Rodolfo I de Habsburgo

Datos biográficos

Dinastía: Habsburgo
Rey de romanos: 1273-1291
Nacimiento: 1-V-1218
Fallecimiento: 15-VII-1291
Predecesor: Alfonso X de Castilla
Sucesor: Adolfo I

Biografía

Duque de Austria, 1276-1281. Fundador de la casa de Austria, n. en el castillo de Limburgo, en Brisgovia, 1-V-1218 y m. en Espira el 15-VII-1291. Era el hijo mayor del conde Alberto IV de Habsburgo y fue su padrino de pila el emperador Federico II.

La tumba de Rodolfo I en Espira.La tumba de Rodolfo I en Espira.

Al morir su padre (1239), heredó la casi totalidad de sus Estados, pues habiendo muerto antes sus hermanos Alberto y Hertmann, solo hubo de compartirlos con su hermana Isabel, que había casado con Federico de Nuremberg, tronco de los Hohenzollern. En virtud de ello, se encontraron con importantes dominios en la Argovia, el condado de Zurich, el Sundgau y la Brisgovia, las ciudades de Marenberg, Bremgarten y Brugg, y el land graviato de Alsacia, este en participación con su tío Rodolfo de Lauffenburg. En 1241 acompañó a Italia a su padrino, Federico II, que le armó caballero, y a su regreso declaró la guerra a Rodolfo de Lauffenburg y a su otro tío Hartmann.

En 1245 casó con Gertrudis, hija del conde de Hohenberg, que le llevó en dote el valle de Wyler y el castillo de Otenburgo. En 1249 fundó la ciudad de Wadshut, y el mismo año fue excomulgado por ser partidario de los gibelinos, siéndolo de nuevo en 1254 por haber incendiado un barrio en Basilea. Preocupado exclusivamente de engrandecer sus Estados, en 1262 declaró la guerra al obispo de Estrasburgo, a quien Hartmann había cedido sus dominios; pero, derrotado, renunció a ellos; al año siguiente murió Hartmann, y Rodolfo heredó Coburgo, Turgovia, Mellingen-Lenzburg, con lo que vino a convertirse en el señor más rico y poderoso de Suabia. Cuando se hallaba ocupado en una nueva guerra contra el obispo de Basilea, recibió el aviso de su cuñado el conde de Nuremberg, de que los príncipes alemanes tenían el proyecto de elegirle emperador.

La elección, en la cual tomaron parte Luis de Baviera, los arzobispos de Maguncia, Tréveris y Colonia, y los obispos de Worms y de Espira, fue favorable por unanimidad a Rodolfo, confirmándose en una nueva Dieta reunida el 29-IX-1273, y de la cual fueron excluidos Ottokar, rey de Bohemia, y Alfonso X de Castilla.

El 1 de octubre hizo su entrada en Fráncfort, y el 24 del mismo mes fue coronado solemnemente en Aquisgrán. Uno de sus primeros pasos de gobierno fue buscar una inteligencia con el Papa, estableciendo un convenio con él, por el cual renunciaba a sus derechos sobre Roma y Estados pontificios a cambio de que el Pontífice influyese con Alfonso y Ottokar para que no le hicieran la competencia. Ottokar, sin embargo, no se conformó, y Rodolfo I se vio obligado a tomar las armas contra él, sometiéndole, aunque temporalmente, en 1276. Reanudada la guerra, Ottokar fue derrotado y muerto en la batalla de Durn Krut (23-VIII-1278), y Rodolfo I dejó Bohemia y Moravia a Wenceslao, hijo natural de Ottokar, guardando para sí Austria y Estiria, cuya administración confió a su hijo mayor, Alberto. El 27-XII-1282, la dieta de Augsburgo promulgó un acta por la cual atribuía su feudo a Alberto, y a su hermano Rodolfo, Austria, Estiria, la Carniola y la Marca.

Ya desde algún tiempo antes se preocupaba de asegurar el orden en el interior de Alemania, y había hecho proclamar por las Dietas de Ratisbona y de Nuremberg (junio y julio de 1281) una paz general de cuatro años y medio para Baviera y Franconia; pero en Suabia reinaba la mayor anarquía a pesar de los edictos imperiales, y los caballeros convertidos en verdadero bandidos, asolaban el país, sin que los príncipes encargados de mantener la paz se decidieran a hacerse respetar; y como Rodolfo I no podía disponer de fuerzas sin el consentimiento de sus electores, y estos estaban demasiado celosos de su poderío para acrecentarlo, su autoridad acabó por no ser más que nominal en la orilla izquierda del Rhin.

En Suabia, su dominio se debilitó también, y, entonces, después de una tentativa infructuosa para extenderse por la parte de Francia, concentró todas sus energías en la pacificación el Imperio (1289), y restableció rápida y rigurosamente el orden en Turingia, haciendo cortar la cabeza a 29 caballeros y destruyendo 60 castillos, que no eran otra cosa que guaridas de forajidos.

En la asamblea de Erfurt en 1289 fue jurada la paz por todos los príncipes y después ratificada por el emperador. En mayo de 1291 reunió una asamblea en Fráncfort para que eligieses sucesor suyo a su hijo Alberto; pero los príncipes se negaron a ello, y poco después Rodolfo I, sintiéndose enfermo, fue a morir a Espira, lugar que previamente había elegido para su sepultura. Rodolfo I, a pesar de sus esfuerzos y de su glorioso reinado, no pudo asegurarse la sucesión inmediata; pero le cupo la gloria de fundar la casa de los Habsburgo, que por espacio de siete siglos rigió los destinos de Austria.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, tomo 51 págs. 1229-1230.