Erico VII de Dinamarca

Datos biográficos

Dinastía: Pomerania
Rey de Dinamarca: 1412-1439
Nacimiento: 1382
Fallecimiento: 1459
Predecesor: Margarita I
Sucesor: Cristóbal III

Biografía

Erico VII de DinamarcaErico VII de Dinamarca

Rey de Dinamarca, de Noruega (Erico III) y de Suecia (Erico XIII), llamado el Pomeranio, n. en 1382 y m. en Regenwald en 1459. Era hijo de Vratislao, duque de Pomerania y de María de Mecklemburgo, nieta de Valdemaro IV. Su tía Margarita, reina de Dinamarca y de Noruega, por muerte de su hijo Olao IV (1387) y de Suecia (1395), hizo reconocer en la Dieta de Viborg (1396) como heredero de sus Estados a Erico, por ser nieto por línea materna de su hermana Ingeborga. Aunque se le proclamó rey de la Unión Escandinava en Calmar y declaró mayor de edad en 1400, no fue efectivo su gobierno hasta después de la muerte de Margarita (1412).

En 1410 casó con Felipa, hija de Enrique IV de Inglaterra. Antes de la muerte de su tía, rescató la isla de Gotland, que los caballeros teutónicos tenían en prenda desde 1398 y la incorporó a la corona de Dinamarca (1408). Sostuvo enérgicamente los derechos de esta al ducado de Slesvig y en 1413 reunió este feudo a la corona. Los condes de Holstein protestaron de que se les despojara de sus Estados y declararon la guerra a Erico, que para sostenerla empleó fuerzas de los tres reinos. El emperador Segismundo, nombrado árbitro, pronunció su sentencia en Ofen (1424), declarando que el Slesvig era feudo dinamarqués, su hereditario, y que los condes de Holstein no tenían ningún derecho sobre dicho ducado.

El monarca marchó a Tierra Santa, y a su regreso, en 1425 encontró a sus Estados en guerra con los hanseáticos, aliados con los del Holstein. La ciudad de Bergen fue saqueada, Copenhague atacada y brillantemente defendida por la reina Felipa (1428), viéndose Erico precisado a firmar la paz de Vordinborg (1435) reconociendo los privilegios de los hanseáticos y cediendo el ducado de Slesvig.

Su política interior en Dinamarca tendió al fomento de los intereses de las ciudades; pero en Suecia, con objeto de hacerse con fondos para sostener las guerras, decretó nuevos impuestos, alteró el valor de la moneda, vendió los cargos públicos a los extranjeros y entregó los castillos a los más famosos piratas de aquel tiempo, siendo uno de los más conocidos el propio capellán real. Dejó exhausto el Tesoro sueco y despoblados los campos por los contingentes de tropas que enviaba a Dinamarca. Esto produjo una revolución general y Erico fue destronado y expulsado de Suecia, y al poco tiempo de Dinamarca (1438-39), retirándose a la isla de Gotland, donde llevó una vida de pirata, hasta que en 1449 regresó a Pomerania.

Este príncipe reglamentó el trabajo en Dinamarca, estableció el derecho de peaje en el Sund, obtuvo del papa Martín V autorización para fundar una universidad y otorgó cartas a las ciudades de Helsingoer y Landskrona. Durante los diez años que vivió en la isla de Gotland dedicado a la piratería, escribió una crónica, Historia narratio de origine gentis Danorum et de Regibus ejusdem gentis a Dono usque ad annum 1288.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, t. 20.