Luis XII de Francia

Datos biográficos

Dinastía: Valois
Rey de Francia, 1498-1515
Nacimiento: 27-VI-1462
Fallecimiento: 1-I-1515
Predecesor: Carlos VIII
Sucesor: Francisco I

Biografía

Biznieto de Carlos V, nieto del bullicioso Luis de Orleáns e hijo de Carlos I de Orleáns, el príncipe poeta, y de María de Cléveris, Luis XII nació en Blois el (27-VI-1462). A los catorce años contrajo enlace con Juana, hija de Luis XI. En aquella época era un joven amable, pródigo, ambicioso y ligero de cascos. Ocho años mayor que Carlos VIII, cuando este fue proclamado monarca en 1483 bajo la tutela de su hermana Ana, esposa de Pedro de Beaujeu, se sublevó contra la hegemonía de este grupo.

Luis XII Anónimo.Luis XII Anónimo.

Aconsejado por Dunois, hijo del célebre capitán de Carlos VII, se relacionó con el duque de Bretaña, Maximiliano de Austria y Ricardo III de Inglaterra para arrebatar el poder a los Beaujeu. Pero fue vencido en pocas semanas (la guerra loca de 1485). Poco después, un segundo alzamiento terminaba de modo más fatal, pues el duque de Orleáns fue derrotado y hecho prisionero en la batalla de Saint-Aubin (julio de 1488). Su cautiverio duró tres años, hasta que por fin fue libertado y se alió a la causa de Carlos VIII, de quien ya se presentía heredero.

Tomó parte en la expedición a Italia de 1494, en la que desempeñó un papel de cierta importancia. A la muerte de Carlos VIII, ocurrida el 8-IV-1498, el duque de Orleáns ascendió al trono con el nombre de Luis XII. Con este hecho terminaba toda la oposición a la corona, y desde entonces el rey de Francia pudo gobernar para todos en forma nacional. Aconsejado por su ministro, el cardenal Jorge de Amboise, y, por el secretario Florimundo Robertet, Luis XII aseguró la paz interna, disminuyó el importe de los tributos, favoreció el desarrollo económico y por la Gran Ordenanza de 1499 inició la revisión y la codificación de las costumbres legales.

Para mantener la unión a la corona de Francia del ducado de Bretaña, se divorció en 1490 de Juana y contrajo segundo matrimonio con Ana de Bretaña, viuda de su predecesor. La influencia de esta mujer fue realmente positiva y bienhechora en el ánimo de Luis XII. En su política exterior, Luis XII sintió con exceso el peso de sus derechos sobre Nápoles y Milán, derivados aquellos de los Anjou y estos de los Visconti, que habían sido substituidos en el Milanesado por los Sforzas. Su política italiana tuvo como objeto esencial la posesión de Milán, como escala obligada para lanzar un nuevo ataque contra Nápoles.

La expedición inicial del reinado logró pleno éxito con la conquista de la ambicionada ciudad en 1499 y la victoria de Novara en 1500. Pero más tarde, cayó en las redes que le tendió el rey católico en el reino de Nápoles. Después del pacto secreto de Granada (11-IX-1500), y de la conquista francoespañola de Novara en 1501, los franceses fueron derrotados y expulsados de este reino por Gonzalo de Córdoba, el Gran Capitán, entre 1503 y 1054.

Luis XII aceptó su fracaso por el tratado de Lyón de 11-II-1504. Sin embargo, deseoso de repararlo, pretendió apoyarse en Maximiliano de Austria y su hijo Felipe el Hermoso, a base de recibir la investidura del Milanesado y de prestar apoyo al último en sus ambiciones sobre la corona castellana primer tratado de Blois, septiembre de 1504); pero siendo excesivamente oneroso, hizo revocarlo y concertó; una alianza en Blois segundo tratado de Blois, 12-X-1505) con Fernando el Católico, a quien dio la mano de su sobrina Germana de Foix.

Al objeto de garantizar la posesión del Milanesado, Luis XII concertó la Liga de Cambrai (XII-1508), dirigida contra Venecia, cuyo resultado fue la rotunda victoria de Agnadelo (14-V-1509). Este triunfo daba la hegemonía del Norte de Italia a Francia, y para evitarla se formó la poderosa coalición de la Santa Liga (4-X-1511). Las tropas de la coalición —España, los suizos, Venecia y el Papado)—, fueron vencidas en Rávena (11-IV-15212) por la fogosidad y maestría de Gastón de Foix. Pero al año siguiente reconquistaban Milán.

Luis XII intentó recobrar el territorio perdido. Una tentativa en este sentido fue contenida en Novara (1513), mientras los ingleses desembarcaban en el continente Guignegate. En 1514 Luis XII se dedicó a romper la alianza de sus adversarios, unidos en la Liga de Malinas. El fruto de esta labor lo recogió Francisco I, pues aquel monarca murió en París el (1-I-1515), poco después de haberse casado, por vez tercera, con María Tudor.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo I, págs. 191-192.