Víctor Manuel II de Italia

Datos biográficos

Dinastía: Saboya
Rey de Italia: 1861-1878
Nacimiento: 14-III-1820
Fallecimiento: 9-I-1878

Biografía

Víctor Manuel II de Italia.Víctor Manuel II de Italia.

Los pueblos buscan héroes que simbolicen sus grandes gestas históricas. El italiano centraliza la recuperación de su unidad nacional en la persona de Víctor Manuel II de Saboya. Realmente, este monarca fue acreedor al reconocimiento popular; porque si bien no fue el artífice exclusivo, ni aun el mayor, de la unidad italiana, contribuyó, no poco, a que pudiera realizarse. No fue un gran político, ni un gran estratega, ni hombre de mucha cultura ; pero su despejo natural, su inteligencia y su exuberante dinamismo, de un lado, y su conocimiento de los hombres, de otro, le permitieron destacarse entre los monarcas de la época. En particular, supo sacrificarse en beneficio del Estado: autoritario, católico y exaltado piamontés, fue el monarca constitucional de la Italia unificada y políticamente liberal de 1870.

Nació en Turín el 14 de marzo de 1820. Hijo primogénito de Carlos Alberto II y María Teresa de Toscana el joven Víctor Manuel fue educado en las rigurosas ideas absolutistas de su padre. Recibió una formación cultural escasa, pero, en cambio, una excelente instrucción religiosa y militar, Duque de Saboya en 1831, contrajo matrimonio en 1842 con Maria Adelaida, hija del archiduque Raniero. Su intervención en la vida política activa corresponde al año 1847, cuando en Italia empezaban a manifestarse los síntomas precursores de la revolución de 1848. En este año, Víctor Manuel participó en la guerra contra Austria, desempeñando el mando efectivo de una división.

Después de la derrota de Novara (23 de marzo de 1849) y de la subsiguiente abdicación de Carlos Alberto, Víctor Manuel II inauguró sus funciones reales concertando con el mariscal Radetzky el armisticio de Vignale (24 de marzo). En este grave trance el nuevo monarca estuvo a la altura de las circunstancias, ya que mantuvo la constitución de marzo de 1848 y la nueva bandera tricolor, así como logró la concesión de una amplia amnistía para todos los lombardos complicados en el alzamiento de 1848 y 1849. Esta hábil política le hizo merecedor del sobrenombre del Re Galantuomo con que le distinguieron los italianos de la época.

Después de vencer la resistencia de la Cámara piamontesa, que en su exaltado patriotismo se negaba a ratificar el tratado de paz con Austria, Víctor Manuel II se halló revestido de la máxima autoridad para emprender la marcha hacia el supremo objetivo de su política: la unificación de Italia. En 1852 nombró primer ministro al conde de Cavour, de quien le separaban las concepciones políticas y religiosas, pero no la comunión en un mismo ideal monárquico y nacional. Víctor Manuel II apoyó al gran estadista piamontés en sus proyectos de participar en la guerra de Crimea (1855) y de aliarse con Napoleón III contra Austria para romper la hegemonía de esta potencia en Italia (1858).

La guerra de 1859 terminó con un resultado favorable para las armas piamontesas, puesto que por el tratado de paz de Zurich Austria cedía la Lombardía al Piamonte. Pero, en cambio, los príncipes de la Italia central debían ser restablecidos en sus tronos, y Niza y Saboya —prometidas a Francia— se desgajaban de la corona de Víctor Manuel. Este, aconsejado por su ministro, decidió apoyar el movimiento popular en Italia. En el transcurso de 1860 anexionó a la corona sarda los territorios de la Italia central que votaron esta medida.

En el otoño del mismo año, aprovechando el feliz resultado de las campañas de Garibaldi en Sicilia y Nápoles, se puso al frente de su ejército, cruzó la Romaña pontificia, a pesar de la excomunión de Pío IX, y entró en Nápoles el 26 de octubre de 1860. Al año siguiente, el Parlamento creaba el reino de Italia (14 de marzo de 1861) y Víctor Manuel era aclamado como su primer monarca. Pero —hecho significativo— no quiso renunciar a la numeración que le correspondía como soberano de una dinastía legítima.

En los años siguientes, muerto ya Cavour, Víctor Manuel II procuró mantener el equilibrio entre la derecha monárquica y el partido de acción. Sin embargo, no vaciló en aprovechar los sucesos internacionales para completar la unidad de Italia. En 1860, beneficiándose de la victoria de Prusia sobre Austria, obtuvo la cesión de Venecia, a pesar de que las operaciones militares no habían sonreído a su ejército. En 1870, ante la crisis del Segundo Imperio francés en Sedán, dispuso la ocupación de Roma (20 de septiembre), en cuya ciudad capital de su nuevo reino, entró el 2 de julio de 1871. Así terminó la trayectoria revolucionaria del representante de una de las dinastías más antiguas de Europa. Cumplida su titánica misión, su vida se extinguió serenamente en Roma el 9 de enero de 1878.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo II, págs. 224-225.