Luis IX de Francia

Datos biográficos

Dinastía: Capetos
Rey de Francia: 1126-1270
Nacimiento: 1214
Fallecimiento: 1270
Predecesor: Luis VIII
Sucesor: Felipe III

Biografía

También San Luis o San Luis de Francia. Nació en Poissy en 1214 ó 1215 y murió en Túnez en 1270, hijo de Luis VIII y de Blanca de Castilla, esta, durante su minoría del infante ejerció la regencia. En 1234, Blanca casó a Luis IX con Margarita, hija del conde de Provenza, Ramón Berenguer IV. A la mayoría de edad del rey, sin embargo, la reina madre continuó en el gobierno por lo menos hasta 1242, y, desde entonces, Luis IX gobernó con sabiduría y autoridad. En el interior reprimió sin dificultad una rebelión de los barones del Mediodía y del Oeste (1241), después de la cual el país quedó pacificado.

Luis IX el Santo, por El Greco.Luis IX el Santo, por El Greco.

Vigiló estrechamente a sus bailíos y senescales, enviando personajes de la corte para atender sus gestiones y recibir las quejas de su administración; en el terreno económico, se dio curso obligatorio a la moneda real por todo el reino. Estas y otras medidas reforzaron la autoridad real y le confirieron gran reputación. Bajo su influencia, la antigua corte feudal se transformó, dedicando algunas de sus sesiones a asuntos judiciales, contabilidad, etc., y dando lugar así al nacimiento del parlamento y del tribunal de cuentas.

En el exterior el rey quiso mantener la paz mediante el entendimiento entre los príncipes. En 1242 Enrique III de Inglaterra desembarcó para apoyar la revuelta de los barones de Poitou, pero Luis IX le venció en Taillebourg y en Saintes. Tras unos años de tregua, el rey de Francia abrió negociaciones, en 1254, que culminaron con el tratado de París de 1259, por el que se ponía fin al conflicto originado en tiempo de Felipe Augusto y Juan Sin Tierra. Asimismo, Luis IX concluyó un tratado de compromiso con Jaime I el Conquistador (tratado de Corbeil, 1258). Estos tratados sirvieron para apaciguar durante varias décadas las diferencias anglo-francesas.

Con idéntica voluntad de paz, Luis IX no intervino en las luchas entre la Santa Sede y Federico II, aunque apoyó tímidamente las empresas italianas de su hermano Carlos de Anjou y organizó y dirigió con entusiasmo la séptima cruzada. Los cruzados, bajo el mando del rey, embarcaron en Aigues-Mortes y se dirigieron a Egipto, centro del poder musulmán. En febrero de 1250 fueron vencidos en Mansura, y el rey hecho prisionero. Liberado a cambio de fuerte rescate, pasó cuatro años en Siria. Regresó luego a Francia, a la muerte de su madre (1252), con intención de organizar otra expedición, pero el proyecto no pudo llevarse a cabo hasta 1267, y levantó escaso entusiasmo entre los señores.

La octava cruzada partió de Aigues-Mortes el 1-VIII-1270 en dirección a Túnez, sólida base de ataque contra Egipto. A poco de desembarcar en Cartago, el ejército fue diezmado por una epidemia de peste, que ocasionó la muerte del propio rey. Con él, la monarquía de los capetos alcanzó un prestigio incomparable. Fue canonizado por Bonifacio VIII en 1297, para sellar la paz con Felipe IV.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Larousse, Ed. Planeta, 1993, tomo 14 pág. 6680.