Federico IV de Dinamarca

Datos biográficos

Dinastía: Oldemburgo
Rey de Dinamarca: 1699-1730
Rey de Noruega: 1699-1730
Nacimiento: 11-X-1671
Fallecimiento: 12-X-1730
Predecesor: Cristian V
Sucesor: Cristian VI

Biografía

Federico IV de DinamarcaFederico IV de Dinamarca

Rey de Dinamarca y de Noruega, hijo de Cristian V y nieto de Federico III, n. en Copenhague el 11 de Octubre de 1671 y m. en Odense el 12 de Octubre de 1730. Sucedió a su padre en 1699 y fue coronado el 15 de Abril de 1700. El mismo año de su advenimiento tuvo que continuar la lucha contra su primo Federico, duque de Holstein-Gottorp, al que sostenían Inglaterra, Holanda y Suecia, cuyo rey también era primo suyo. Él, por su parte, se había aliado con el elector de Sajonia, el rey de Polonia y Pedro el Grande de Rusia.Federico IV ocupó la parte del Gottorp, pero las escuadras de los aliados de su enemigo bombardearon Copenhague, mientras que un ejército sueco amenazaba la capital por tierra. El tratado de Traventhal (18 de Agosto de 1700) puso fin a esta guerra y Federico IV tuvo que reconocer la soberanía del duque sobre el Holstein, obligándose, además, a pagarle una indemnización.

El resultado de esta guerra le llevó a aumentar los efectivos del ejército y a fomentar la Marina, creando una escuela naval. Abolió la servidumbre en Zelanda, si bien después la restableció inconscientemente, prohibiendo a los inscritos cambiar de residencia mientras no hubiesen servido seis años o cumplido treinta y seis de edad.

Atento siempre a tomar el desquite del quebranto sufrido, en 1708 se alió con los reyes Augusto II de Polonia y Federico I de Prusia. Al año siguiente (12 de Noviembre) invadió Escania, provincia sueca entonces, pero que antes había sido dinamarquesa, siendo rechazado por un ejército de campesinos al mando del general Stenbock (10 de Marzo de 1710). El mismo general volvió a derrotar a los daneses en Gadebusch (20 de Diciembre de 1712), pero luego, perseguido por los aliados, tuvo que refugiarse en Toening, donde fue hecho prisionero con 11.000 hombres.

En lo sucesivo, la suerte de las armas fue favorable a los suecos, pero sin que se llegase a una acción decisiva, hasta que, por mediación de Francia y de Inglaterra, se firmó el tratado de paz de Frederiksborg (3 de Julio de 1720), por el cual Suecia abandonó los ducados de Brema y de Verden que había vendido a Hannover, renunció a la exención de peaje en el Sund, pagó una indemnización de guerra y se comprometió a no asistir en lo sucesivo a los duques de Holstein Gottorp, cuyas antiguas posesiones schleswigeses fueron incorporadas a Dinamarca. En cuanto al condado de Rantzau, vacante a causa de la prevaricación del último soberano, fue agregado a la parte real del Holstein.

A pesar de las prolongadas campañas y de diversas calamidades que afligieron al país, Federico IV, gracias a sus excelentes cualidades de administrador, llevó a cabo importantes mejoras. Fortificó Copenhague, sostuvo la flota en perfecto estado y aumentó el contingente de marinos, construyendo 240 nuevas escuelas en el reino, dando, además, un sueldo fijo a los maestros; fundó el Orfanato y el Colegio de las misiones e hizo construir varios edificios, entre ellos el primer teatro dinamarqués.

De su matrimonio con Luisa de Mecklemburgo-Gustrow tuvo una hija y cuatro hijos, muertos todos jóvenes, a excepción de Cristian VI, que le sucedió. Viviendo aún su primera esposa había casado secretamente con Elena Viereck (1703), muerta en 1704, y en 1712 con Ana Sofía Reventlow, con la que contrajo matrimonio público a los dos días de los funerales de la reina Luisa (4 de abril de 1721). haciéndola coronar el 31 de mayo de 1721.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, t. 23 pág. 532.