Luis I de Alemania

Datos biográficos

Dinastía: Carolingia
Rey de Alemania: 843-876
Sobrenombre: el Germánico
Nacimiento: 804
Fallecimiento: 28-VIII-875
Predecesor: Lotario I
Sucesor: Luis II

Biografía

Rey de los Francos Orientales o de Alemania (843-876). Rey de Baviera (817-843). Hijo tercero de Ludovico Pío y de Ermengarda, n. en 804 y m. en Fráncfort del Main en 28-VIII-875.

Sello de Luis el Germánico.Sello de Luis el Germánico.

En la primera división del Imperio (817) le tocó en suerte Baviera y los países limítrofes, pero a causa de la segunda división a favor de Carlos el Calvo (829) se rebeló contra su padre (830), pero poco después se unió a él contra Lotario I, y cuando la asamblea de Nimega hubo restaurado a Ludovico Pío, este prometió a su hijo, además de Baviera, Turingia, Sajonia, Frisia y el país de los ripuarios, pero no cumplió la promesa.

Más tarde, irritado de nuevo contra su padre por sus preferencias en favor de Carlos, se rebeló otra vez contra él, y el reparto de 833, que siguió a la deposición de Ludovico Pío, dio a Luis el Germánico la Suabia, Alsacia, Franconia, Turingia y Sajonia; al año siguiente se unió a Pepino contra su hermano mayor Lotario y en favor de Ludovico Pío, pero cuando este, en 837, constituyó para Carlos el reino de Neustria, se entendió con Lotario y fue castigado por su padre, que redujo su parte a Baviera.

El nuevo reparto que surgió a la muerte de Pepino (839), le dio nuevos motivos de descontento y otra vez tomó las armas contra su padre, que le derrotó; pero después murió Ludovico Pío y entonces Luis se puso de acuerdo con Carlos el Calvo contra Lotario, al que derrotaron varias veces, llegando después a un acuerdo los tres hermanos en la entrevista de Maçon (5-VI-842), en virtud del cual Luis adquirió la Franconia oriental hasta el Rhin, además de Maguncia, Espira y Worms.

Luis el Germánico, cuyo reino era más homogéneo que el de sus hermanos, cuando lo creyó consolidado quiso ocuparse en organizarlo, y lo consiguió en parte, a pesar de los antagonismos nacionales entre sajones, bávaros, alemanes y francos; además, tenía que sostener frecuentes luchas con los búlgaros, que hacían incursiones desde los principios de su reinado, con los bohemios, los serbios y los moravos.

Atento, como sus hermanos, a engrandecer su parte, se puso varias veces de acuerdo con ellos, que no siempre se conservaba, a causa de las ambiciones de unos y otros. Así en 856 quiso apoderarse de la Francia occidental y obligó a Carlos el Calvo a refugiarse en Borgoña, tomando entonces posesión Luis de sus Estados, pero no tardó Carlos en tomar la ofensiva, por lo que su hermano tuvo que repasar el Rhin.

El congreso de Coblenza reconcilió a los dos hermanos, y en 865 ambos se juraron asistencia recíproca para asegurar la sucesión a sus hijos. Luis entonces procedió a un reparto anticipado entre sus hijos, correspondiendo a Carlomán, el mayor, la Baviera con sus dependencias eslavas, a Luis la Franconia, la Turingia y la Sajonia, y al tercero, Carlos el Gordo, la Alemania con la Betia, conservando el padre una autoridad absoluta mientras viviese. Luis tuvo que luchar muchas veces contra ellos porque querían hacerse independientes, pero pronto un nuevo conflicto con Carlos el Calvo le apartó de esas atenciones.

A la muerte del emperador Luis II —hijo de Lotario y emperador de Occidente—, el derecho hereditario atribuía la corona a Luis el Germánico, pero Carlos le ganó por la mano y se hizo coronar en Roma, de lo cual se vengó Luis haciendo una incursión, que no dio resultado, en la Franconia occidental. Poco después murió y fue enterrado en el convento de Lorsch. Había casado con Emma, que le dio tres hijos ya citados y tres hijas. Luis fue un buen rey, justo, piadoso y generoso para con la Iglesia y sus súbditos. Era también muy instruido y copió de su mano algunas obras.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, tomo 31 pág. 602.