Casa Lancaster

Historia de la Dinastía

De Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana

Con Enrique IV (1399-1413) ocupó el trono de Inglaterra la Casa de Lancaster. Enrique IV tuvo que luchar contra varios enemigos interiores, ante todo contra el conde de Northumberland y su hijo Enrique Percy, apellidado Hotspur, que fueron derrotados en Shrewsbury (21 de Julio de 1403), batalla en la que murió Percy. Northumberland se sometió en 1404, pero al año siguiente se levantó en armas contra Enrique IV, y aunque tuvo a su favor a Francia y Escocia, no logró su objetivo. Enrique IV hizo ejecutar al arzobispo de York, que se había aliado con Northumberland, hizo prisionero al príncipe Jacobo, sucesor al trono de Escocia y se alió contra Francia, con el duque de Borgoña. Al regresar a Inglaterra Northumberland (1408) que se había fugado, por temor al poder de Enrique IV, fue derrotado y muerto a batalla de Bramham (19 de Febrero). Enrique IV estuvo en buena relación con el clero y con el Parlamento y gobernó con acierto, muriendo el 20 de Marzo 1413.

Su sucesor Enrique V (1413-22) renovó las reclamaciones de Eduardo III al trono de Francia y, aliándose con el duque de Borgoña, hizo un desembarque en Normandía (Agosto de 1415), venció en Azincourt (25 de Octubre), se apoderó de Ruán (1419), y el mayo de 1420 firmó con Carlos VI la paz de Troyes, en la cual fue reconocido heredero del trono de Francia, casándose luego con Catalina, hija de Carlos VI. En 1422 conquistó, además, la ciudad de Meaux, pero murió poco después (31 de agosto del mismo año). Enrique VI (1422-61), su hijo, era de solo nueve años de edad cuando subió al solio de Inglaterra, y como quiera que al cabo de poco falleciera Carlos VI, fue asimismo rey de Francia. Se encargaron de la regencia, en Francia el duque de Bedford y en Inglaterra el duque de Gloucester.

Bedford derrotó en Verneuil (1424) al heredero de la corona de Francia, Carlos VII; en 1428 franqueó el Loire y puso sitio a Orleáns. La famosa doncella de Orleáns, Juana de Arco, hoy venerada en los altares, libertó la ciudad (1429) y llevó al Delfín a Reims, donde fue coronado el 17 de Julio de aquel año. A pesar de haber sido Juana de Arco hecha prisionera en Compiègne y entregada a las llamas en Ruán el 30 de Mayo del año siguiente, y de haber Bedford hecho coronar al joven Enrique VI, en Diciembre del mismo año, en París, no mejoró la situación de Inglaterra, y después de reconciliarse (1435) Carlos VII con el duque Felipe III de Borgoña, los ingleses fueron perdiendo sucesivamente terreno.

El preceptor de Enrique VI, cardenal de Winchester, pactó en 1444 un armisticio con Francia y casó al rey con Margarita de Anjou, hija de Renato, rey titular de Nápoles, Sicilia y Jerusalén. La joven reina se apoderó muy pronto de las riendas del gobierno y elevó a la dignidad de marqués de Suffolk y a la categoría de favorito a Guillermo de la Pole, que había sido mediador de su enlace con el monarca. Pero como los ingleses iban perdiendo cada día nuevas posesiones en Francia y aun en Inglaterra, la conducta despótica de Suffolk suscitaba cada día nuevos descontentos; en 1450 le acusaron de alta traición, por lo cual se le desterró del país, y al hacer la travesía para Francia la tripulación le decapitó, con lo cual el duque de Somerset, que hasta entonces había gobernado en Francia, entró de favorito en el Palacio Real.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, T. 28 págs. 1544-1559.