de muchas otras plazas, delimitando en sus grandes rasgos las fronteras históricas de las Provincias Unidas. De 1597 a 1599 liberó por completo las provincias de Güeldres, Overissel y Drenthe. En 1600 emprendió una atrevida tentativa para apoderarse de Dunkerque. Aunque triunfador en Newport (1600), no pudo obtener grandes éxitos en una empresa que no había iniciado muy a gusto.

Este hecho tendió las relaciones entre Mauricio y Oldembarneveldt lo que se acentuó en el transcurso de los años siguientes, primero cuando la toma de Ostende por Ambrosio Spínola (1604) y segundo cuando la firma de la tregua de los Doce Años (1609). A mayor abundamiento, entre Mauricio y su antiguo protector surgieron otras discrepancias: Oldembarneveldt era republicano federalista, pacifista y moderado en materia de religión; Mauricio, monárquico, centralizador, belicista y calvinista radical. Las disputas teológicas entre remonstrantes y contrarremonstrantes (arminianos y gomaristas) prepararon el terreno para el golpe de Estado que dio Mauricio, por el cual se apoderó de Oldenbarneveldt y lo hizo ejecutar el 13 de mayo de 1619.

Director de la política estatal, Mauricio, elevado al principado de Orange en febrero de 1618 por muerte de su hermanastro Felipe Guillermo, contribuyó a la ruptura de la tregua de los Doce Años (1621). Prematuramente envejecido, murió en La Haya el 23-IV-1625, sin poder prever el rumbo futuro de las Provincias Unidas, cuyos navegantes, bajo su gobierno, se habían extendido por todo el orbe y habían adquirido un gran imperio colonial en la Insulindia.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo II, pág. 53.