Federico I de Austria

Datos biográficos

Dinastía: Habsburgo
Empe. Sacro Imperio: 1314-1330
Nacimiento: 1286
Fallecimiento: 13-I-1330
Predecesor: Rodolfo III 1298-1307
Sucesor: Alberto II 1330-1358

Biografía

Rey de romanos, 1326-1330. Federico I, duque de Austria (1306-1330), conocido también como emperador con el nombre de Federico III, n. en 1286 y m. en Gutenstein el 13-I-1330. Era hijo del emperador Alberto I y de Isabel de Carintia. Habiendo sido elegido rey de Bohemia su hermano Rodolfo, recibió en 1306 Austria y Estiria, pero muerto poco después Rodolfo, no pudo apoderarse de Bohemia.

Federico el Hermoso.Federico el Hermoso.

En 1308 fue asesinado su padre, y como hijo mayor recibió el gobierno del ducado de Austria para sí y para sus hermanos menores Leopoldo y Alberto. Enrique VII le confirmó en todas las posesiones paternales y por el tratado de Znaïm renunció a la corona de Bohemia. Educado con su primo Luis de Baviera y unido a él por estrecha amistad, se indispusieron luego a causa de la tutela de los duques de la Baja Baviera, que ambos se disputaban (1313). Muerto Enrique VII, surgió nueva querella entre ambos primos, porque los dos aspiraban al cetro imperial. Contaba Luis con la protección del arzobispo de Maguncia y su voto decidió el triunfo del de Baviera, ya que de los siete electores, tres emitieron su sufragio en favor de Federico y cuatro por Luis.

No por ello dejó de hacerse coronar Federico, efectuándose la ceremonia en Bonn, mientras que Luis recibía el cetro en Aquisgrán, pero como ni uno ni otro estaban dispuestos a ceder en su derecho, ya que uno de los que habían elegido a Luis había desertado de su puesto, quedando, por tanto, empatados, se entabló una guerra que duró varios años. Las ciudades apoyaban a Luis y la nobleza a Federico, y al principio la lucha fue bastante favorable al último, eficazmente ayudado por su hermano Leopoldo. Ocho años transcurrieron así, pero finalmente, después de una enconada batalla en Mülhdorf, a orillas del Inn (junio de 1322), Federico fue completamente derrotado y cayó, junto con 1.300 de sus caballeros, en poder del vencedor, encerrándole en el castillo de Trausnitz.

Después de tres años de prisión, durante los cuales Federico fue tratado con todas las consideraciones, Luis, amenazado continuamente por la actitud de Leopoldo, por la defección del rey de Baviera y por la hostilidad del Papa y de Francia, devolvió la libertad a su primo, que se comprometió a renunciar a la corona de Alemania, a ayudar a Luis con todas sus fuerzas y a constituirse de nuevo prisionero en el caso de que Leopoldo no ratificara el tratado (1325). Federico, en efecto, no pudo convencer a su hermano, y aunque el papa le dispensó de su juramento, volvió prisionero a Múnich. Conmovido Luis de la nobleza y caballerosidad de su antiguo compañero, renovó con él su amistad y convinieron en gobernar juntos, con iguales prerrogativas y derechos.

Este acuerdo fue combatido por el papa y los electores, firmándose un nuevo tratado en Ulm (7-I-1326), en virtud del cual Federico administraría Alemania con el título de Rey de romanos, mientras que Luis iría a Italia para hacerse coronar emperador, pero la muerte de Leopoldo puso fin a estas complicaciones y Federico se retiró a sus Estados de Austria, donde luchó con Otón, el más joven de sus hermanos, que reclamaba el reparto de la herencia paterna, acabando por retirarse al castillo de Gutenstein, donde murió a poco, siendo enterrado en el convento de Mauerbach, fundado por él, hasta que en 1783 fueron trasladados sus restos a la catedral de San Esteban, en Viena.

De su matrimonio con Isabel, hija del rey Jaime I de Aragón, tuvo varios hijos, ninguno de los cuales le sobrevivió. La caballeresca actitud de Federico, al volver voluntariamente a su prisión, fue celebrada por Schiller en su hermoso poema Deutsche Treue y por Uhland en el drama Luis de Baviera.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, tomo 23 págs. 527-528.