Federico VI de Dinamarca

Datos biográficos

Dinastía: Oldemburgo
Rey de Dinamarca: 1808-1839
Rey de Noruega: 1808-1814
Nacimiento: 28-I-1768
Fallecimiento: 3-XII-1839
Predecesor: Cristian VII
Sucesor: Cristian VIII

Biografía

Federico VI de DinamarcaFederico VI de Dinamarca

Rey de Dinamarca y de Noruega, hijo de Cristian VII y de Carolina Matilde, n. en Copenhague el 28 de enero de 1768 y m. el 3 de diciembre de 1839. Después de la muerte de Struensee y de la expulsión de su madre, quedó bajo la tutela de su abuela Juliana Maria, que le mantuvo apartado de la corte. Sin embargo, en 1784, de acuerdo con Bernstorff y otros personajes, hizo abdicar a su padre, que estaba demente, cortando así los manejos de Juliana María, que quería dar la corona a su hijo Federico, hermano de padre de Cristián.

A partir, pues, de 1784 gobernó en nombre de su padre y su primer cuidado fue relevar al ministerio de Guldberg, sustituyéndolo por el de Bernstorff. En 1788 inició una serie de reformas y, aparte de una guerra de corta duración con Suecia, la paz no se alteró en todo el resto del siglo. No es extraño, pues, que Dinamarca alcanzase una época de prosperidad y riqueza que le permitió salir de la atonía en que la sumiera el reinado anterior. En 1788 se abolió la servidumbre corporal, en 1790 se concedió la libertad de imprenta, en 1792 se prohibió en las colonias dinamarquesas el comercio de esclavos; se mejoró la administración de justicia; la hacienda pública fue saneada, el ejército reorganizado, y el comercio y la agricultura prosperaron considerablemente.

Muerto Bernstorff (1797), el principal promotor de estas mejoras, le sucedió su hijo Cristián Gunther en el Ministerio, precisamente en una época en que Dinamarca estaba rodeada de peligros. En 1801, Inglaterra, alegando que el rey había desobedecido sus órdenes en lo referente al convoy de los buques mercantes, envió una escuadra al mando de Nelson contra Copenhague (2 de Abril); los dinamarqueses se defendieron valerosamente y Nelson, ante la resistencia, estaba a punto de retirarse cuando el príncipe, mal informado de la situación, concluyó una tregua, firmándose poco después el tratado de paz.

A la disolución del Imperio germánico obtuvo Federico VI el ducado de Holstein (1806). Al año siguiente Inglaterra renovó sus actos de hostilidad y se apoderó de varios buques dinamarqueses, exigiéndole, además, la entrega de toda la escuadra, a lo que se negó el príncipe, desembarcando entonces 30.000 ingleses en Vedbek. Después de bombardear Copenhague por espacio de tres días, cuando ya iban a asaltar la plaza, se rindió esta con toda la escuadra.

Muerto Cristián, fue Federico VI proclamado rey (13 de Marzo de 1808), pero no pudo coronarse hasta siete años más tarde a causa de las contingencias de la guerra. Dinamarca se vió así impulsada a entrar en la alianza francesa y fueron enviados para auxiliarla 19.000 franceses y holandeses y 14.000 españoles, pero estos, ante el anuncio de que su patria se había sublevado contra Napoleón, regresaron a la Península.

Estos acontecimientos destruyeron toda la prosperidad conseguida en el anterior período, hasta el punto de que en 1813 el Estado se declaró en bancarrota. Los ingleses continuaban destruyendo la marina dinamarquesa. El rey, mientras tanto, vacilaba sobre qué resolución adoptar. De una parte, Suecia ofrecía su concurso a Rusia con tal de que le ayudase a conquistar Noruega, y no viendo ninguna posibilidad de defenderse contra enemigos tan poderosos, decidió continuar la alianza con Francia, pero a consecuencia de las derrotas de Napoleón tuvo que firmar un tratado oneroso, ceder la isla de Heligoland a Inglaterra (1814) y a Suecia el reino de Noruega, obteniendo, en cambio, la isla de Rugen y a Pomerania sueca, que cambió por el Lauenburgo.

El resto de su vida lo empleó en restañar las heridas producidas por la guerra; en 1834 creó los Estados provinciales, no obstante haberse ya nombrado en 1816 una comisión encargada de preparar un proyecto de Constitución. Federico VI fue un monarca bondadoso, afable, bien intencionado y protector de todas las manifestaciones de la cultura, siendo muy amado de mi su pueblo. En 1845 se le erigió un monumento en el castillo de Skandeborg y en 1858 una estatua en bronce en el parque de Frederiksberg. De su matrimonio con Sofía Federica de Hessel-Cassel tuvo ocho hijos, seis de los cuales murieron en la infancia. De las dos hijas que le sobrevivieron, Carolina (1793-1881), casó con Federico-Fernando, hermano de Cristian VIII y Guillermina María (1808-1891), fue la esposa de Federico VII. Le sucedió su primo Cristian VIII.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, t. 23 pág. 533.