Roberto II de Francia

Datos biográficos

Dinastía: Capetos
Rey de Francia: 996-1031
Sobrenombre: el Piadoso
Nacimiento: 970
Fallecimiento: 20-VII-1031
Predecesor: Hugo Capeto
Sucesor: Enrique I

Biografía

Hijo de Hugo Capeto y de su esposa Adelaida, n. en Orleáns hacia el año 970 y m. en Melun el 20-VII-12031. Se educó en la Escuela de Reims, donde tuvo por maestro a Gerberto, y a partir de 987 su padre le asoció al gobierno y le hizo coronar en la iglesia de la Santa Cruz de Orleáns (el 25 ó el 30 de diciembre).

La excomunión de Roberto el PiadosoLa excomunión de Roberto el Piadoso, en una pintura de Jean-Paul Laurens, 1875, óleo en tela, París, museo de Orsay. En realidad, la excomunión no llegó a ser promulgada por el papa.

Poco después casó con Rozala o Susana, viuda del conde de Flandes, Arnoldo III; pero esta unión duró apenas un año, pues habiéndose enamorado Roberto II de Berta, esposa de Eudo, conde de Chartres, de Tours y de Blois, repudió a Susana, y al quedar viuda Berta (995) contrajo matrimonio con ella, no obstante el impedimento canónico que existía, por haber sido Roberto II padrino de un hijo de Berta. El matrimonio fue consagrado por el arzobispo de Reims poco después de la muerte de Hugo Capeto (996), y al año siguiente el pontífice Gregorio XV convocó un concilio en Pavía para excomulgar a Roberto II.

Este entabló negociaciones con la Santa Sede, mostrándose dispuesto a restablecer en la sede de Reims a Arnulfo, que su padre había destituido sin permiso del Papa, y, al efecto, envió a Roma a Abdón, abad de Fleury, que llevaba la promesa del rey de separarse de su esposa; pero como pasara el tiempo sin que esto se cumpliese, un Concilio general reunido en Roma lanzó el anatema contra Roberto II y la excomunión contra el obispo que había bendecido la unión y contra todos los que asistieron a la ceremonia.

El rey se resistió algún tiempo y aun pareció mejorar en su situación cuando su amigo preceptor Gerberto fue elegido Papa (999);pero, finalmente, en 1001, se separó de Berta, que no le había dado sucesión. Algún tiempo después casó en terceras nupcias con Constancia, probablemente hija del conde Guillermo de Arles, que le fue antipática desde el principio, a causa de la altivez de su carácter. El séquito que acompañaba a la nueva reina, según Raúl Glaber, se componía de gentes afeminadas, tan extravagantes en sus costumbres como en sus atavíos, cuya conducta era el escándalo de los francos y los borgoñones.

Inmediatamente se formaron dos partidos en la Corte, uno favorable a Berta, que dirigía su hijo Eudo, conde de Blois, y otro a Constancia, dirigido por Fulques de Anjou. Uno de los primeros actos de Constancia fue hacer decapitar a Hugo de Beauvais, uno de los más fieles compañeros del rey, que le había elevado a la dignidad de conde palatino. Cansado Roberto de las vejaciones de su esposa, se dirigió a Roma para obtener la anulación del matrimonio, pero fue inútil.

En 1002 marchó contra Odón Guillermo, conde de Mâcon, que intentaba apoderarse de la herencia del duque Enrique de Borgoña, su suegro, como pariente más próximo. Después de una campaña victoriosa, Landry, conde de Nevers, reconoció como duque de Borgoña a Roberto II y este casó a su hermana Adela con Renando, hijo de Landry, dándole en dote el condado de Auxerre.

Sucesivamente fue engrandeciendo sus dominios con los condados de Sens, Autun, Dijon, Montreuil y Dreux, y en 1017, en contra de la opinión de los señores, asoció al gobierno a su hijo Hugo y le hizo coronar en la iglesia de San Cornelio de Compiègne; pero cuando Hugo quiso hacer valer sus derechos, su misma madre, que había impulsado a Roberto II a que le diese tal autoridad, se opuso a ello, y Hugo se declaró independiente en Lorena, reconciliándose con su padre poco antes de su muerte (17-IX-1025).

Dos años más tarde hizo consagrar a su segundo hijo Enrique, al que ya había dado la investidura de duque de Borgoña, lo que le costó nuevos disgustos con Constancia, que hubiera querido la corona para su tercer hijo Roberto. Los dos se aliaron entonces contra el padre, que había guardado para sí el ducado de Borgoña, y hacia 1030 derrotaron a Roberto II, que se vio obligado a refugiarse en Beaugheney.

El rey hizo las paces con sus hijos poco antes de morir. De su matrimonio con Constancia nacieron Hugo; que murió a los diez y ocho años; Enrique, que sucedió a su padre; Roberto, elegido duque de Borgoña al subir su hermano al trono y jefe de la rama de los duque de Borgoña, que se extinguió en 1361; Eudo el Imbécil y Adela, que casó en 1027 con Ricardo III, duque de Normandía.

Por su piedad, prudencia y caridad mereció los sobrenombres del Piadoso y el Sabio. Se esforzó en mantener la paz en su reino; redujo a los señores rebeldes a la obediencia; construyó numerosas iglesias; protegió las ciencias y las artes y el mismo compuso diferentes himno religiosos, entre ellos el Veni sancte spiritus, uno de los más hermosos e inspirados en su género, atribuyéndosele también el Rex omnipotens die hodierna, el responso Judaea et Jerusalem nolite timere y O Constantia martyrum.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, tomo 51 págs. 974-975.