Victoria I de Inglaterra

Datos biográficos

Dinastía: Hannover
Reina de Inglaterra, 1837-1901
Nacimiento: 20-V-1819
Fallecimiento: 22-I-1901
Predecesor: Guillermo IV
Sucesor: Eduardo VII
Padre: Eduardo, duque de Kent
Madre: Victoria de Sajonia-Coburgo

Biografía

Una larga vida puesta al servicio de la realeza y del poder de la Gran Bretaña, con una honestidad y una ejemplaridad admirables, tal es el breve y sustancial esquema de la biografía de la reina Victoria. Desde 1837 a 1901, durante un dilatado periodo de 64 años, ella representó y simbolizó la majestad de la corona del mayor imperio que conocieron los siglos. Realmente, a pesar de sus limitaciones como soberana de un país ultraparlamentario, en la persona de la reina Victoria se hallan varios de los factores positivos que contribuyeron a la grandeza de Inglaterra durante la segunda mitad del siglo XIX

Queen Victoria by BassanoVictoria I por Alexander Bassano

Y, en primer lugar, la valoración de la monarquía, que la reina Victoria supo elevar a un grado insospechado. La última de los Hannover —de una dinastía que no se había caracterizado por su nacionalismo ni por la moralidad de sus costumbres— supo arraigar en el corazón de los ingleses la veneración y la estima por la realeza, como órgano de afirmación constitucional y de vertebración imperial. Este servicio bastaría para hacerla acreedora del alto precio con que se la considera en la historia inglesa, si. a mayor abundamiento, no hubiera encarnado las aspiraciones y la mentalidad de una época británica que, por antonomasia, se denomina Era victoriana.

Alejandra Victoria, nacida el 24-V-1819 en el palacio de Kensington, en Londres, era hija de Eduardo de Kent, y de Victoria María Luisa de Sajonia-Coburgo. En 1818 después de la muerte de la princesa Carlota, hija del príncipe regente, contrajeron matrimonio los duques de Clarence, Kent y Cambridge, al objeto de dar sucesión a la corona de Inglaterra.

La prematura muerte de los hijos del primero dio la herencia real a Alejandra Victoria, quien en 1830, al ascender al trono Guillermo IV, fue reconocida como futura heredera de la corona por el Parlamento. La muerte de su padre, acaecida en 1820, le había privado de su tutela; pero halló un digno substituto en la persona del príncipe Leopoldo, su tío materno, quien guió sus primeros pasos por la vida antes y después de ser elegido rey de los belgas (1831).

El 20_II-1837, Victoria ceñía la corona de Inglaterra, en circunstancias realmente críticas para el país y la realeza, producidas por la agitación liberal y las primeras tentativas socialistas. ¿Fracasaría aquella muchacha de 18 años, cuya formación política no había sido muy profunda? Victoria supo capacitarse muy pronto de sus funciones de soberana, al principio bajo la prudente égida de lord Melbourne, su primer ministro, y luego, desde 1840, del príncipe consorte, Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, hacia el cual Victoria profesó un amor sincero y afectuoso, motivo de admiración y de ejemplo para el pueblo inglés y muchas cortes europeas.

Alberto introdujo en la corte de Inglaterra el principio de la virtud familiar y de la entrega absoluta al servicio del Estado. Durante veintiún años la feliz pareja compartió las responsabilidades del poder, puesto que, pese al escrupuloso respeto a sus limitaciones constitucionales, el rey consorte ejerció bastante influencia en los asuntos públicos del país.

Desde 1861 a 1874 la realeza inglesa experimentó un nuevo periodo de crisis. Por aquella época se infiltraron en el país ideas republicanas, que el gobierno de los liberales no supo contrarrestar. El triunfo de los conservadores en 1874 y la acertada política de Disraeli salvaron este grave escollo. Desde entonces, la soberana del Reino Unido y emperatriz de la India (desde 1876) vio consolidado y aumentado su influjo en la política y en la sociedad de su patria.

Símbolo vivo de la unión de los países anglosajones y del Commonwealth británico, intérprete de la extensión del poder de Inglaterra en los cinco continentes. Victoria fue el ídolo de la nación en los aparatosos jubileos de 1887 y 1897. Murió tres años más tarde, en Osborne, el 22-I-1901, llevándose al sepulcro aquella maravillosa seguridad que respiró la Inglaterra de su época.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo II, pág. 230.