Renato I de Nápoles

Datos biográficos

Dinastía: Valois-Anjou
Rey de Nápoles: 1435-1442
Nacimiento: 16-VI-1409
Fallecimiento: 10-VII-1480

Biografía

Renato I de Nápoles.Renato I de Nápoles.

Heredero de la tradición de los condes de Provenza - amadores del arte - y del proverbial dinamismo de los Anjou, Renato, conservándose aún medieval, tiene muchos de los rasgos de un príncipe del Renacimiento. Decidido protector de las Bellas Artes, y quizá él mismo destacado pintor y literato, reunió en su corte a buenos pintores, como Nicolas Froment, y eruditos de talla, como Antonio de la Sale. Durante su gobierno floreció la representación de misterios, camino seguro para el desarrollo del teatro. Estas circunstancias hicieron que la fama pregonara su nombre entre los países ribereños del Mediterráneo occidental.

Lo que mereció por su cultura, le fue negado por sus condiciones políticas, poco sobresalientes. La fortuna le brindó muchas oportunidades, que no supo aprovechar como era debido. Nacido el 16 de junio de 1409 en Angers, de Luis II y Yolanda de Aragón, pudo ser destinado al trono aragonés cuando el Compromiso de Caspe, pues su padre fue uno de los pretendientes a la corona de Martín el Humano. En aquella ocasión fue desplazado por Fernando de Trastámara, y quiso su sino que fuesen los hijos de este monarca los que sucesivamente pusieran límites a sus más caras esperanzas.

En 1419, a consecuencia de su contrato matrimonial con Isabel de Lorena, se convirtió en heredero de dos territorios muy importantes: el ducado de Lorena y el de Bar. Después de una residencia de once años en Lorena, que se asemejó mucho a una detención, Renato entró en posesión de dichos ducados en 1431 y 1430, respectivamente. Pero Antonio de Vaudemont reclamó la herencia, y con el auxilio de los borgoñones derrotó y capturó a Renato en la batalla de Bulgneville (julio de 1431). Al año siguiente recobró la libertad, aunque dejó en calidad de rehenes a sus dos hijos Juan y Luis. Al ser confirmado en el ducado de Lorena por el emperador Segismundo en 1434, el duque de Borgoña, Felipe el Bueno, exigió que se constituyera de nuevo prisionero (1435). Así lo cumplió Renato, hasta que pagó un elevado rescate por su definitiva libertad (1437).

Trató entonces de mantener las pretensiones angevinas a la corona de Nápoles, amenazadas por Alfonso V de Aragón. En 1434 y 1435 habían muerto su hermano Luis III de Anjou y Juana II de Nápoles. Solo quedaba Renato para defender las posibilidades de los Anjou en el Mediodía de Italia. Después de dejar regencias en Bar y Lorena y de visitar sus provincias de Anjou y Provenza, se hizo a la vela para Nápoles en 1438. Pero de nuevo le fue adversa la suerte de las armas. Los aragoneses pusieron sitio a la ciudad, que cayó en su poder el 2 de junio de 1443. Durante la lucha Renato dio pruebas de gran actividad; pero, al fin, siendo imposible prolongar la resistencia, tuvo que huir de Nápoles.

Después de esta desgraciada empresa, Renato participó en las últimas acciones de la guerra de los Cien Años. En 1444 su hija Margarita contrajo enlace con Enrique VI de Inglaterra, al objeto de consolidar la paz firmada en Tours en el transcurso del mismo año. En 1449 entró en Ruán con Carlos VII, de quien era por aquella época escuchado consejero. Después de su segundo matrimonio con Juana de Laval, Renato intervino muy poco en política. Por aquel entonces se había desprendido de los asuntos del ducado de Lorena, que fueron confiados a su hijo Juan, duque de Calabria, reconocido para sucederle en aquel ducado en 1453.

No obstante, la fortuna se presentó otra vez ante Renato de Anjou. En 1466 una embajada catalana le ofreció la corona de aquel Principado, sublevado contra el rey Juan II. Renato aceptó la oferta, instigado por su hijo, Juan de Lorena. Este logró grandes éxitos en Cataluña en el transcurso de las campañas de 1467 a 1470. Pero su prematura muerte en Barcelona puso fin a las esperanzas que se habían concebido sobre la restauración de una unidad política entre Cataluña y Provenza. Su padre le sobrevivió diez años, en cuyo período hubo de hacer frente al ambicioso juego político de Luis XI. Renato murió en Aix el 10 de julio de 1480, extinguiéndose en él la línea de los Aujou de Provenza.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo I, págs. 186-187.