Guerras de Religión en Francia

Masacre de la noche de San Bartolomé.Masacre de la noche de San Bartolomé de François Dubois.

Hacia 1562 —reinando Francia Carlos IX—las diferencias entre católicos y hugonotes se intensificaron extraordinariamente por haberse involucrado la cuestión religiosa con la cuestión política, y no pudiendo resolverse por la vía pacífica estalló la guerra, que con cortos intervalos, se prosiguió desde 1562 hasta 1629. Más que los propios reyes, primeramente fueron los grandes señores quienes acaudillaron a los respectivos bandos; las masas fanatizadas se entregaron a los próceres más valientes y más crueles. Estos fueron los Guisa para los católicos, y Coligny, Montmorency y Condé para los reformados.

Luis XIV, para conseguir la unidad absoluta, política y espiritual de su reino, les arrebató aquella tolerancia y les persiguió cruelmente. Muchos prefirieron expatriarse a vivir supeditados y en zozobra constante. Muchísimos emigraron a Holanda. En tiempos de la regencia de Orleáns y de Luis XV no se les molestó. Cuando en época de Luis XVI saltaron los primeros chispazos de la Revolución, fueron otorgados a los hugonotes que seguían en Francia, todas las libertades que a los demás ciudadanos, aunque siguió en pie la prohibición de ocupar cargos públicos (1788). La Revolución les igualó en derechos y en deberes a todos los demás ciudadanos franceses. El siglo XIX, con sus corrientes progresivas, suavizó asperezas, y en la actualidad conviven en Francia católicos y calvinistas, sin que surja cuestión ni problema alguno por esta diferencia espiritual.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, T. 28 págs. 618-619.