Ana I de Inglaterra

Datos biográficos

Dinastía: Estuardo
Reina de Inglaterra, 1702-1714
Nacimiento: 6-II-1665
Fallecimiento: 1-VIII-1714
Predecesor: Guillermo III
Sucesor: Jorge I

Biografía

La última soberana de la casa de los Estuardo fue Ana, segunda hija del duque de York (Jacobo II) y de Ana Hyde. El destino la hizo presidir uno de los momentos más difíciles y, a la vez, gloriosos de la Gran Bretaña, caracterizados por la derrota de los ejércitos de Luis XIV y el establecimiento de la hegemonía británica en Europa. Personalmente, no reunía dotes excepcionales para el gobierno del Estado. Su vida había sido en extremo agitada antes de subir al trono y su salud se hallaba ya quebrantada. Sin embargo puso al servicio de la nación esa testarudez típica de los Estuardo, no exenta de ribetes y veleidades absolutistas a pesar de la revolución de 1688. Protectora del partido whig mientras este acaudilló el esfuerzo bélico en el continente, prescindió del mismo cuando su auge amenazaba paralizar la independencia de la corona y someterla a la férula de los intereses partidistas.

Anne IAna I de Inglaterra por Michael Dahl

Nacida el 6-II-1665 en Londres, residió durante su niñez en Francia al lado de su abuela Enriqueta y luego de su tía, la duquesa de Orleáns. En 1670 regresó a Inglaterra, donde por orden de Carlos II fue educada en el protestantismo, como su hermana mayor María. En 1683 contrajo matrimonio con el príncipe Jorge de Dinamarca, hermano del rey Cristian V, unión que fue bastante afortunada en la intimidad. Dados los gustos de los dos cónyuges, hicieron vida retirada. En esta época se inició la estrecha amistad entre Ana y Sara Jennings, más tarde una de las damas más influyentes de la corte en su calidad de duquesa de Marlborough.

A su ascensión al trono en 1685, Jacobo II quiso obligarla a abrazar la religión católica al objeto de nombrarla heredera de la corona. Pero su negativa y el nacimiento de un hermano hicieron innecesaria tal presión. Al registrarse los sucesos revolucionarios de 1688, Ana reconoció el golpe de su cuñado Guillermo de Orange y su hermana María, y al año siguiente fue nombrada heredera a la corona. Sin embargo, su actitud no fue de ciega cooperación, pues siguiendo las indicaciones de sus íntimos amigos, la Jennings y su esposo Churchill, mostró en más de una ocasión veleidades jacobitas. Las dos hermanas rompieron en 1691, pero se reconciliaron dos años después. La muerte de María en 1694, determinó al rey Guillermo a concederle la posición honorífica que hasta entonces Ana no había ocupado. Este hecho coincidió con el rápido ascenso político del futuro duque de Marlborough.

Una serie de embarazos desgraciados minaron la salud de Ana. Su único hijo sobreviviente del parto, Guillermo, murió a la edad de once años, en 1700. Esta defunción motivó que aceptara el Acta de Establecimiento de 1701, que establecía su sucesión en la casa de los Hannover. Al año siguiente moría Guillermo de Orange, y ella empuñaba el cetro del reino unido de la Gran Bretaña e Irlanda (8 de marzo), lanzado entonces en la guerra de Sucesión a la corona de España.

Los triunfos militares de Marlborough en esta contienda —Blenheim, Ramillies, Oudenarde, Malplaquet—, robustecieron el influjo del partido whig, a pesar del carácter independiente de la reina y de su temperamento piadoso y conservador. La intimidad con la duquesa de Marlborough favoreció el mantenimiento de esta política. Pero llegó el instante en que Ana reaccionó contra un partido que limitaba su poder, después de separarse de la duquesa, la reina favoreció al grupo de los tories, los cuales triunfaron en las elecciones de 1710.

Desde principio de 1711 hubo un cambio completo de orientación gubernamental, tanto respecto a la guerra contra Francia como a la política interior. Incluso se previó que los jacobitas sucedieran a la reina cuando esta falleciese. Pero su precipitación malogró los esfuerzos de sus partidarios. Ana pudo asistir al triunfo de Inglaterra, ratificado por las paces de Utrecht (1713) y Rastad (1714). Murió casi repentinamente en Kensington el 1 de agosto de este último año, dejando su corona a los electores de Hannover. Durante su reinado había tenido lugar la unión parlamentaria entre Inglaterra y Escocia (1707).

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo II, págs. 92-93.