Felipe de Orleans de Francia

Datos biográficos

Dinastía: Borbón
Regente de Francia: 1715-1723
Nacimiento: 17-XI-1755
Fallecimiento: 16-IX-1824
Padre: Felipe I de Orleáns
Madre: Carlota Isabel

Biografía

El periodo de la Regencia de 1715 a 1723. está presidido por la persona del príncipe regente, Felipe, duque de Orleáns, personaje no desprovisto de dotes de inteligencia, e incluso brillante y sólido, pero de costumbres morales disipadas y de ideología libertina. Hijo de Felipe I de Orleáns, a su vez hijo de Luis XIII y de la princesa palatina Carlota Isabel, el segundo duque de Orleáns nació en San Cloud el 2-VIII-1674.

El regente Felipe de Orleans, por Jean-Baptiste Santerre.El regente Felipe de Orleans, por Jean-Baptiste Santerre.

A los diecisiete destacó en el sitio de Mons. En el mismo año contrajo matrimonio con madmoiselle de Blois, hija legitimada de Luis XIV. Eso le atrajo la simpatía del Rey Sol. Felipe de Orleáns continuó prestando sus servicios en las filas del ejército, y participó en las batallas de Steikerque y Neerwinden (1692-1695). En la Guerra de Sucesión a la corona española demostró de nuevo su bravura en la campaña de Italia de 1706 y en las de España de 1707 y 1708, en donde destacó en la toma de Lérida (13-X-1707). Sin embargo, sus intrigas para desposeer a Felipe V del trono español le suscitaron la pérdida de la confianza de su tío.

Bajo la influencia de la Maintenon, Luis XIV vaciló en concederle la regencia de su bisnieto, Luis XV. Pero por último se la confirió, aunque restringiendo su poder con un consejo en que predominaban los principies legitimados y los partidarios de su esposa morganática. Muerto Luis XIV el 1-IX-1715; Felipe de Orleáns demostró su habilidad política haciendo anular el testamento de Luis XIV por el Parlamento de París. Ejerció, pues, el poder durante ocho años en forma absoluta. Sin embargo, la nobleza parlamentaria se cobró su benevolencia poniendo de nuevo en vigor el derecho de reclamación. Al mismo tiempo, la aristocracia pretendió gobernar, y los ministros de Luis XIV fueron sustituidos por una polisidonia.

El jansenismo levantó cabeza y provocó una nueva oleada de intranquilidad religiosa. Para acabar de redondear este cuadro, las costumbres imperantes fueron sumamente licenciosas. En 1718 se produjo una viva reacción absolutista, tanto por el fracaso del gobierno de la aristocracia como por las excesivas veleidades de los parlamentos. Asimismo, siguiendo los consejos de su antiguo preceptor, el abate Dubois, elevado a la silla archiepiscopal de Cambrai, se puso término a la agitación jansenista (1720).

Pero no pudo poner coro a la descomposición moral, ya que la vida del propio regente era muy poco ejemplar. En estos años tuvo lugar la experiencia del escocés Law, a quien Felipe dio una confianza inteligente, pero que fracasó por prematura (1716-1720). En política exterior, las principales preocupaciones provinieron al regente de la corte de España, pues si de un lado Felipe V ambicionaba la regencia o la corona francesa, Alberoni se proponía deshacer los últimos tratados de paz.

Dubois aproximó al regente a Inglaterra y Holanda (1717), con cuya alianza fue posible poner fin a la política del ministro español en el Mediterráneo, después de una breve guerra (1719). Al advenir la mayoría de edad de Luis XV (15-II-1723), Felipe de Orleáns ejerció el cargo de primer ministro del monarca, el cual desempeñó hasta su muerte, acaecida en Versalles el 2 de diciembre del mismo año.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo II, pág. 100.